El mundo se acaba mañana

Este es el momento donde se dicen ese
tipo de cosas de “ha sido un placer conoceros”, pero quien dice
eso es porque no tiene claro que el mundo se vaya a acabar realmente.
Lo que tendría que hacer es decirle a todos lo que odia lo que
piensa de ellos y así soltar ese lastre que lleva afrontando toda su
vida. Decirle a una persona que la aprecias no tiene merito, decirle
que la odias, eso sí que es quemarte todos los puentes.

Pero a lo que ibamos, mañana se
enciende el… platillos… GRAN COLISIONADOR DE HADRONES, más conocido entre nosotros por LHC
porque esas son sus siglas inglesas. Supongo que la mayoría ya
sabréis que hace, pero para ponerle fácil, es un tubo redondo donde
colisionan partículas a alta velocidad. Estas colisiones se realizan
para estudiar la composición de las partículas y ver de que están
hechas realmente. ¿Os acordáis eso que os dijeron en el colegio que
el átomo era la cosa más pequeña que había? Pues los científicos
decidieron que no, que se podía dividir varias veces más hasta
llegar al bosón de Higgs, que por ahora no se sabe si realmente existe o no.
Pues ese es uno de los experimentos que van a realizar, demostrar su
existencia. Y muchos os preguntareis, ¿para qué? Pues en
principio… ¡¡¡PARA NADA!!! Y esto es lo que le cueste entender
al señor Isaac, que estos experimentos se hacen para ver que ocurre
y las aplicaciones prácticas, si es que algún día se dan, son en
principio desconocidas. A lo mejor tras varios millones de colisiones
solo se obtienen trillones de datos sin demasiada utilidad, o a lo
mejor se descubre como se formo el universo o se encuentra una fuente
de energía más barata o vete tu a saber. El quid de la cuestión es
que hay que seguir investigando para encontrar todas las respuestas
posibles.

lhc.jpg

Pero es que el LHC puede destruir el
mundo… vaya, pues entonces paramos y lo dejamos todo. Venga,
hombre, sin miedos. ¿Puede destruirlo? Sí, es posible. Como que
mañana caiga un meteorito gigante y acabe con todos nosotros. Ah,
pero es que el LHC puede crear microagujeros negros. Cierto, como los
que se crean todos los días en muchísimas partes y… ¡seguimos
aquí! De todas maneras, a mi me preocuparía más si morimos unos
cuantos que si morimos todos, porque en el segundo caso se acabaron
todos nuestros problemas.

Aunque para mi lo más increíble del
LHC es la cantidad de interés que esta generando. Me parece una
operación de marketing brutal la que están realizando ya que es un
tema que solo puede interesar a un tipo muy determinado de frikis y
sin embargo tenemos a mucha gente hablando de ello. Y es que es
mentar las palabras “inminente destrucción del mundo” despierta
la atención de mucha gente sepa de que se esta hablando o no. La
primera colisión incluso va a ser retransmitida en directo por
algunas televisiones y eso que no hay mucho que ver: Mira un rayo
y… ¿ya?

Aunque lo más grande es el rap que se
ha marcada la gente del CERN, no solo porque sea una frikada sino
porque encima explica a la perfección todo lo que van a hacer:

¡Maravilloso! Si no se acaba el mundo
mañana os recomendare un libro donde se habla de todas estas cosas
de manera fácil y amena. Y si se acaba… ¡maldigo a todas las
mujeres que no quisieron mantener relaciones sexuales conmigo!

El Mirador



Con ese título me refiero a un
programa de radio deportivo de Punto Radio. Sí, uno de esos
programas deportivos que se me emiten de madrugada… ¡el horror! Y
es que a mi los programas de radio deportivos me relajan mucho ya que
no te exigen una concentración excesiva. La hora en que están
ubicado la mayoría de ellos es ideal para coger el sueño y muchos
noches he coinciliado el sueño con ellos.

