El Prisionero: la aventura conversacional

En los tiempos que corren todavía hay gente que se dedica hacer locuras que al resto de la humanidad ni se nos pasarían por la cabeza. Hacer un juego basado en el Prisionero es un gran idea, una maravillosa idea, es más, ¿por qué no hay miles de juegos basados en la serie? Así que por esa parte bien, ahora viene lo complicado, un juego del Prisionero que sea una aventura conversacional… ¡para ordenadores antiguos! Eso sí que es una locura… aunque pensándolo bien, eso es algo que casa muy bien con el espíritu de la serie.

pantallaprisionerocarga
El señor Bieno 64 se ha liado la manta a la cabeza y ha llevado adelante esta locura, bendita locura.

Lo más viejos os podéis saltar esta parte. Para los más jóvenes, llega el momento abuelo cebolleta, ¿qué es una aventura conversacional? Pues un es un juego tal que así:

pantallaprisionero

solo hay texto y tienes que teclear lo que hay que hacer en plan indio. Es decir, coger chaqueta, poner chaqueta, este, sur, norte, hablar persona, etc, etc. En épocas más avanzada pusieron algún gráfico con las habitaciones… ¡pero a los más viejos del lugar nos gusta jugar así! ¡A lo duro!
Evidentemente, en el juego se nos presentan una serie de enigmas que tenemos que ir resolviendo con los diferentes objetos que van apareciendo por las distintas habitaciones. En serio, es bastante divertido y entretenido y hay que usar mucho la cabeza, pero claro, vosotros estáis acostumbrados a las cosas modernas de los móviles y así nos va.

Volviendo al tema que nos ocupa, el Prisionero, esta aventura conversacional realizada para C64 y con ports para Spectrum y Amstrad, esta muy bien conseguida y retrata bastante bien el espíritu de la serie… Esta bien, me habéis pillado, ayude un poquito con el argumento, pero no mucho, todo el trabajo duro lo ha hecho Bieno y la verdad es que me lo he pasado bastante bien el poco rato que he jugado: con los mensajes por los altavoces, por pasear por la Villa, por encontrarme con el numero 2, por el Rover… Luego ya me he cabreado un poquito, porque llevo años sin jugar a este tipo de juegos y estoy oxidadisimo y pegándome de golpes porque no puedo escapar de la Villa… porque todos sabemos que se puede escapar… ¿verdad? ¿Verdad?

En fin, ya sé que es mucho pedir, pero sí podéis bajaros el juego y pasar unos buenos ratos por la Villa. Sí, es algo que hacíamos hace más de 20 años, pero lo bien que nos lo pasábamos.

P.S. Lo de la música en C64 durante el proceso de carga es lo más. Casi lloro de la emoción.

A, B and C

Anterior Episodio: The Chimes of Big Ben

En su despacho el número 2 recibe una inquietante llamada: debe obtener resultados de una vez por todas. Es solo el tercer capítulo de la serie pero no sabemos cuanto tiempo lleva el Número 6 en la Villa. Pueden ser dos días, dos semanas o dos meses, pero sea como sea, todos los intentos por extraerle información han sido infructuosos. Esta claro que a este ritmo jamás extraerán una pizca de información valida de su prisionero y por eso es el momento de probar una táctica completamente radical: introducir falsos recuerdos en sus sueños. La idea es hacerle creer al número 6 que jamás fue secuestrado y que sigue viviendo su vida tal cual. En el sueño acudirá a una fiesta en donde se le aparecerán tres personas deseosas por comprarle todos sus secretos. De esta manera intentaran descubrir cual de esos tres sospechosos es un traidor y así poder detenerle, la clave es que el número 6 entre en tratos con uno de ellos y entonces…

abandc.jpgEste capítulo se desarrolla más en el mundo de los sueños que en la vida “real” de la Villa. A nuestro protagonista lo drogan cada noche para inducirle un estado similar al trance y a través de una extraña maquina introducen a los sospechosos en sus sueños. No hay ningún intento de escape por parte del protagonista ya que él ni siquiera es consciente que esta dentro de la Villa en sus sueños, pero cuando esta despierto se da cuenta que algo raro esta pasando ya que le aparecen unas extrañas marcas en los brazos. En ese momento es cuando empieza el juego del gato y el ratón al que la serie poco a poco nos va acostumbrado, ¿quién es el verdadero prisionero y quién tiene la sartén por el mango?

Este es un capítulo que no me apasiona especialmente, porque, aunque introduce un tema bastante novedoso para la época, como es la interacción con los sueños, se hace de una manera algo sosa y aburrida. Número 6 se mueve todo el rato dentro de una fiesta de la época, uno donde los invitados simplemente toman copas y charlas, algo muy mundano y bastante común. La parte final del capítulo es intensa y demuestra  de que pasta esta hecho el número 6, pero en general es un capítulo bastante flojo que quizá visto hace unos años era la bomba, pero hoy en día no pasa de ser algo más que correcto.

Anterior Episodio: The Chimes of Big Ben

¿Cuál ver antes, la serie original o la nueva?

