Fama segunda temporada the ecuador

Bueno, lo llamo ecuador
porque más o menos se supone que estamos a mitad de programa, porque
realmente cuando acaba esto no lo saben ni ellos. Por la audiencia
son capaces de alargarlo tres o cuatro meses más si hace falta. Pero
vamos, que se supone que tras casí dos meses de programas estamos
justo a la mitad.

- Nunca segundas partes fueron buenas.

- El otro día vi un partido de fútbol
y la segunda parte fue mejor que la primera. Le pegaron al árbitro y
todo.

Los concursantes del Fama de este año
no se parece en nada a los concursantes del año pasado. Tras esta
perogrullada solo me queda decir que no es lo mismo, que no trasmiten
el mismo feeling, que la cosa no carbura igual. Ya sé que muchas
veces la nostalgia nos juega malas pasadas, pero es que esto pasa con
todos los concursos tipo reality. El segundo año los participantes
ya están “bicheados” y se plantean las cosas de otra
manera. Se pierde sobre todo mucho de humildad y algunos piensan que
por ser elegidos para entrar ahí ya son los putos amos y pasa lo que
pasa.

El componente “gran hermano”
ha ganado muchos enteros este año. En los resúmenes, donde el año
pasado solo se veía a gente bailar y bailar y de vez en cuando algún
cotilleo ahora es justamente todo lo contrario, horas y horas de
gente criticándose a las espaldas y de vez en cuando algún
bailecillo. Esto en parte es culpa de que los concursantes de este
año no son muy buenos. Hay dos o tres que son autenticas maquinas,
la mayoría rozan la normalidad y tres o cuatro que directamente
prefieren no bailar, no vaya a ser que el sudor les haga oler mal. Y
es que es alucinante ver como tipos que no se han aprendido las
coreografías y que directamente se pierden en las grupales no son
nominados por diferentes inventos de la dirección del programa.
Porque esa es otra, si el año pasado había una gran sospecha de que
se estaban inventado las reglas este año no hay duda, a cada momento
una sorpresa nueva basada en la rotación de la luna o en el
horóscopo del concursante elegido. De este guisa ya tenemos varios
cambios de pareja, abandonos voluntarios, reentradas por toda la cara
y exceso de conexiones entre los concursantes. Algunos ya habían
trabajado con la directora del programa, otros son amigos de, aquella
es la ex-novia, etc, etc. Vamos, que esto ha llegado a unos niveles
culebrenescos insospechados y uno no sabe si esta bien un programa de
baile o el último capítulo de enredo.

Lo sigo viendo todos los días, pero la
verdad es que me tiene muy decepcionado el programa. A ver si llegan
las galas chuscas de los domingos y se me quita el mal trago.Os dejo con lo más potable del programa:

El orfanato

elorfanato.jpgSoy uno de esos que detesta profundamente el cine español y que echa pestes de él a la mínima que puede. Reúno todos los tópicos y soy el que siempre habla de la Guerra Civil y de Maribel Verdu cuando dirijo mis furibundas críticas hacia la industria que tan mal subvencionada esta (cero subvenciones seria lo ideal en la mayoría de las ocasiones). El colmo llego cuando me dispuse a ver el Laberinto del Fauno. Tras unos trailers llenos de seres de fantasía y hadas mágicas me encuentro con que la historia se sitúa en plena Guerra Civil Española y una de las protagonista es… ¡Maribel Verdú! Pero ojo, ¡sin desnudarse! Supongo que eso es lo más lejos a lo que se atrevieron a llegar en esta cinta que me dejo muy decepcionado, ya que si quitas toda la historia del Fauno, te queda la misma porquería que llevamos tragando durante años. Con todo esto lo que quiero decir es que soy muy escéptico en cuando huelo algo español en una película, vamos, que ya me tienen perdido nada más empezar. Cuando me dispuse a ver el orfanato tenía mi habitual mal humor de siempre para este tipo de películas. Me daba igual que hubiera ganado tropecientos goyas (eso es mala señal) o que triunfara en taquilla (aún peor), seguro que era una españolada como una casa. ¡Y encima con Belen Rueda! ¿Se puede augurar algo peor? Pues no y seguro que me iba a tragar un truño de cuidado y resulta que…

La película es la historia de una mujer que se muda a vivir con su familia al orfanato en el que ella misma fue criada de pequeña con la intención de remodelarlo y convertirlo en una residencia para niños con síndrome de Down. Sin embargo algo raro parece ocurrir en la casa ya que su hijo empieza a entablar amistad con una serie de amigos imaginarios bastante extraños. Y hasta aquí puedo leer. El argumento suena a típico, ¿verdad? La casa encantada de toda la vida, los fantasmas imaginarios, ese tipo de cosas. Y sí, hay cosas de esas, hay muchas
cosas de esas y la película se engloba en el genero fantástico sin ningún tipo de problema. Pero sobre todo hay una historia, una que te golpea con toda su tragedia en su tramo final con una lógica aplastante y demoledora. Es increíble como se hilvanan una serie de elementos totalmente irreales y propios de películas de terror con
una historia con elementos tan realistas y tan apegados a la realidad.