Yo era de los del Larguero, el programa
líder en audiencia de la cadena Ser. Su presentador José Ramón de
la Morena es un tipo muy ameno y algo campechano y hace un programa
muy entretenido a la vez que informativo. El problema es que el
programa tiene ciertos tics que con el tiempo se van haciendo
molestos. Para empezar, son excesivamentes resultadistas. Cuando la
selección española se clasificó para la Eurocopa, los que eran
luisistas echaron en cara al resto que habían criticado a la
selección y que prácticamente tenían que disculparse por ello. Fue
lamentable, ¿qué clase de periodismo es ese? La derrota contra
Irlanda del Norte fue una humillación espectacular, un partido
lamentable de nuestro equipo. ¿Qué tipo de crónicas esperaban esos
resultadistas? Entonces claro callaron la boca, pero cuando se gano,
bien que aparecieron hasta debajo de las setas.

Otro de los problemas del programa
viene dado de su pertenencia al grupo Prisa. Muchas veces sin venir a
cuento le pegan un palo a Mediapro por el tema de la guerra del
fútbol sin venir a cuento de nada. Estas oyendo los resultados de
los partidos y cuando acaban, sin ningun tipo de relacion, se largan
cinco minutos de que el fútbol hay que pagarlo como esta mandado y
que nada de verlo gratis. Y lo peor de todos es que todos los
presentes se dan la razón como idiotas. En fin, no era el tema del
post hablar de los defectos del Larguero. Centrémonos.

El horario de los programas deportivos
nocturnos suele ser de 12 de la noche a 1:30 de la madrugada. Excepto
viernes, que es variable según la cadena, sábado que suele ser más
corto y domingo donde se empieza media hora antes, enganchado con el
programa deportivo anterior tipo carrusel, y termina también media
hora antes. Excepto el Mirador, que el domingo también termina a la
1:30. Y en una de esas fue cuando lo encontré. Se acabo el Larguero,
empezó el programa de los toros y me puse a buscar por el dial. De
repente me encontré a un grupo de gente discutiendo muy
enconadamente por un partido de fútbol. La cosa prometía. Era un
grupo de siete u ocho persona y cada una tenía su propia opinión.
El presentador, Josep Pedrerol, les metía palos a todos y estos le
correspondían de la misma manera. ¡Era un debate de verdad! Nada
del borreguismo de las otras cadenas. Nada de que el presentador
marcara la línea de pensamiento. ¡Era maravilloso!

Me enganche aquello y mis noches
cambiaron. Antes oía la radio para quedarme dormido, ahora me iba a
la cama para escuchar tranquilamente el programa. ¡Qué grande era!
Encima no eran nada resultadistas. Cuando la clasificación de la
Eurocopa, varios alababan a la selección y a Luis, pero otros
cuantos pedían la inminente destitución del técnico. Podían tener
razón o no, ¡pero qué alegría era escuchar opiniones
discordantes! Es maravilloso encontrarte con gente que tiene unas
ideas y que las mantenía razonadamente entre la pelotita o no.

Resumiendo, que el mirador era un
programa donde un grupo de periodistas se ponían a discutir todas
las noches sobre los temas deportivos de la jornada. Y era la mar de
entretenido, muy divertido y una autentica gozada. Y hablo en pasado
porque esta noche es el último programa y este es mi pequeño
homenaje a ese gran programa. Se van de la cadena al parecer porque
Pedrerol no comparte la línea editorial que quiere tomar la cadena a
partir de la próxima temporada, aunque no lo han dejado todo claro.
Y se lleva a todo el equipo, a ese maravilloso equipo, Jorge
D´alessandro, Lluis Canut, Siro López, Jósé Damián González,
Tomás Roncero, Roberto Palomar, Elias Israel, Carme Barceló, José
Antonio Montoya y Pipi Estrada. Ojala terminaran en cualquier otra
radio haciendo lo mismo porque han hecho uno de los mejores programas
de radio que he oido en mi vida.

Ahora no sé que ahora por las noches.
Volveré a ponerme la radio para dormir pero ya no me acostare con el
mismo gusanillo de antes. ¡Qué viva el Mirador! ¡Qué pedazo de
programa!

