Running up the hill

Al final del segundo capítulo de la octava temporada de CSI (sí, voy un poco atrasado), A la cart, hay un plano en el que Sarah observa como el resto de sus compañeras disfrutan de una carrera de Karts. La carrera en sí no tiene ninguna importancia, en lo que se centra el plano es el rostro de Sarah mientras observa a Grissom y se supone piensa en su relación, ya que es el momento en el que el resto del equipo se ha enterado de lo suyo. Pero mejor que contarlo, verlo:

 


 
Después de verlo varias veces me recuerda a otro final de capítulo, concretamente al quinto episodio de la primera temporada. Tras descubrir a los culpables del caso de turno Grissom esta un poco tocado y acude al único sitio donde puede descargar adrenalina:

 


 
Son escenas bastante cortas y que realmente no cuentan nada, pero son las que le aportan ese pequeño sello que la diferencia de otras series y que en realidad sí que logra transmitir bastante. Hace mucho que se convirtió en la típica serie del asesinato de la semana, pero al menos saben dejarte con cierto regustillo. 

 
Volviendo al primer video, la canción que suena se llama Running up the Hill y esta interpretada por Placebo. Es una gran elección para ese escena y es la que te aporta ese halo de tristeza que desprende Sarah.

 


 
La canción es buena, o al menos a mi me lo parece, pero resulta que es una versión de una canción de Kate Bush. La interpretación de Placebo me parece buenísima o al menos me lo parecía hasta que escuche la versión original:

 


 
¡Qué buena es! Son esas canciones que se hacían en los 80 y que te dejan con los pelos de punta al escucharlas. Grandisima Kate Bush, grandisimo vídeo y maravillosa canción. Eran otros tiempos, esta claro.

Katy Perry



Katy_Perry_Hot_N_Cold.jpg

Para una de las pocas cosas útiles que
me sirve Fama a bailar es para descubrir nueva música, ya que e
programa es utilizado descaradamente por las discográficas para
promocionar sus productos. El otro día con todo el morro montaron
una coreografía con el último single de Paulina Rubio y lo
anunciaron en plan “estreno mundial”.

Pero a lo que íbamos, a la señorita
Katy Perry a la que no tenía el gusto de conocer y a la que espero
no encontrarme en todos los tabloides dentro de cuatro días porque
tiene pinta de seguir el mismo camino descarriado que Britney y
compañía. Hija de dos “pastores” (vamos, como el
Reverendo de los Simpson y su mujer), tenía prohibido escuchar
musica que no fuera de iglesia, como si hubiera salido de una versión
musical de Footlose.
Evidentemente, como en toda represión pasa lo que tiene que pasar y
la niña salio rana por lo que se puso a hacer canciones con títulos
como “Ur so gay” o “I kissed a girl”. Como veis,
me he pasado su biografía por la piedra, pero es que me da realmente
igual, y solo quiero ver si cabreo a los que dentro de varias meses
llegaran del google. ¡Buscaos una vida, da igual la vida privada de
la gente, lo que importa es su música!

Pues eso, vamos con sus dos canciones
estrellas, la primera I kissed a girl.

Y la segunda que me parece rematadamente buena
es Hot N Cold, que llevo oyendo un buen rato ya y no me canso. Si sigue por este camino la chica promete. A
disfrutar.

Comprar un CD o no comprar un CD, esa es la cuestión

cdvinilo.jpgPoneos cómodos que vamos a
empezar por el principio. Cuando yo era joven… esto… cuando yo
era adolescente y conseguí tener algunas perrillas de vez en
cuando me compraba un disco. Y digo de vez en cuando porque nunca
tenía mucho dinero (entre los tebeos y el cine poco quedaba) y
porque yo era muy exquisito. No es que tuviera que comprarme una obra
maestra cada vez que iba a la tienda, pero todos los discos tenían
que tener al menos 3 canciones excepcionales en ellos antes de que yo
hiciera cualquier desembolso. Quien dice 3, dices 2, no nos vamos a
poner timisquimis, pero al menos tenía que tener la sensación
de que aquello valía la pena, que no estaba tirando el dinero
a la basura. Vamos, que cuando podía y me apetecía me
compraba un disco.