La interpretación de Belen Rueda no me resulto tan espectacular como algunos pregonan por ahí, correcta y poca cosa más. Muchas veces cuando vemos una gran película se tiende a aportar un gran merito a los actores protagonistas cuando a veces simplemente no hacían otra cosa que estar ahí. No es que haga un mal trabajo, simplemente esta a la altura, como el resto de los actores. Para mi la fuerza de esta película reside totalmente en el guión, bien trabajado, con el toque justo de drama y con ese giro final que resulta tan demoledor. Todo lo demás esta bien, pero el guión es maravilloso.

Una gran película, una grata sorpresa. Si todo el cine español fuera así otro gallo nos cantaría, pero cosas así solo se ven muy de vez en cuando.

Babylon 5



babylon5cast.jpgÚltimamente me he puesto algo
nostálgico y me he puesto a recordar esta serie que paso con más
pena que gloria por nuestro país. La verdad es que ahora que lo miro
en perspectiva ni siquiera sé como pude aguantar aquello, pero es
que cuando uno se hace fan, fan es lo que le pasa, que lo sufre hasta
la medula.

Babylon 5 es la historia de la estación
espacial del mismo nombre y de como las distintas razas que pueblan
el universo la utilizan como lugar de encuentro para negociar,
comerciar o guerrear. Es una especie de punto de encuentro que con el
trascurrir de los episodios se va convirtiendo en el eje del
universo y el lugar en el que todo ocurre y todo pasa. No quiero
desvelar detalles de la historia porque lo bonito es descubrirla
según la veis, pero imaginaros un señor de los Anillos en el
espacio, con grandes personajes, intensas batallas, giros de guión
inesperados y una guerra épica entre el bien y el mal. Pues eso.

Lo novedoso de esta serie (o entonces
lo era) es que las cinco temporadas que la componen formaban un todo
que componían una gran historia. 5 temporadas = 5 años de historia,
donde cada temporada representaba un año de los acontecimientos de
la trama general. Y todo estaba planeado desde el primer capítulo,
por lo que cualquier pista, cualquier elemento de la trama podría
ser crucial para los acontecimientos posteriores… y terminaba
siéndolo. Entonces se comparaba con leer una novela que costaba de
cinco capítulos y la comparación no va mal encaminada, Babylon 5 es
un todo y así hay que completarla. Tiene sus capítulos mejores y
peores pero donde se convierte en una serie extraordinaria es en su
conjunto.

babylon5.jpg

Todo eso en teoría claro, que en la
práctica es un poco peculiar. La primera temporada es bastante
normalita tirando a aburrida en algunos momentos. Es la típica “uy
lo que va a pasar” pero nunca pasa. Si te dejas guiar por esta
temporada, Babylon es una de las series más vulgares que te puedas
tirar en la cara. Había que hacer cambios para la segunda temporada
y lo primero que hicieron fue echar al protagonista “principal”
(al comandante de la estación) y sustituirlo por el más televisivo Bruce Boxleitner. Es curioso
porque habíamos dicho que la historia estaba planificada desde el
principio y este “despido
de mutuo acuerdo”
no podía ser previsto por ninguna de las
partes. Pero hete aquí que su creador JMS, sabiendo como son las
cosas en televisión había preparado desde el principio una especie
de puerta de salida para todos los personajes por si algún actor
abandonaba la serie en cualquier momento. Resulta increíble ver como
en una historia tan compleja se va un elemento que se suponia
indispensable, lo superan sin problemas e incluso integran su marcha
de una manera magistral varias temporadas más adelante. Es
alucinante pensar que eso que hacen con el comandante Sinclair no
estaba previsto desde un principio.