Recortables de Superhéroes

Con esto de internet tienes acceso a
cualquier cosa del mundo y una de ellas son los recortables de papel
de toda la vida. Existen miles de páginas con modelos chulisimos
para hacértelos tu mismo. Seguro que muchas veces os ha pasado como
a mi: algún amigo os enseña una dirección que tiene unos cuantos
modelos que casan con tus hobbys y como loco te pones a descargar
todo lo que te encuentras. En ese momento realmente te crees que los
vas a recortar y todo, pero no nos engañemos, al final se quedan
perdidos en algún lugar recóndito de tu disco duro. A impulsivos no
nos ganara nadie, pero a vagos tampoco.

Una cosa muy curiosa es que hay muchos
sitios de recortables, pero pocos (¿ninguno?) donde la gente nos
enseña como le ha quedado el modelo finalmente montado. ¿Acaso es
que nadie pierde el tiempo con ello?

El caso es que el otro día vi en algún
blog (no recuerdo cual) esta dirección con unos modelos muy graciosos de personajes variados.
Como no, me descargue el de
Batman  y el de Iron Man y ahí se iban a quedar… hasta que recordé que tengo
hijos y que les haría gracia el tema. Así que los imprimí y… os
presento a Iron Man Cabecicubo.

ironmanrecortable1.jpg

Como veis, ha sufrido un golpe de unas
malvadas tijeras en la parte izquierda de su cabeza. ¡Malvados
supervillanos!

ironmanrecortable2.jpg

Para la realización de tal magna he
tardado entre 2 ý 3 horas. Sí, tanto. Siempre he sido torpe de
naturaleza para estas cosas y en mis clases de trabajos manuales
siempre sacaba un suficiente raspado. Curiosamente esa clase en otros
colegios se llamaba “pretecnología” que siempre me pareció un
nombre de lo más rimbonbante. A lo que íbamos, la cosa esta no
necesita pegamento, lo que pasa es que hay que ser un mañoso de la
hostia para ir metiendo las pestañas en su sitio correcto. Al final
lo logre más o menos, lo que pasa es que imprimirlo en un folio fue
una mala elección, ya que era un material demasiado endeble, hubiera
sido mejor una cartulina. Prueba de mi maña es la parte trasera, que
como haga frío el pobre Tony Stark se me costipa.

Como conclusión final es que estas
cosas son muy entretenidas y el resultado siempre te satisface
(aunque te salga tan chapuzas como a mi) pero hay que echarle un
tiempo y sobre todo una paciencia brutal. Si no fuera por los niños,
ni lo hubiera tocado, pero claro, es lo que pasa. Y aún me queda un
Batman por delante… tiemblo.

Iron Man recortable

Ingredientes.

– Una conexión a internet.

– Una impresora a color.

– Un folio.

– Unas tijeras

– Un cutter.

– Paciencia infinita.

Y aquí esta el resultado final. Rico,
rico.

ironmanrecortable3.jpg

Blogger profesional, no arruines tu vida

euros.jpg

Leo en Baquia un curioso artículo
llamado Blogger profesional: ¿un oficio de riesgo? y
más o menos viene a decir que un blogger de los que cobran por
escribir está muy estresado y muy puteado. Y estoy
completamente de acuerdo.

¿Alguno de vosotros ha pensado
en convertirse en uno de esos blogueros a los que se les caen los
billetes de los bolsillos? Yo sí, sin dudarlo. Total, ya
escribo un blog casi todos los días, así que, ¿por
qué no cobrar por ello? Es más, no tendría ni
que hacer nada especial, ¡dinero por toda la cara! ¡Duros
a cuatro pesetas! Evidentemente tienes que encontrar a alguien que te
pague, y aquí esta descubres que las casas no están
hechas de chocolate.

Hoy en día el bloguero
profesional “hispano” suele escribir en las llamadas redes de
blogs. Estas redes o granjas son un conjunto de blogs temáticos
pertenecientes a una empresa que paga a sus autores por escribir en
los diferentes blogs. Es importante que sea una red y no un blog
solo, ya que de esta manera se linkan unos a otros dándose
visitas y posiciones en el google (aunque últimamente el
famoso buscador penaliza este comportamiento) Pero más
importante aún es que de esta manera, los que llevan todo el
cotarro se llevan los ingresos de publicidad de varios blogs, que es
por donde entra el dinero. Los ingresos por publicidad de un solo
blog, por muy elevados que sean, no dan para gran cosa, pero si
multiplicamos eso por 10, ¿a qué la cosa empieza a
sonar interesante?