Por supuesto, ya entonces circulaban
las grabaciones no originales de los discos de mano en mano. En
aquella época que el mp3 era algo del futuro y que el cd era
un rumor extraño las cintas de cassete y los aparatos de doble
pletina eran los reyes de la fiesta. Incluso en el rastro había
varios puestos con un montón de cintas grabadas y caratulas
fotocopiadas preparadas para la venta. Que recuerdos, esos discos
grabados con el sonido de la aguja cayendo o esos cortes de radio con
el locutor hablando cuando le venia en gana. En fin, que parece que
estoy hablando de la prehistoria, pero a lo que iba, es que entonces
cuando uno podía se compraba el disco y cuando no, pues se lo
grababa un amigo o lo conseguía de otra manera. Sin internet
de alguna manera había que apañarse y nos apañábamos,
claro que nos apañábamos.

Pero uno va creciendo y se va haciendo
mayor y pierde la inocencia. A medida que tenía un trabajo y
más posibilidades de comprarme discos, mis conocimientos sobre
la industria discográfica iban subiendo. Resulta que de un
disco el porcentaje que se lleva el artista es ridículo,
pudiendo variar dependiendo de cada uno, pero que a no ser que no
seas muy famoso no supera el 5%. El resto se va entre la
discográfica, la tienda, la empresa de grabación, etc,
etc. Vamos, que cuando yo me compraba un disco en realidad le estaba
dando migajas al artista a la vez que apoyaba económicamente a
una poderosa industria. Lo que en principio no es tan grave ni para
rasgarse las vestiduras, pero poco a poco ira calando, sobre todo
cuando se junte con otro elemento que veremos más adelante.

Porque antes tengo que detenerme en la
calidad de los discos y lo que mencionaba sobre que al menos 2 ó
3 canciones del disco tenían que ser excepcionales. Tengo
discos enteros que son una autentica delicia oírlos, no es que
sean obras maestras pero todas las canciones son como mínimo
buenas. Hace muchos años que se estila el hacer una canción
pegadiza, seguramente realizada por el estudio, y venderte el disco a
través de ella. Cuando te lo compras sueles descubrir para tu
horror que la acompañan nueve atrocidades que te hacen desear
matar al artista y a toda su familia. Puede sonar exagerado, pero es
que hoy en día es rarísimo comprarte un disco y decir:
me han gustado todas las canciones. O simplemente he escuchado más
allá de la tercera sin que me duelan los odios. Eso poco a
poco te marca.

Y llegó internet y los formatos
digitales y la facilidad para conseguir música aumento
exponencialmente. Y entonces podías escuchar un disco entero
antes de comprártelo y descubrir la farsa o simplemente podías
no comprártelo. Yo seguía haciéndolo, pero
gracias a las nuevas tecnologías me iba volviendo más
selectivo. Si solo me gustaba una canción me la bajaba y
punto, pero si me gustaba mucho el artista y tal hacía lo
imposible por conseguir su disco, aunque lo tuviera descargado. Me
parecía lo correcto y lo más justo. Y no veáis a
veces lo que me ha costado conseguir un disco, porque encima claro,
uno tiene sus gustos y no suelen estar en el top 10 de ventas. Me he
recorrido montón de tiendas, he hecho viajes al pueblo del
lado para visitar una tienda de discos en concreto e incluso los he
llegado a pedir a través de amazon si no se distribuía
en nuestro país. Y me sentía bien haciéndolo, y
me gustaba, era parte de la experiencia de la música.

Pero, porque todo tiene un pero, a la
baja calidad del conjunto del disco, la fácil accesibilidad de
la música por el morro y el dineral que se llevaban las
discográficas se les unió un nuevo elemento, la lucha
por los derechos de autor. De la noche a la mañana, los
artistas que conocía de toda la vida me estaban llamando
ladrón a la cara. Sí, yo descargaba música,
¡pero también me la compraba! Y encima se inventaron un
canon con el que me clavaban cada vez que a ellos les viniera en
gana. Me sentía insultado, maltratado y estafado en distintos
aspectos. No sufrí ningún tipo de iluminación ni
me caí de un guindo de un día para otro ,pero si poco a
poco me fue minando y haciéndome que viera con malos ojos el
comprar música. El precio de los cd fue lo que termino por
matarme, ¡18 euros por eso! Era más caro que ir al cine,
que comprarse un libro, un tebeo, y con el tiempo incluso que un dvd.
Así que un día cualquiera sin darme cuenta deje de
comprar discos. Simplemente deje de creer en ellos y me prometí
que solo lo haría en casos muy excepcionales, cuando quisiera
apoyar al autor.