Con el bueno de Bruce la segunda
temporada fue otra cosa y ya empezaban a pasar cosas de verdad, cosas
de las que se llevaba hablando algún tiempo y que por fin
cristalizaban. Esta era una gran temporada y que te lograba enganchar
cosa mala. Aquí veías que sí era cierto todo eso de lo que se
había estado hablando desde el principio y que aquello podía ser
una magnifica serie si la cosa seguía igual. Y entonces llego la
espectacular, alucinante, increíble y majestuosa tercera temporada,
donde no paran de ocurrir cosas y donde todos y cada uno de los
capítulos son extremadamente buenos. Su zenit curiosamente se
encuentra a mitad de la temporada con el capítulo Severed Dreams,
donde acontece una de las mejores batallas espaciales que he visto
jamás y donde la trama pega un vuelco de proporciones colosales.
Espectacular.

babylon5agamenon.jpg

La cuarta temporada va por los mismos
derroteros pero resulta que la cadena que esta emitiendo la serie no
le garantiza una quinta temporada al autor y este, ante el miedo de
dejar la serie totalmente colgada decide darle un final digno a la
serie y se pone a cerrar tramas a toda leche, dejando exhausto al
espectador ante la velocidad con la que se desarrollan los
acontecimientos. A los dos tercios de la cuarta temporada se “acaba
la serie” y en solo ocho capítulos deben resolver un cabo
suelto de proporciones espectaculares que lleva planeando desde el
principio. Es una gran temporada pero la sensación de prisas te dejo
con cierto mal sabor de boca, ya que tienes la sensación que podía
haber sido como la tercera pero las circunstancias lo impidieron.

Aquí es cuando entra TNT y además de
producir dos tv-movies para cerrar bien la serie decide encargar una
quinta temporada, dejando a la serie sin una gran trama que tratar e
inventándose argumentos casi de relleno para esta quinta temporada
que resulta ser un poco chusca. Si, seguía teniendo su aquel, pero
no tenía ni la mitad de la gracia de las temporadas anteriores.

En España fue una risa seguir la
serie. Empezó bien la cosa con TVE1 emitiéndola sobre las seis de
la tarde, aquello era maravilloso. Pero las bajas audiencias (serie
de ciencia ficción, ¿qué esperaban?) hacen que rápidamente la
releguen a un horario mas “adecuado”: sábados y domingo a
las 7 de la mañana. No veáis los madrugones que me tuve que pegar
algunos días ya que aunque tenía mi VHS a pleno rendimiento a
televisión española le gustaba jugar a hoy te la pongo, hoy no, hoy
te la cambio de horario, hoy no. Aquello duro hasta la tercera
temporada momento en el que TVE ya no quiso saber nada más y donde
nos dejo a todos colgados. Y aquí es donde no sé como y gracias a
mis amistades, me llegaron unas cintas VHS grabadas de Argentina con
los capítulos doblados al español de allí. La verdad es que la
cosa nos chirriaba bastante, pero era tal el mono de ver terminar la
serie que se aguantaba cualquier cosa y aunque aquello fue un
suplicio al menos se podía ver. Ay lo que hubiera dado yo por un p2p
en condiciones.

Para terminar decir que aunque hoy en
día la serie se vea un poco antigua (es del 94) en su día fue
pionera en distintos aspectos como los efectos especiales y el emitir
los capítulos en formato panorámico (aunque entonces casi nadie
tenia televisiones de esas así que nadie se dio cuenta). Es un
magnifica serie que merece mucho la pena ver en su totalidad ya que
es cuando realmente adquiere todo su sentido. Si la puedes ver que
sea entera, ya veras como la disfrutara. Y ojito con ver los opening
de cada temporada, que resulta que los iban cambiando y te van
revelando toda la trama hasta este momento.

Patrick McGoohan, be seeing you


mcgoohan.jpg

El pasado martes 13 de enero de 2009,
Patrick McGoohan fallecia a la edad de 80 años en Santa Monica,
California. Las causas de su muerte no han trascendido, más allá de
que sufría algún tipo de enfermedad. Tampoco importa, era una
persona bastante mayor y tarde o temprano le tenía que llegar, como
a todos. Siempre es triste que esto ocurra, pero la muerte es
inevitable y cuando una persona alcanza una determinada edad empiezas
a aceptar lo inevitable.

McGoohan no era una persona
excesivamente conocida en nuestro país y vagamente conocida en el mundo
entero. Fue el típico actor “británico” (nació en los
Estados Unidos pero su familia se mudo a las islas cuando era muy
pequeño) que se fue curtiendo en los teatros y que poco a poco fue
consiguiendo colar un pie aquí y otro allá hasta que se engachó en
la tele. Allí logro ir llamando la atención hasta que le ofrecieron
el primer papel por el que sería famoso, el del espia John Drake en
la serie Danger Man. Quizá a muchos no os suene porque es algo muy
del pasado, concretamente de la década de los 60, pero tuvo su
momento de gloria en Gran Bretaña y posteriormente en los USA. A ver
si os suena su sintonía.