Sin embargo, desde el punto de vista
del que escribe no es tan chollo. De vez en cuando he mirado ofertas
para escribir en diferentes blogs y normalmente te ofrecían
entre 50 céntimos y 1€ por post. Yo escribo unos 20 post al
mes, así que 20 euretes por la cara, no esta mal, ¿eh?
Pero, ¿y si quisiera vivir de ello? Vamos a poner que con 600€
al mes me vale (risas enlatadas), lo que serían unos 600 post
al mes. ¡600! ¡20 al día! Me da escalofríos
solo pensarlo. Pero pongamos que colaboras en un blog de éxito,
eres un monstruo escribiendo y tu jefe decide pagarte como debes, 5€
el post. Ahora ya estariamos en 120 post al mes, 4 al día.
Ahora al menos entra dentro de lo posible, pero para hacer 4 todos
los días, incluidos fines de semana, tienes que escribir mucha
mierda y terminar colgando mucho vídeo tonto que encuentres
por ahí. Vamos, que al final por 600 cochinos euros trabajas
casi más que en uno de los llamados trabajos de oficina. Y si
ya quieres ganar 1000€ entonces nos echamos todos unas risas
juntos.

Pero se puede hacer una vida y se puede
estar todo el día al pie del cañón, no lo dudo.
Seguro que hay unos cuantos que lo hacen. Yo soy capaz de pasarme 16
horas seguidas delante de un ordenador programando, escribiendo,
viendo páginas, etc, etc, pero no sería capaz de estar
tantas horas haciendo lo mismo todo el día. Por eso entiendo
perfectamente que esto sea una profesión muy estresante y que
termina por quemarte. Lo que como hobby es muy divertido y liberador,
como profesión es agotador y muy exigente. Es más,
fácilmente puede matar la gracia del bloguero y convertirlo de
interesante en gran bluff. Es lo que tiene el dinero, lo pervierte
todo.

La tartana de Alonso

Aquí tenéis un resumen de las dos primeras carreras del campeonato mundial de este año. Nos centramos en la carrera de Alonso.

Falta algún adelantamiento más, como el de un niño de 3 años en triciclo y dos viejas en una bicicleta tandem. ¿Ironía? ¿Cachondeo? No, la pura realidad. El coche que Renault le ha preparado este año Alonso no corre ni para atrás. No tiene velocidad punta, no tiene potencia, no tiene agarre en las curvas, no tiene nada de nada. Es peor que el del año pasado y mira que ese era malo. Vaya añito que le espera a Alonso I el Humilde. Yo me lo estoy pasando pipa, la verdad.

Formula 1

Va a sonar muy falso, pero yo seguía la Formula 1 cuando Fernando Alonso no levantaba un palmo del suelo. Todavía me acuerdo emocionado del año en que Michael Schumacher llegaba a la última carrera de la temporada aventajando en un punto a Damon Hill. El que quedara por delante del otro ganaba el campeonato, y justo en el momento que Hill encuentra un hueco y va a adelantar a Shcumacher pasa esto:

¡Sí, es telecinco! Y sí, es el compañero del calvo, que ya entonces daba su guerra el tío. Aquello fue algo muy emocionante. Shumacher en las gradas, sin moverse del sitio esperando a ver que pasaba con el coche de su competidor. Y Hill a ritmo de tortuga, con una rueda pinchada o algo así, no se sabia que era. Llega a boxes y… ¡tiene una varilla del soporte del neumático rota! Era algo imposible de arreglar y así es como Michael gano su primer campeonato del mundo. ¿A qué no lo sabíais? Bueno, a lo mejor os da igual, o simplemente la formula 1 no existía para vosotros antes de Fernando Alonso.