La culpa no es de las nuevas
tecnologías ni de la mal llamada piratería ni de otros
tipos de coyunturas. La culpa es de la propia industria que me ha
tratado fatal como cliente y me ha hecho abandonarlos totalmente. Si
mueren no me importa, yo sé que la música vivirá
por siempre, solo que a lo mejor deja de haber multimillonarios que
no hacen otra cosa que llorar en la tele porque no les alcanza para
comprar otro ferrari. Y ese día me alegrare muchísimo.

He comprado un CD y he ido a un concierto

Puede parecer el título de post
más estúpido que hayáis leído en mucho
tiempo, pero hay que reconocer que tal como están las cosas es
un hecho histórico, al menos en mi vida. Hace muchísimos
años que no me compro un Cd, tanto que no recuerdo cuando fue
la última vez que lo hice ni que compre exactamente. Entre los
precios, el fácil acceso a la música a través de
internet y diversas movidas sgaenianas me había prometido a mi
mismo que solo compraría un disco cuando quisiera apoyar
realmente a un artista. Y alguna que otra vez estuve tentado de
hacerlo, pero entre que me costaba encontrar los discos (en el
hipercor les parecía raro que preguntara por un disco que
había salido hace seis meses, pues tranquilo majetes, a mi
mula no le parece rara esa medida del tiempo) y que no pensaba pagar
18 euros por una sola canción que merecía la pena del
disco pues no pasaba por caja. Pero el día por fin ha llegado
y mira que me ha costado decidirme. Me pase dos o tres días
por delante de la sección de música y miraba la caja
con recelo. Dicen que es como montar en bici, que nunca se olvida,
pero a mi me estaba costando lo suyo hacerlo. Pero al final lo hice,
metí el cd junto con una compra que hice de comida para
disimular y mire a otro lado cuando la cajera lo pasaba por la
maquina de rayos láser. Ha costado, pero al final ha ocurrido.

retalesdecarnaval.jpg

Hijos, sí estáis leyendo
esto cuando seáis mayores, así eran los discos que se
compraba papa. Seguramente en vuestro futuro lleno de robots y coches
voladores estas cosas ya no existen, pero que sepáis que
cuando erais pequeños me rallasteis unos cuantos. Pero bueno,
a quien le importa, ahora ira todo por el ultraeter o cualquier
invento similar.

Hablando totalmente en serio, mi
intención al comprar al disco es única y exclusivamente
para apoyar a los artistas, a los que idolatro completamente y no me
avergüenza decirlo. El problema es que seguro que entre la
comisión de la sgae, del centro comercial, del que grabo el
disco, etc, etc, de los 15€ que he apoquinado, seguramente les
llegue algo así como 50 centavos a los verdaderos artífices
de la obra. Me siento de la misma manera que si me los hubiera
encontrado en el metro cantado y les hubiera arrojado una moneda.

En cuanto a la elección del
disco, ya sé que muchos pocos de los que os pasáis
por aquí detestáis este tipo de música. Aunque
os maldiga y os desee una muerte lenta y dolorosa, saber que os
entiendo y que cada cual tiene sus gustos y todo eso tan bonito que
se dice para quedar bien cuando no te queda más remedio que
aguantarte porque te gusta lo que te gusta. El tema es que yo me
sentía mucho más cómodo cuando el grupo se comía
los mocos y era conocido por cuatro gatos. Ya, claro, seguramente les
costaba llegar a fin de mes y esas cosas tan particulares de los
músicos, pero al menos no lograban empalagar a nadie.
Últimamente he visto a gente que le daba igual este grupo pero
que a fuerza de oírlos día y noche por la radio han
terminado odiándolos, como explica este maravilloso gráfico

radiosongs.gif

Pues yo el Tenía tanto de darte
lo habré oído como 100 veces y todavía no me he
cansado. Así que supongo que seré un fan de esos de
verdad, de los que si es necesario se acuesta con la cantante si ella
se lo pide. Sacrificado que es uno.