prisionerodvd.jpg

Tras rodar los dos primeros capítulos
de la cuarta temporada, McGoohan estaba cansado de la serie y no dudo
en abandonarla, pero el productor no quería perderle y le pregunto
si quería hacer lo que fuera para el. Entonces McGoohan le contó la
historia de un agente secreto que presenta su dimisión y que era
secuestrado y llevado a una misteriosa villa. Y así es como nació
la mejor serie de la historia de la televisión y como McGoohan que
ya formaba parte del imaginario colectivo de la época se gano un
hueco en el corazón de mucha gente y en la historia. No solo
interpretaba el papel del prisionero, sino que todo sobre lo que
giraba la serie era resultado directo de sus inquietudes, de sus
ideas. No es que fuera el mejor actor para el papel, es que era
simplemente su papel, su obra. La serie tuvo una sola temporada de 17
episodios y no tuvo mucho éxito en su época, pero ha sobrevivido a
la historia y es referenciada una y otra vez en diferentes medios.

Tras el fin de la serie McGoohan
apareció en diferentes películas con más o menos fortuna (para mi
la mejor fue Estación Polar Cebra) para poco a poco ir quedando
relegado a papeles anecdóticos como el padre de Billy Zane en The
Phantom o el rey Eduardo I en Braveheart. Por ello es lo que podemos
decir que fue más un actor televisivo que en el cine quedo relegado
a un segundo plano y que obtuvo un moderado éxito en su vida. Por lo
que se ha podido leer a lo largo de su vida en diversas entrevistas,
McGoohan fue un hombre más o menos feliz en su vida que siempre hizo
lo que quiso y lo que más le motivaba. No tiene el carrerón
impresionante de otros actores pero el éxito meteórico no es todo
en la vida.

La frase de despedida que utilizaban
los habitantes de la Villa era “Be seeing you”, que puede
traducirse de muchas maneras diferentes y que jugaba con el
significado del verbo see. Nos veremos y también te estamos
vigilando, todo en una una. Señor Patrick McGoohan, be seeing you y
gracias por haber creado una cosa tan maravillosa como su Prisionero.

Sunshine

sunshine.jpg

Película de 2007 dirigida por Danny Boyle. El sol se muere y la única manera de revivirlo es haciendo explotar una bomba de potencia descomunal en su interior. Para ello un grupo de astronautas a bordo del Icaro II llevaran a cabo la misión de transportar la bomba hasta las cercanías del sol para detonarla y salvar a la humanidad. En teoría la misión esta chupada, la nave esta equipada de unos potentes escudos que les protegerán de las radiaciones solares, un jardín de oxigeno, comida para varios años y espacio de sobra para una ciudad entera. Solo hay que acercarse, soltar el paquetito y a casa para disfrutar de una tarde soleada. Pero claro, si las películas fueran así serian muy aburridas. Al atravesar la zona donde se pierde todo contacto con la Tierra, la tripulación recibe una llamada de socorro de la primera nave que fue enviada a cumplir la misión y de la que nunca jamás se supo. ¿Desviarse del rumbo marcado para ver que les pasó o ignorar completamente la señal de auxilio y seguir su rumbo? Este sera el principio de una odisea que convertirá su misión en un verdadero infierno solar.

Le preguntaban una vez a John Ford porque los indios no disparaban directamente a los caballos en La Diligencia. “¡Porqué entonces no habría película!” Lo mismo le pasa a esta cinta, si la nave hubiera seguido su rumbo, como era su obligación, la cosa hubiera sido un de un sopor insoportable, vamos, que directamente no tendría sentido rodar esto. Es la existencia de problemas, el enfrentarse a situaciones inesperadas, a tener que elegir entre la vida y la misión lo que le da todo el sabor a la cinta y en ese aspecto cumple con creces.

Sunshine es una película de ciencia ficción pura y dura. Aunque no se prodiga mucho en explicaciones, los elementos técnicos están ahí e incluso en la parte final se juega con la incertidumbre que tenemos sobre lo que puede suceder cerca de un objeto con una masa tan descomunal como la del sol. Y como película del genero tiene su gran cantidad de momentos muertos en los que no sucede nada y se deja que la grandeza de la situación llene todo la cámara. Un poco como 2001, pero mucho más blandito claro, que para llegar a esas alturas hay que tomar muchos Cola Caos.

Aún así, esta es una película de la que he disfrutado una barbaridad. No se la recomendaría a gente que no fuera aficionada al genero porque puede llegar a aburrir, pero si lo tuyo son las películas de ciencia ficción “hard” y te
lo pasas pipa viendo como el hombre se enfrenta al terreno más hostil conocido, el espacio, esta es una gran cinta.

Os dejo con un trozo de la banda sonora que es acojonante. Una gran película, no dejéis pasar la oportunidad de verla si sois aficionados al genero.