Este es un país de modas. Que Indurain se pone a ganar tours como un loco, pues todos a ver ciclismo, que Nadal arrasa en Roland Garros, pues a enchufarse el tenis, y lo mismo con la formula 1, que tenemos un piloto que GANA, pues a verlo. Porque pilotos en la formula 1 hemos tenido unos cuantos, en esos primeros años de Schumacher corrian Marc Gene y Pedro Martinez de la Rosa, cuyo máximo logro fue conseguir la sexta posición (Gene una vez con Minardi, y De la Rosa 3 veces con Arrows) con los peores coches de la parrilla. ¿Pero a quién le importa dos tíos que solo aspiran a quedar sextos? Pues a nadie, por eso la formula 1 acabo en España emitiéndose de mala manera y en cualquier canal (Televisión española cometió verdaderas atrocidades retransmitiendo algunos grandes premios). Pero en el momento que tenemos un ganador, ¡todos nos subimos al carro!

Alonso es un gran piloto, eso nadie lo pone en duda. Como persona es de aquella manera, soberbio, un poco engreído y amigo solo de sus amigos. Pero que más da. Lo que importa es verle correr y sentir la emoción de tener un compatriota en la pista, pero en su justa medida. Hemos pasado a ver el gran premio de turno en diferido por la 2 y ni siquiera entero a tener una cobertura mediática sin precedentes. Estos días, por poner un ejemplo, los telediarios se están haciendo bastante eco de los ENTRENAMIENTOS previos al inicio de la temporada. Esta bien que se mencionen de pasada, no pasa nada, ¿pero es necesario contarnos con pelos y señales todo el entrenamiento? Que se ha roto el coche, pues estupendo, para eso estan las pruebas; que si ha hecho tal tiempo, da igual, ¡¡¡es un maldito entrenamiento!!!!

Mira que me gusta la formula 1, pero este seguimiento esta cansando hasta el más pintando. Si antes era un deporte minoritario ahora es algo tan odiado como el fútbol. A todas horas, hasta en la sopa tenemos el último levantamiento de ceja de Alonso. ¡Están matando al deporte, leches! A ver si empieza la temporada y podemos ver las carreras Y SOLO las carreras. Y a ver si pasan diez años y se retira Alonso y todos podemos vivir tranquilos. Porque vaya brasa que nos están dando todos con el tema. A veces me arrepiento de querer que gane, porque cada podio es dar más pie a esos mass media coñazo. Pero es lo que nos ha tocado y es lo que hay. Que remedio, somos así. Y que se lo digan a los aficionados al ciclismo, que ahora no lo ve ni dios. 

Mi vida cambió gracias al vídeo con disco duro

Parte de lo que voy a contaros hoy me
parece de perogrullo y podríamos englobarlo dentro de la
categoría “cosas que casi todo el mundo sabe”. Lo que pasa
es que cuando se lo cuento a alguien en la vida real se queda
alucinado como si estuviera hablando de algo de otro mundo. Así
además cubro el expediente y os explico como es posible ver
mucha televisión con muy poco tiempo al día.

videobeta.jpg

El primer capítulo de Cuéntame
comienza con la llegada del televisor a la casa de los Alcantara. Si
hicieran una serie de mi vida, sin ninguna duda, la llegada del vídeo
Beta sería el acontecimiento elegido para empezar la serie.
Un vídeo beta de los buenos, ojo, creo que era Sony (¡lo es! ¡es el de la foto, en internet puedes encontrar cualquier cosa) y que a mi
padre le costo por entonces unas 100.000 pesetas, y con por entonces
me refiero a principios de los 80, ¡un pastizal! Y que pronto
lo amortizamos, grabábamos montón de cosas y teníamos
todas las cintas etiquetas y perfectamente ordenadas. ¡Qué
disgusto el día que se nos trago una cinta! Pero nada,
destornillador por aquí y por allá y todo arreglado.
Una vecina mía tenia un 2000, uno de los tres sistemas
existentes en la época (el otro era VHS) y nos daba muchísima
envidia porque a ella las cintas de cuatro hora le duraban ocho por
aquello grabar en LP. Pero no importaba, nuestro vídeo Beta
era mejor y así lo iba a ser a lo largo de los años…

El vídeo domestico ha formado
parte de mi vida desde que tengo memoria y me es tan importante como
la tele. Por supuesto, cuando el Beta se quedo desfasado me compre un
VHS y cuando me fui a vivir con mi novia y ella se trajo su VHS
consigo fue el éxtasis. ¡Podíamos grabar una cosa
mientras veíamos otra! ¡O grabar dos cosas a la vez! Que
maravilloso fue aquello. Aunque lo de las cintas era un engorro.
Rebobina, para adelante, para atrás, mira a ver si esa cinta
tiene hueco, a ver donde grabo esta… Vamos, que se perdía
mucho tiempo en la logística del invento, aunque como era lo
único que había, pues a aguantarse y punto.