Y como un hecho tan singular había
que celebrarlo, ¡también fui al concierto del grupo! Es
decir, pase dos veces por caja y esta vez me sentí un poco
menos estafado. Espero que disfruten de unos buenos filetes y les
llegue para un ferrari o dos, para mi se lo merecen.

Bueno, esto de ir a un concierto no es
tan algo tan peculiar como lo de comprarme un disco, porque al año
como mínimo puedo ir a dos o tres si la cosa se da bien, pero
si juntas los dos hechos en fechas tan cercanas hay que reconocer que
es una coincidencia cosmica que es posible que no se repita jamás
en mi vida. Así que regocijaros porque este es un post
cósmico.

El concierto se celebró el
pasado miércoles 12, en la sala Joy Eslava de Madrid. Habéis
leído bien. La verdad es que el hecho de que fuera esa sala en
particular estuvo a punto de hacerme desistir y que no acudiera al
concierto, ya que aquí tiene una fama de pija que tira para
atrás. Ya solo la mención del nombre de la misma hace
que se me ponga el vello de punta. Pero al final me arme de valor,
saque la entrada por internet, porque yo soy un tío moderno y
allí me plante, a hacer cola con gente que parecía
completamente normal y con la que no entable ningún tipo de
conversación no vaya a ser que quisieran demostrarme que eran
más fans que yo del grupo. Bueno, es cierto que yo no me sé
las canciones de memoria y que he escuchado el disco muy poquitas
veces pero es que… ¡los conciertos están para
disfrutarlos!

Me explico. Conozco a varias personas
que cuando van a asistir a un concierto se ponen a escuchar
compulsivamente las canciones del artista o artistas en cuestión
para luego plantarse allí y cantar las letras de memoria. Así
pasa lo que pasa, que durante cinco minutos tuve a mi espalda a una
tia que cantaba tan fuerte que no me dejaba escuchar la música
y yo no he pagado un karaoke, leñes. Bueno, pues eso, que yo
voy fatalmente preparado, sin saberme las canciones y sin tener ni
idea del orden que tienen en el disco. Dejo que me sorprendan con el
directo y tengo que reconocer que me lo paso mejor así. Si una
canción no me gusta pues no me gusta, no es un drama ni es
necesario obligarte a oírla 5 veces para que te entre.

En cuanto al concierto en sí,
estuvo espectacular, alucinante, magnifico… ¿Qué
esperáis oir de un tipo que besaría el suelo por donde
pisan estos dos? Vamos, yo ya estaba ganado con los primeros acordes
de la primera canción. Aunque para ser fiel a la verdad tengo
que reconocer que Nena Daconte suena bastante mejor en directo que en
diferido y que se nota bastante la diferencia. No es que de repente
sean un millón de veces mejores, pero sentir la música
que tocan tan de cerca te hace sentir bastante bien e incluso
relajado en esas canciones tan lentas que escuchadas en el salón
de tu casa pueden llegar a aburrir.

También tengo que reconocer que
le faltan algunas tablas al grupo, sobre todo a ella. Las partes en
las que canta maravillosas, pero las partes en las que tiene que
hablar al público son un pequeño desastre. La primera
vez que se dirigió a los asistentes dijo algo así como
que era una ocasión muy especial para ellos, que también
lo era especial para todos aquellos que les habían ayudado a
sacar el disco y entonces mirando al público dijo “y para
vosotros también sera una ocasión especial” Y
entonces puso cara de que la había cagado y se quedo un poco
compuesta sin saber que decir, seguro que pensado, pero que tontería
acabo de decir, como si supiera que piensa cada uno. Efectivamente,
era una ocasión muy especial, pero en boca de la cantante
queda raro.

De todas maneras yo me lo pase
fantásticamente, fue un poco corto, es lo que pasa cuando solo tienes dos discos. Y empezaron un poco tarde, pero que más da, yo me fui más feliz que una lombriz y
volví a casa con una sonrisa de oreja a oreja, y es que no
todos los días asiste uno al concierto de sus ídolos
más idolatrados. En fin, que así quede este post para
la posteridad, seguramente no volveréis a leer uno parecido en
vuestra vida.

