Unos juegos en diferido

¿Trasnochar o madrugar? Esa es la cuestión. La diferencia horaria entre Japón y España es de 7 horas, la peor posible para seguir unos juegos. La jornada suele empezar entre nuestras 2 y 3 de la mañana, aunque no siempre ya que como sucedió con el triatlon, ese día empezó a nuestras 12 de la noche.

No me gustar dormir con la televisión puesta ya que soy más de radio. Así que imaginad lo que es intentar conciliar el sueño mientras te gritan al oido que se han lanzando los triatletas al agua. Es imposible. Así que no te duermes, sigues la prueba, cierras los ojos pero no hay manera. Y entre unas tonterias y otra se te hacen las 3 de la mañana mientras escuchas que están a punto de empezar más pruebas. Pues ni duermes ni al día siguiente eres persona. Es espantoso. Decidas lo que decidas estas perdido porque al día siguiente resulta que te has perdido la mitad de las pruebas. Te levantas, un vistazo a internet y resultados, resultados y más resultados. Iba a decir medallas, pero como están cayendo a cuentagotas tampoco hay que ser tan atrevido.

Pero lo peor es que RTVE no esta ayudando nada con esto. Las retransmisiones en Río ya tuvieron bastante deficiencias, pero ahora es mucho peor ya que están eliminado al espectador de la ecuación. Directamente piensan que el televidente directamente empieza a ver la tele a las 12 de la mañana y se entregan a una fiesta del diferido descomunal. Repeticiones de repeticiones constantemente. Que uno de los nuestros ha ganado una medalla, pues vamos a ver su prueba, y ahora otra vez y adivine que toca ahora… ¡lo mismo! Por no hablar de los momentos de: vamos a ver la última media hora de un partido de tenis que ganó nuestra representante. Es como si tuvieran alergia al directo. Incluso he llegado a ver algún partido de balonmano con la mosca de de “Directo” mientras me llegaba la notificación por el móvil del resultado final. ¿La razón de todo esto? LOS DINEROS.

En estos juegos RTVE solo puede emitir 400 horas de contenido. ¿Eso es mucho? ¿Es poco? Pues en Río emitieron 5.000 horas. Así que con esa reducción de horas nuestra cadena pública ha elegido emitir las pruebas de los españoles, atletismo, gimnasia, natación y ya. De ahí tanta repetición hasta la nausea. El resultado es que estamos viendo unos juegos de hace 20 años, donde todos esos deportes nuevos de los que nos han hablado ni existen. Echar un vistazo a Eurosport da vertigo, de repente hay voleibol, BMX, esgrima y muchos más deportes raros de esos. Pero claro, los dineros. Según el artículo del País que he enlazado emitir los juegos en su totalidad costaría 100 millones más gastos. El paquete que ha elegido el ente público va a rondar finalmente 55 con los gastos incluidos. Mucha pasta se mire por donde se mire. Es nuestro dinero… ¿pero en qué te lo gastarías tú? Yo no lo sé, así que hago lo único que puedo hacer, es decir, quejarme. Y es que no hay que olvidar que los juegos son ante todo un gran negocio.

3 comentarios en “Unos juegos en diferido

  1. Yo como ando de vacaciones hago diferido total, diseñado a medida entre las webs de Eurosport y RTVE. Intento hacerlo en orden «real» porque mucho comentarista tiene la maldita costumbre de destripar pruebas de otros deportes, por alguna razón.

  2. Pingback: Unos juegos un poco tristes | No Soy Un Numero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.