A finales de los 90, un amigo mio,
pirado por los ordenadores y todo lo referente a la tecnología,
nos mostró su última adquisición recién
traída de los USA: un Tivo.
Aquello era ciencia ficción, un cacharro que grababa las cosas
en un disco duro como el de los ordenadores, ¡sin cinta ni
nada! No me acuerdo lo que le costo, pero una pasta gansa, pasta que
yo no tenía y que me podía gastar en mucho tiempo. Así
que simplemente quedo como una de esas cosas maravillosas que hay en
la vida pero que están reservadas para otros… hasta que
pasaron unos años y empezaron a hacerse populares, y entonces
nada pudo evitar que pusiera las manos sobre una de esas maravillas.
No un Tivo, porque esas cosas parece que no han salido de Estados
Unidos, sino un vídeo grabador con disco duro, como si fuera
un vídeo VHS, pero sin cintas. Y entonces mi vida cambio…

videohdd.jpg

La gozada de este tipo de vídeos
no es solo que puedes grabar cientos de cosas en el disco duro y
verlas cuando te apetezca (yo tengo varias temporadas de CSI
atrasadas para cuando no hay absolutamente nada que ver por la tele),
sino que puedes ver la tele “en diferido”. Me explico, este tipo
de aparatos cuenta con un buffer temporal que va almacenando lo que
echan en la tele en ese momento. Es decir, tu lo enciendes, lo pones
en la primera cadena y el guarda (en mi caso) hasta tres horas de lo
que estén emitiendo. Esto quiere decir que te puedes ir a
hacer la cena, volver y “echar para atrás” para ver que
han echado hace media hora o hace cinco minutos. ¿Y qué
utilidad tiene esto? Pues que si empiezas a ver todo un poco más
tarde, como quince o veinte minutos, te puedes ir saltando los
anuncios tranquilamente, con lo que aprovechas el tiempo al máximo.
Ojo, y también es posible ver algo que tienes en el disco duro
mientras el vídeo graba otra cosa, ¡menudo invento!

La gente de mi trabajo me contaba que
muchas series eran un rollo porque se tenían que tragar los
anuncios, o que tenían que hacer rápido la cena porque
empezaba la serie, etc, etc. Vamos, que les controlaba la televisión.
Yo sin embargo, enciendo al cacharro y me pongo a hacer otro tipo de
cosas, luego ya veré lo que me apetece cuando tenga tiempo o
cuando me apetezca. De esta manera las series me duran 45 minutos y
no una hora. O el programa de baile me lo ventilo en medía
hora si en ese momento ponen resumen chorras. ¿Por qué
tengo que ver la televisión como ellos quieran? Yo soy el que
mando y veo las cosas a mi manera. De esta forma podrás ver
mucho más en menos tiempo y dejar de sufrir por ello.

¿Por qué os cuento todo
esto? Porque la mayoría de mis amigos tenían vídeo
pero no lo usaban y desde que se implantó el DVD dejaron de
hacerlo. El DVD mató al VHS y la gente se ha quedado tan
pancha y tan esclavizada por la televisión. Yo sigo grabando
aprovechándome de los últimos avances de la tecnología
y soy muy feliz. 80 GB de disco duro me dan para 120 horas de
grabación, y eso que el que tengo tiene ya 3 años. Los
que salen ahora tienen 400GB y dan para 1000 horas… ¡qué
ganas tengo de echarle el guante a uno de esos!