The Killers

Los que llevéis tiempo siguiendo
este blog (y los que no, que ahora pongo un enlace) habréis
podido comprobar que tengo unos gustos… como llamarlo… peculiares
respecto a la música, y
eso que todavía no he contado ni la décima parte de los
grupos ochenteros que me gustan… pero a lo que iba. No tengo muchos
problemas para estar a la última en cine o cómics, por
ejemplo, pero cuando se trata de música estoy totalmente
perdido. ¿Cómo se enteraran los jóvenes de la
música que les gusta? ¿ Acudiendo solo a discotecas? ¿
Aún existen ese tipo de locales? Porque por radios tipo los 40
principales es imposible, ya que la mayoría de música
que ponen es mierda, siendo suave, y el resto de emisoras tampoco se
puede decir que sean muchos mejores. Ponen la música por la
que la discográfica correspondiente les ha soltado una pasta y
eso excluye a muchos grupos interesantes. El tema es que siempre me
siento el hombre desactualizado en cuanto a temas musicales y me
encuentro con muchos grupos prácticamente cuando el cantante
ya se ha dado a la heroína o el del bajo ha formado un nuevo
grupo por despecho.

thekillersdayandage.jpg

Como el título indica, este
post es The Killers, y la primera vez que lo escuche fue… ¡en
el carrusel deportivo de la Ser! Sí, sí, ese que antes
anunciaba puritos y cemento armado, el programa que entre cuña
y cuña te cuentan los resultados del fútbol. y es que
en el programa de los sábados, aprovechando que no ha empezado
la jornada, dedican la primera hora a tomarse un par de cubatas y a
hacer lo que les sale de sus reales partes, siendo el grado de
despiporre bastante grande. Entre esas cosas que hacen, se dedican a
poner la canción que más suena en los USA (nunca dicen
que criterio siguen, ¿importa?) y ya han plantado varias veces
a estos The Killers. Y la verdad es que no sonaban mal, aunque mi
cerebro era incapaz de absorber notas musicales junto con bromas
sexuales de mal gusto. Una lastima, porque tienen canciones realmente
extraordinarias.

Al menos ya tenía la mosca
detrás de la oreja y me sonaban, pero tiene cojones la cosa,
enterarse de la música que suena escuchando un programa
deportivo… La cuestión es que no me quede definitivamente
con la música del grupo hasta que vi una promoción en
la página del mundo (noticia no es, ¿no?) sobre el
último single del grupo Human, que es cojonudo.

¡Qué buenos que son! Y que
contento estoy por haberlos descubiertos de una vez por todas. Llevo
todo el día de hoy escuchando sus canciones y pasándomelo
pipa, en serio. Y ya van por el tercer disco y solo se formaron hace
6 años. Por suerte he llegado antes de la desbandada del
grupo, así que a lo mejor todavía puedo emocionarme porque han sacado nuevo disco y todo.

Take on me

Take on me, take me on

I’ll be gone

In a day or two 

Estos días me ha hecho bastante gracia
una versión que he encontrado de este vídeo, para mi el mejor de la
historia. Lo tiene todo, una técnica original, una gran historia y
una canción espectacular. La primera vez que lo vi fue amor a
primera vista y desde entonces lo habré visto una cantidad de veces
superior al millar, y no estoy exagerando. Si queréis conocer la
historia detrás del vídeo nada mejor que la wikipedia, porque hoy no nos
vamos a centrar en las palabras sino en la música.

LA COSA MÁS GRANDE QUE SE HA HECHO
JAMÁS.

Vamos con las versiones divertidas, la
primera procede de Family Guy y tiene su aquel, sobre todo cuando
Chris se pone a bailar.

No esta nada mal, pero la versión que
más me ha hecho reír es la llamada “Take on me literal”.
¿Qué querrá decir eso de literal? Echarle un vistazo porque es muy
divertido lo que han hecho estos individuos.

¡Brillante! La parte en que los
“villanos” le dicen que no tocara su marco mágico y que
donde estan metidos es desternillante. Pero la mejor frase es
“Everything’s drawn and super 80s”

Por cierto, el vídeo tuvo una especie
de secuela en otra canción del grupo, The sun always shine on tv,
que a pesar de no ser tan bueno como el anterior, tiene otra de las
canciones míticas del grupo. Que lo disfrutéis.