Francisco, del sur de la península nos hace la siguiente pregunta:

 
“Yo nunca he visto nada de la serie original del Prisionero, ¿me recomendarías que la viera antes que esta, o me lío la manta a la cabeza y empiezo por lo más moderno, que me entrará más, y luego veo lo anterior en plan Biblioteca Marvel?”

 
La original muchacho, siempre la original. Aunque la verdad es que si empiezas por la nueva pues… esto… mejor empiezo por el principio. 

 
prisoner2009oldnew.jpg
El Prisionero tiene una extraña virtud que consiste en que los capítulos se pueden ver en cualquier orden. Quizá el primero habría que verlo antes que los demás, porque narra su llegada a la Villa, pero incluso así ni siquiera hace preocuparse por ello, ya que la entradilla te introduce perfectamente en lo que esta pasando. Puede parecer algo extraño pero incluso entre los fans más acérrimos hay grandes discusiones por determinar el orden exacto de los capítulos, como se puede ver en la lista que aparece en la wikipedia. A la derecha tenéis el orden que unos y otros consideran el correcto. Como veréis, todos coinciden en el orden el primero y los tres últimos, el resto es un baturrillo basado en pequeños y casi insignificantes detalles de continuidad. Incluso ver el último capítulo y “saber” quien es el número 1 no te destroza ninguna trama de los anteriores. Bien, pues lo mismo se puede aplicar a la nueva serie y a la mezcla de ambas. Aunque una serie desvela detalles de la otra, se pueden ver totalmente independiente o mezcladas que cada visionado sera una experiencia única. Aunque tengo que reconocer que en la nueva serie hay spoilers de la vieja, pero solo te das cuenta de ello cuando has visto las dos.

 
Aunque vista la cantidad de palos que se esta llevando la nueva serie y sobre todo el ritmo que tienen los capítulos, bastante lento y pausado, debería recomendarte nuevamente empezar por la original. Pero es que con la original… pasaba lo mismo. Hoy en día es una serie muy mitificada y de la que nadie se atreve a criticar, pero mi primer visionado de la serie fue absolutamente desesperante. Varios capítulos me resultaron una autentica tomadura de pelo que se reía aposta del espectador, otros me parecían rematadamente absurdos y unos poquitos absolutamente geniales. Tarde un tiempo en digerirla y necesite un periodo de reflexión largo para intentar entender que trataba de contar exactamente la serie. Cada día que pasa, cada visionado la serie va adquiriendo más y más profundidad y cada fotograma desvela nuevos detalles de la trama. Es posible que la serie nueva provoque las mismas reacciones (las esta provocando en mucha gente), pero en la antigua también ocurrió. En teoría iban a ser 26 episodios y se quedo en 17, la audiencia tampoco acompaño.

 
El remake tuvo unos números decentes en su estreno, pero cayo estrepitosamente (¡un 56%!) en su segundo día. Es normal leer criticas como “by the third or fourth hour, The Prisoner begins to get so monotonous and repetitive that you might start feeling like an inmate yourself.” o  “I’m all for nonlinear, challenging storytelling, but this is just a jumble and more often than not makes no sense.” Así que tu mismo si empiezas por la nueva serie. Yo sigo viéndola y disfrutándola, pero reconozco que es… durita. 

Ver la nueva serie del prisionero pierde a Pedro la cabeza

prisioneroremake.jpgMadre mía que estresante esta siendo seguir la nueva serie del Prisionero. Son solo seis capítulos pero la AMC (canal de cable americano que ha realizado la serie) esta emitiendo dos capítulos al día durante 3 días consecutivos. Y es una paranoia porque esta nueva serie ha logrado captar muchos dejes de la original y cada capítulo es intenso y lleno de detalles y diálogos que aportan mucho a la historia pero que necesitan ser meditados y reposados, como los buenos vinos. Después del tercer capítulo he tenido que frenar y mañana veré el cuarto (que es el remake de uno de mis favoritos), pero es que no puedo con este ritmo, no puedo. No entiendo exactamente que busca emitiéndoles tan rápido (¿trasmitir la misma sensación que tiene el protagonista?) pero están logrando crear un desconcierto en el espectador americano alucinante que ni entiende la serie ni sabe que es lo que esta pasando. ¡Es qué esa es la gracia! Es divertidísimo ver como algunos están planteado las mismas hipótesis que llevan años planteándose respecto al argumento de la serie y la identidad de los distintos personajes.

 
Estoy encantado con este remake y ya le ire dedicando varios post estos días, pero necesito reposarlo todo un poquito y terminar de verlo, porque están aportando una serie de puntos de vista bastante curiosos a la historia original. Es toda una declaración de principios este dialogo del tercer capítulo:

 
There is no number one. There never has been, and there never will be. The concept of the number two is an act of humility. The title reminds us all That we are all public servants, even number two. No one is number one.

 
Sí… pero no.

The chimes of Big Ben

Anteriormente : Arrival | Siguiente : A, B and C

El segundo episodio del Prisionero comienza con la entradilla ya vista en el capítulo anterior y que nos va a acompañar en cada capítulo de la serie. De esta manera es posible coger cualquier capítulo independientemente y disfrutarlo sin tener ningún conocimiento de lo que ha pasado en este momento, aunque, ¿dónde esta la gracia en eso?