La larga cola

En la blogosfera que suelo frecuentar
con mi otro blog, es decir la comiquera, últimamente estamos
de depre. Algunos blogs han cerrado, los que se crean no entran con
tanta fuerza como lo hicieron los primeros y parece que los únicos
que resisten el paso del tiempo son los mismos de siempre. A grandes
rasgos, temo que nos este pasando lo que es normal en otras
blogosferas, es decir, el efecto de la larga cola. Adelante gráfico.

largacola.png

En verde, tenemos los blogs que reciben
millones de visitas, en amarillos los que reciben unas cuantas menos.
Como podéis ver, los millonarios son unos pocos, y los
pobrecitos son bastantes. Esto es lo que se llama la larga cola, unos
pocos blogs reciben el grueso de visitas de la red y se suelen linkar
única y exclusivamente entre ellos. El resto, a pesar de ser
una amplia mayoría, son conocidos por muy gente y tienen una
gran dificultad para entrar en el grupo de arriba, ya que si tienen
pocas visitas, poca gente les puede linkar, y si poca gente les
linka, circulo vicioso. Vamos, que esto es algo que beneficia a una
elite y que ayuda a perpetuarlos en su trono.

Me temo que en esa blogosfera de la
que hablo, la de los tebeos, estemos empezando a dar esos síntomas.
Ahí unos cuantos blogs, los de siempre, que curiosamente son
los que llevan más tiempo en la red y lo que más
visitas tienen que aguantan lo que les echen. Sin embargo otros más
pequeños y de menos longevidad tienden a morder el polvo tarde
o temprano. ¿Es por ello la longevidad un factor importante en
esta ecuación? Yo creo que efectivamente, así es. Esta
claro que tener un blog de calidad ayuda a que la gente te lea, pero
o escribes regularmente durante bastante tiempo o por muy bueno que
seas no vas a conseguir que te lean más de cinco personas.
Pero claro, como le dices tu a alguien que tiene que estar seis meses
o un año escribiendo post para conseguir que la gente se fije
en él…

No me entendáis mal, esto no se
hace por la fama, pero si escribes siempre esperas que alguien te
lea. Y si con el paso del tiempo ves que tu contador de visitas sigue
estancando en las mismas de siempre pues te desesperas. En mi caso,
mi otro blog tiene ya un público bastante habitual y numeroso
al que ya conozco y con el me siento muy a gusto. Cuando escribo un
nuevo post se nota un pequeño subidón en las
estadísticas y sabes que hay alguien detrás de la
pantalla que te esta mirando. Sin embargo aquí, las visitas
al día no suelen pasar de 30, no se nota para nada cuando
escribo un nuevo post y no parece haber ninguna perspectiva de
crecimiento. La diferencia entre ambos blogs es que uno lleva 4 años
y se basa en un tema en particular y el otro lleva solo 4 meses y no
tiene ninguna temática definida. ¿No es un poco
frustrante ver como tras 4 meses no te lee prácticamente
nadie?

Por eso yo creo que la clave para
escribir un blog es hacerlo para uno mismo y divertirte mientras lo
haces. Ayer escribí un post sobre Fama que hasta ahora no ha
tenido ningún comentario. Es posible que no le interese a casi
nadie de los pocos que me leen, pero sabéis que, ¡yo me
lo pase pipa escribiéndolo! Me pareció muy divertido,
me reí mucho mientras lo hacia y cuando lo termine me quede
con esa sensación de “he escrito un gran post” No parece
que lo haya leído nadie, o que los que leen lo consideren
aburrido, pero si no disfrutas tu mismo con lo que haces vete
olvidando del tema. Mientras yo me lo pase bien no hay problema, el
público ya llegara…o no. Yo voy a seguir dando la murga un
rato con mis cosas.

San Silvestre Vallecana

sansilvestrevallecana.jpg

Por algún motivo desconocido
casi nadie me cree cuando le digo que en nochevieja me voy a correr
diez kilometros por las calles de Madrid. ¿Qué tiene de
raro? Es lo más natural de mundo, ¿verdad? Supongo que
la idea que la gente tiene de un tipo que lee tebeos, se traga
decenas de series de televisión y esta todo el día
pegado al ordenador es la de alguien gordo, con gafas y barba. Lo
siento pero eso es un estereotipo mal concebido. Sí, seguro
que habrá mucha gente que responda a ese perfil, pero todavía
hay unos cuantos que resistimos. Además, son solo diez
kilometros por favor, que no es una gesta…