La Quinta Estación

Si llegas desde algún buscador, cuidado, que este no es un post de esos dedicados a decir lo maravillosos que son tus artistas favoritas. A ver si al final te vas a llevar una sorpresa.

La Quinta estación es el segundo grupo que toco en el concierto después de la carrera, y como hace tiempo les tenía gran aprecio me parece de justicia dedicarles este post.

Descubrí este grupo hará unos 4 años más o menos, cuando sacaron su segundo disco. Había una canción dentro del mismo que me gusto muchísimo y que en esos días escuche como unas cien veces. Su nombres es Daría y aquí tenéis el correspondiente vídeo.


laquintaestacionfloresdealquiler.jpgLa verdad es que hoy no me hace tanto tilín como entonces, pero me sigue pareciendo una extraordinaria canción. La cantaron en el concierto y no veas el subidón que da escucharla en vivo y en directo.
El grupo por entonces no era demasiado conocido y aunque sonaba de vez en cuando en alguna que otra radio, en España era un grupo de segunda fila. Me sorprende mucho leer en la  wikipedia que fueron disco de oro con ese album, porque intentar encontrar a alguien que conociera el grupo era prácticamente un milagro. Me acuerdo de comentar lo que estaba escuchando con compañeros de trabajo y amigos y todos desconocían dlo que les estaba comentando. Incluso buscando por internet, solo encontré páginas mexicanas, donde sí que había triunfado como se merecía. En ellas me entere que era un grupo que en Madrid no había pasado de tocar en garitos de mala muerte y que tuvieron que emigrar a Mexico donde pudieron conocer las mieles del éxito.

El tercer disco sí que ha triunfado en España y ha convertido al grupo en un éxito de masas de esos que suenan en las radios a todas horas. Curiosamente… ¡ya no me gustan! Por un lado que se hayan hecho tan famosos le quita mucho glamour al asunto y por otro sus canciones se han ido “mexicanizando”. Que no es malo, todo lo contrario, es lo que sus fans les demandan, pero a mi ese tipo de música no me termina de gustar. Escuchad una de sus canciones más famosas de este disco. (No, no me deja meterla aquí, como tampoco me gusta tampoco me voy a cortar las venas.)

Sí, esta bien pero… ¡es que me parece estar oyendo a los mariachis haciendo los coros! Vamos, que no me disgusta oirlos pero ya no despiertan la pasión de hace cuatro años, una lastima.

De todas maneras, verlos en conciertos es espectacular. Natalia, la cantante, es un animal escénico y te atrapa nada más salir al escenario con toda esa fuerza. Encima su aspecto físico ha ido evolucionando con el paso del tiempo y verla con unas medías de rejillas y un vestido cortito mientras luce una esplendida sonrisa es toda una alegría para los sentidos. Me lo pase estupendamente en el concierto, pero cuando tocan una de esas baladas lentas de las suyas me entra un bajonazo para que.

En fin, la historia de siempre, grupo que me gustaba cuando era un don nadie y grupo que me deja de gustar cuando se hace famoso. Es mi cruz.

Nena Daconte

Para quien quiera saber si los integrantes del grupo son pareja o no, mejor visiten este fenomenal artículo, el resto sigan leyendo.

La primera edición de Operación Triunfo me la trague casi de pe a pa. El casi es la parte del medio, que no suelo ver. Me interesa mucho la parte final para ver quien gana y esas cosas y el principio… para pegarme un hartón de reír. La primera expulsión de este tipo de concursos es especial ya que es una bofetada a la cara en toda regla. Después de haber pasado por una infinidad de castings y que le hayas caído estupendamente a todos los jueces, pasas una semana en la academia y casi sin haber podido demostrar de lo que eres capaz la gente ya te esta juzgando y poniéndote a caer de un burro. En mi casa la primera expulsión siempre es acompañada de gritos de “perdedor”, “fracasado”, “no vales para nada” o nuestra preferida “si los que quedan son malos, tú ya ni te cuento”…
Pero hablaba de que me trague la primera edición, ¿y la segunda? Pues bastante menos, aunque no me podía perder la primera expulsión, como no. Solo faltaba hacerse las palomitas, poner el televisión y asistir en directo a nuestro momento de humillación favorito. Vamos alla, primera expulsión del OT2, 2002.

