Danny Boyle es mi maestro

Antes que nada reconozcamos una cosa, la ceremonia de apertura de Pekin 2008 fue tan bonita, espectacular y original que es imposible superarla. En ese estilo pasaremos muchos años hasta ver algo mínimamente parecido, así que era normal que al siguiente que le tocara tirara por la calle de en medio y se olvidara completamente lo que hicieron los chinos. Eso es exactamente lo que ha ocurrido en Londres, han hecho algo completamente diferente y mucho más europeo. Y les ha salido algo… peculiar por llamarlo de alguna manera.

Como en Pekin, se le encargó la realización de la ceremonia a otra cineasta, en este caso Danny Boyle, director de las geniales Trainspotting y Sunshine entre otras y que suele aportar una visión diferente en todas sus películas, como ha hecho con esta ceremonia. Resumiendo un poco la idea general de la ceremonia, fue un repaso a la historia de Inglaterra desde el nacimiento de la vida hasta los tiempos actuales. La primera parte, centrada en la campiña inglesa y en la revolución industrial fue un poco lenta y a momentos aburrida, carente de ritmo por todos lados. Eso sí, espectacular el montaje del interior del estadio, con prados, colinas, chimeneas y todo lo que hiciera falta, parecía el mundo en miniatura.

Una vez pasada ese parte, la cosa cambio radicalmente cuando apareció James Bond escoltando a la reina. Dicho así, parece algo de cachondeo y lo fue, pero con ese toque medio broma,medio en serio que aportan los británicos: James Bond (Daniel Craig) va a buscar a la reina a su palacio, la escolta hasta un helicóptero, viajan hasta el estadio y allí se tiran en paracaídas Sí, en serio. Evidentemente estaba todo filmado de antemano, pero es una de esas cosas que te descolocan totalmente. A partir de ahí la ceremonia cambio de tono, nos metimos en pleno siglo XX, el ritmo empezó a acelerarse, la musica empezó a ser una selección de temas espectaculares y los acontecimientos se sucedían a todo ritmo. Fue espectacular y totalmente sorprendente, saliéndose en todo momento de lo convencional y creando en todo momento un fantástico equilibro entre el humor y la seriedad. La aparición de Rowan Atkison como Mr Bean fue para levantarse y aplaudir a rabiar.

El desfile de los atletas fue como siempre, un autentico rollo. Pero por suerte este año tuvieron una gran idea que consistió en poner a tipos con tambores para que los atletas fueran más rápido y la cosa funciono. No lo cronometre exactamente pero creo que la cosa no se alargo de la hora, cosa de agradecer porque en otras ocasiones podías dormir una siesta muy larga cuando empezaba este desfile.

La última parte, la del encendido del pebetero fue un poco más ceremoniosa pero tremendamente espectacular. La ubicación y forma del pebetero era algo totalmente desconocido a pesar de que llevaban horas enseñándonos como iba a ser. Cada delegación llevaba una parte del pebetero consigo, 204 pétalos que unidos forman un maravilloso pebetero gigante que permanecerá encendido hasta el fin de los juegos. Maravilloso.


Resumiendo, una ceremonia espectacular, con una musica increíble y sobre todo sorprendente No voy a esconder que ha causado mucha división de opiniones por todo internet, pero eso ya es cuestión de gusto. A mi me ha dejado con la boca abierta y esa es muy buena señal. Ahora empiezo lo bueno de verdad, el deporte.

P.S. Ayer me medio alegre que estos juegos no lo celebrara Madrid, porque no me quiero imaginar una ceremonia parecida con nuestros elementos culturales. Hubiera sido para echarse a llorar. Es en estas cosas cuando te das cuenta que Spain is different, y a veces para peor.

4 comentarios en “Danny Boyle es mi maestro

  1. Pues yo he estado en Londres este año, y temia la llegada de los JJOO por lo masivo que se iba a volver todo, pero ha sido empezar y olvidarseme todo, el ambientazo que hay aqui es incomparable, y desde luego a mi si que me gustaria que en algun momento vuelvan a España para poder ser parte de ello.

    • Findol, yo estuve en Londres el año pasado y también temía algo parecido al infierno en la ciudad londinense, ya que sin tener unos juegos por celebrar es una ciudad de por si bastante caotica y llena de gente. Sin embargo parece que todo esto saliendo magíificamente y la verdad es que echo mucho de menos no poder estar allí.

      En cuanto a que se celebren los juegos en Madrid soy el primero que los apoyo (esta mañana estaba pensando en que podría presentarme voluntario y todo), pero el momento político y económico que atraviesa nuestro país no me parece el más adecuado para que se celebren unos juegos. Ahora mismo no tengo mucho cariño a la marca España y espero que a la hora de tener que elegir los juegos las cosas hayan cambiado a mucho mejor. Los juegos en Madrid sí, pero en tiempos mejores.

  2. Desde luego a mi encantaria presentarme voluntario o lo que haga falta, no se si por el ansia olimpica del deportista que no pudo llegar a ello o que, pero tengo amigos de voluntarios aqui y estan disfrutando como nunca.

    Sobre lo de Madrid 20… pues es cierto que no es el mejor momento para pensar en ello, pero quiero pensar que en 8 primaveras ya habremos salido del hoyo en el que estamos ahora. Ademas, yo soy de los que piensan que los JJOO son buenos para la economia de la ciudad, asi que desde luego es un buen momento. Ademas se crearian algunos miles de puestos de trabajo, aunque sea en la construccion.

    Y las medallas, pues lo de siempre el futbol se lleva el 97%, ciclismo baloncesto y alguno mas el 2,8% y el resto para los deportes mas puramente olimpicos. Sin un programa deportivo en condiciones pues aqui estamos, rezando para llegar a las 10 medallas.

  3. Pingback: Cold Opening | No Soy Un Numero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.