La San Silvestre y en este caso
particular la vallecana, es una carrera popular que se corre en
Madrid el día 31 de diciembre a las 6 de la tarde. La de este
año comenzó en el estadio Bernabeu y terminó en
las inmediaciones del estadio Teresa Rivero (el de Rayo Vallecano).
Los más rápidos suelen hacer el recorrido sobre la
media hora (puff, demasiado rápido) y los más lentorros
y normales como yo la terminan por encima de la hora. Para quien le
pueda parecer demasiado tiempo, recomendarle que se venga el año
que viene y me acompañe, así comprenderá el
infierno que son los dos últimos kilometros completamente
cuesta arriba. La carrera tiene dos vertientes, una mercantil y otra
más lúdica.

La mercantil. La carrera es organizada
por Nike, que te cobra unos 12 euros por participar. Vaya clavada,
¿eh? Bueno, la inscripción incluye una camiseta para
correr, que aunque no esta mal tampoco mata (y que supongo que a la
compañía le costara una miseria producir) y el
cronometraje de la prueba que se realiza con un chip que te entregan.
También te regalan merchadising de todo tipo de prendas
deportivos y del resto de organizadores de la prueba, pero no estarás
pagando por eso, ¿no? La verdad es que este tema me tiene
enfrentando internamente. No me importa pagar para participar en la
prueba pero desde que leí No logo le tengo una tirria a Nike que no puedo con ella. Así
que, ¿y si no quieres pagar, que hacer? Pues nada, te plantas
allí, y corres igualmente. Es una prueba popular y las calles
de Madrid no son de Nike, además, ¿quién te va a
detener en medio de un gentío de más de 20.000
personas? Mucha gente corre sin la camiseta de Nike y tan contenta.
Yo este año fui uno de ellos y tan feliz que lo hice.

La lúdica. Correr la San
Silvestre es una fiesta. Mucha gente se lo toma en serio y va a hacer
marca y todo, pero otros tantos van disfrazados de cualquier cosa y
se toman la cosa como un evento para celebrar el fin de año.
Un año corrí detrás de Mazinger Z, otro un grupo
de legionarios me sobrepasaron a grito pelado. Este año me
encontré corriendo durante un rato al lado de Spiderman y un
grupo de novias (con traje de novia, aunque parecían muy
machos). De principio a fin te vas encontrando todo tipo de gente y
de disfraces y los esfuerzos de la carrera se hacen de una manera más
agradable. Además, la gente va pegando gritos y cantando y la cosa se agradece. Anda que no me río todo los años mientras me
voy quedando sin aires en los pulmones.

Pero lo mejor de todo es poder recorrer
Madrid sin coches. Bajar por Serrano, llegar hasta las Cibeles,
seguir por el Paseo del Prado y recorrer Atocha es algo que no tiene
precio. Y llegar a Vallecas, donde al ser las calles más
estrechas el calor de la gente se nota mucho más es muy
especial. Yo ya veo cuatro años y espero que sean muchos años
más. Ya no me imagino mi fin de año de otra manera.
Luego la cena de nochevieja entra de una sola sentada y te quedas
como un señor. Las agujetas ya vendrán al día
siguiente.

No me seáis vagos y hacer un
poco de deporte. A veces es divertido… aunque la mayoría de
las veces se sufre.

No Doubt

Antés de convertirse en una
“estrella” a la Madona, Gwen Stefani formaba parte de un grupo
cojonudo llamado No Doubt que tenía canciones tan
espectaculares como esta:

Nunca he entendido muy bien el sentido
de querer tener una carrera en solitario cuando te llevas bastante
bien con una banda que ha logrado sobrevivir a un suicido y a una
relación de siete años entre dos de su miembros (de ahí
nace el megaexito Don’t speak) aparte de otras muchas más
cosas. Es más, van a seguir lanzado discos juntos, así
que, ¿ para qué quieres una carrera en solitario? Para
mi que es cosa de las discográfica, pero nunca se sabe. Aunque
en solitario no lo haga mal, todavía no he vibrado con ninguna
de sus canciones, a diferencia de las que canta en No Doubt, que me
parecen electrizantes.