Una tal Mai Meneses… ¡a la calle! Como siempre, algarabía y alborozo en mi casa y es que a mi estos concursos me sueltan la lengua y la mala leche y me salen por la boca todas las barbaridades que se puedan imaginar. Adiós Mai Maneses, ¡no vales para esto! Fue un placer, verte, hasta nunca… Sí, soy un capullo, lo sé.

Agosto de 2006. Hace mucho tiempo que la canción de la vuelta ciclista a España había dejado de ser un acontecimiento para convertirse en otra cosa más a la que no se prestaba mucha atención, y es que a quién se le ocurre poner la vuelta en ese mes… Una semana antes del inicio, la televisión pública empieza a pasar promos de la vuelta, y esa canción… es diferente. Y esa voz… esa voz me suena mucha… ¡yo juraria que es de OT2!


El problema es que al principio no me fije muy bien en el vídeo y pensé que tal vez podría ser  Nika, de la que ya hablare otro día, pero no, una rápida búsqueda por internet me dejo con la boca abierta: era Mai Meneses. Y sí, me acordaba quién era, pero me sorprendía totalmente que una persona a la que marcaron la palabra fracaso en la frente hubiera logrado salir adelante y marcarse una canción tan buena como esa. Pero vamos a contar que paso entre 2002 y 2006.

La primera edición de OT había resultado ser la gallina de los huevos de oro y los productores intentaron exprimirla tanto que sacaron disco de todo quisque que paso por allí. Los resultados fueron los esperados, los que tenían tirón mediático vendieron y el resto se comieron los mocos. Así que para evitarse perdidas en la segunda edición se inventaron un filtro que consistía en que todos los expulsados grabaran un single y si vendían más de 200.000 copias grababan un disco. ¡DOSCIENTA MIL! Se dice pronto, que sí, que los singles son mucho más barato que un disco entero, pero la cifra era una barbaridad. Aún así el tirón del programa era tan grande que siete de los que lo hicieron consiguieron llegar a esa cifra (sospecho que los clubs de fans tuvieron mucho que ver y que más de uno se compro dos  o tres copias). Vamos a escuchar el single de Mai Maneses, la única que se lo compuso ella misma.


A mi la verdad es que no me gusta demasiado y parece que al gran público tampoco ya que no logro el objetivo de las 200.000 copias. Otro fracaso más. Pero la vida continua y Mai estuvo en la gira que hicieron al finalizar el programa junto con el resto de concursantes. Al ser la primera expulsada no tenía la misma relación con el resto de concursantes y pasaba más tiempos con los músicos. De esta manera congenia con uno de los músicos que tocaba con ellos, Kim Fanlo y se da cuenta que tienen muchas cosas en común musicalmente. Deciden unirse y montar un grupo propio, Nena Daconte, pero la vida es dura y las puertas están cerradas por lo que se deciden por la autoedición, yo me lo guiso, yo me lo como. La pareja va haciendo bolos por distintas salas, hasta que en uno de ellos, en la Sala El Sol, unos directivos de la Universal deciden apostar por ellos. Curiosamente, no tocaron ni una letra, ni un acorde, nada. Y el resto ya es historia, un éxito absoluto. Y es lo que tiene tener una de la mejores canciones que he oído jamás en español. Oigamos entera el En que estrella estará.


No me canso de escucharla, es ESPECTACULAR. Me dan escalofríos pensar que nos hubiéramos quedado sin esta maravilla si Mai hubiera agachado la cabeza tras el desastre que supuso su participación en OT. Sí, ya sé que más atrás me habéis visto jalear su expulsión, pero es que para mi es un espectáculo televisivo lleno de karaokeros que raramente conoce lo que es el talento. Y la verdad es que razón no me falta, porque esta claro que ese programa mata al talento. Fijaros en el siguiente vídeo dentro de la academia:

¡Es Idiota! Es uno de los singles del primer disco, una canción buenísima y ahí esta, delante de las cabezas pensantes de OT que no saben ver donde esta el verdadero talento.

El pasado domingo, tras la carrera pude por fin ver realizado uno de mis sueños, que era ver al grupo en directo. Por diversas circunstancias familiares no había podido asistir a ninguno de los conciertos que hicieron en Madrid y era una espinita que tenía muy clavada muy adentro. Pero por fin lo pude ver realizado, solo que había un pequeño problema, ¡iban a presentar canciones nuevas! ¿Sabéis esa sensación de “me encanta este grupo pero su nuevo disco a lo mejor no es tan bueno y no quiero aparentar que me gusta”? Ah, y también esta lo de “a lo mejor cuando la oiga dos o tres veces me gusta de veras”. Pues eso, yo allí plantado y temiendo que pasara lo peor. Y por suerte no paso. Esta claro que las nuevas canciones me sonaban extrañas pero al menos tenían ritmo y animaban a moverse. Entre eso y el poder escuchar en vivo y en directo el Que estrella estará ya podía morir feliz…

Vamos a escuchar el primer single de su nuevo disco:


¡Maravilloso! Lo digo en serio. Curiosamente me gusto mucho más en directo, pero solo me di cuenta de eso al escucharlo en diferido… maldita sea. No tiene nada que ver la fuerza que muestra en el escenario con esa grabación de estudio y es que el sentimiento que desprende es estremecedor. No puedo esperar para acudir al siguiente concierto.

Y esta ha sido la historia de Nena Daconte. Y la que queda, larga vida para este maravilloso grupo.

nenadacontesegundodisco.jpg

Mad World



Lo del anuncio de Halo 3 de ayer me ha
recordado otro similar de otro videojuego diferente, en este caso
Gears of Wars, a disfrutarlo:

La música, que es lo que le da
verdadera entidad al vídeo, se titula Mad World, interpretada por
Gary Jules y la canto para la banda sonora de Donnie Darko.
Concretamente es la música que suena al final de la película,
cuando se revela toda la tostada (mañana proximamente haré post de la película,
para engarzar temáticas). Pero no ha sido compuesta por el señor
Jules, sino por los grandisimos Tears for Fears. Vamos a escuchar la
versión original.

¡Muchísimo mejor! Me quedo con la versión original, tiene mucho más ritmo y ese algo único de la década de los 80, ¡emoción! La canción corresponde al primer album del grupo, The Hurting, y aunque las
canciones son maravillosas, la temática es un poco agobiante, porque
trata un poco sobre las las experiencias traumáticas que te marcan
en la vida. No hay más que ver un poco la letra de este Mad World.


And I find it kind of funny
I find
it kind of sad
The dreams in which I’m dying
Are the best I’ve
ever had

Da un poco de mal rollo, ¿verdad? Su
siguiente disco ya sería un poco más alegre y arrasaría en ventas
en todos los continentes, pero eso ya es otra historia.

Preludios y Nocturnos de Chopin



Hace un tiempo, los creadores de Halo
se marcaron un spot espectacular para anunciar la tercera entrega del
título. Es espectacular y merece verse una y otra vez y sobre todo
deleitarse con la música.

Impresionante, ¿verdad? Ojala las
partidas de Warhammer fueran así de emotivas… Bueno, pues me he
acordado de este trailer porque ha aparecido una nueva versión.
Atentos, que en este se masca más aún la tragedia.

¡Dios mio! ¿Qué le van a hacer a la
pobre piñata Caballo? ¡Nooooooooooooooo!

Menudos cachondos están hechos los
aficionados de los juegos, que tienen demasiado tiempo libre para
hacer estas cosas.

La música de ambos vídeos corresponde
a Chopin… sí, ¡música clásica! Y la verdad es que es buenísima.
En concreto ,este es el preludio número 15, también llamado
Raindrops y si lo buscáis en Youtube encontrareis miles de vídeos
de gente tocando el piano. La verdad es que no sé mucho de este
tema, pero según he encontrado por la web, los preludios eran
pequeñas piezas que Chopin tocaba antes de comenzar un concierto, no
más de dos o tres, y que más tarde se recopilaron como una unidad
o un todo, a pesar de ser totalmente diferentes entre ellos. Bueno,
hay miles de páginas dedicadas a su estudio, así que si alguien
tiene curiosidad, puedes empezar por aquí.

A mi esto me ha recordado que hace un
tiempo escuche otra de las obras de Chopin, en concreto el Nocturno
en C Menor en una obra muy famosa.