 
En the chimes of Big Ben han pasado varios meses desde el secuestro de Numero Seis (según se menciona en un dialogo del capítulo) y Numero 6 parece perfectamente integrando en la Villa, departiendo con los lugareños y conociendo todas las costumbres locales. Sigue teniendo en mente escapar a toda costa, pero se ha dado cuenta que la rebeldía constante no conduce a ninguna parte. Tiene que reunir toda la información posible y esperar al momento oportuno antes de intentar la siguiente fuga, y la oportunidad se le presentara pronto. 

 
Llega una nueva habitante a la Villa. Se le asigna la denominación de número 8, pero al igual que nuestro protagonista no esta nada de acuerdo con que se le trate de tal manera: “I’m no Number Eight, or Number anything else!” Su nombre real es Nadia y su único pecado por el que fue traida a este lugar es el de haber dimitido, una historia que ya nos suena conocida. Pero Nadia tiene una valiosa información, sabe exactamente donde esta la Villa y esa es la información que necesita el número 6 para escapar de allí, ya que sabiendo a donde llego es posible saber como regresar. No es de extraña que ambos entablen una relación bastante estrecha y que empiece a trazar su plan de escape. 

 
chimesofbigben2.jpgEn la Villa se celebra una exhibición de arte en la que pueden participar todos los habitantes de la misma. El número 2 quiere que el número 6 participe en ella, pero este se muestra totalmente reacio a participar en este tipo de actos. Sin embargo tras conocer a Nadia cambia de opinión y se pone a tallar una extraña escultura talando los arboles de los alrededores. Es evidente que esta realizando algún tipo de pequeña embarcación, pero nadie parece darse cuenta. El día de presentación de las obras llega, y los participantes han realizado toda clase de retratos del número 2. Sin embargo nuestro protagonista ha realizado una extraña obra abstracta llamada “Escape” que se lleva el primer premio, algo que número 6 no acepta y se lo canjea a una venerable anciana de la villa por un tápiz de su excelso líder.

 
chimesofbigben1.jpgEsa misma noche, número 6 y Nadia emprenden la huida. Usando las distintas partes de la escultura, ensamblan un minibote en el que usan el tapiz como vela y que les permitirá llegar a una costa cercana en la que esperan aliados de Nadia. Un Rover intenta salirles al paso pero ya están demasiado lejos y su fuga parece segura. Una vez llegados a la playa amiga, un extraño transporte les espera: una gran caja de madera con dos grandes compartimientos en los que irán tumbados mientras son trasportados a Londres. Tras un viaje largo y pesado, Nadia no para de hacer preguntas a número 6 sobre su vida personal, llegan a la oficina de sus jefes en Londres donde los jefes de número 6 esperan que les desvele donde ha estado y porque ha desaparecido en todo ese tiempo. Justo en el momento que les va a contar el motivo real de su dimisión, suenan las campanadas del Big Ben y número 6 se da cuenta que algo no esta bien, que el número de campanadas no concuerda con las de un reloj que llevaba desde su zona de huida, en otra zona horaria. Es en ese momento cuando abre la puerta exterior del despacho y… se ve la Villa.  Tanto Nadia como su jefe estaban en el ajo, y número 6 casi ha sido engañado, casi.
 
Y así es como el prisionero descubre que ha sido engañado. No sera la última vez, aunque en otras ocasiones, sera él quien los engañe a ellos. Es imposible escapar de la Villa, aunque eso no es excusa para no intentar la fuga, por mucho que logren atraparle una y otra vez.

Anteriormente : Arrival | Siguiente : A, B and C

Patrick McGoohan, be seeing you

mcgoohan.jpg

El pasado martes 13 de enero de 2009,
Patrick McGoohan fallecia a la edad de 80 años en Santa Monica,
California. Las causas de su muerte no han trascendido, más allá de
que sufría algún tipo de enfermedad. Tampoco importa, era una
persona bastante mayor y tarde o temprano le tenía que llegar, como
a todos. Siempre es triste que esto ocurra, pero la muerte es
inevitable y cuando una persona alcanza una determinada edad empiezas
a aceptar lo inevitable.

McGoohan no era una persona
excesivamente conocida en nuestro país y vagamente conocida en el mundo
entero. Fue el típico actor “británico” (nació en los
Estados Unidos pero su familia se mudo a las islas cuando era muy
pequeño) que se fue curtiendo en los teatros y que poco a poco fue
consiguiendo colar un pie aquí y otro allá hasta que se engachó en
la tele. Allí logro ir llamando la atención hasta que le ofrecieron
el primer papel por el que sería famoso, el del espia John Drake en
la serie Danger Man. Quizá a muchos no os suene porque es algo muy
del pasado, concretamente de la década de los 60, pero tuvo su
momento de gloria en Gran Bretaña y posteriormente en los USA. A ver
si os suena su sintonía.

prisionerodvd.jpg

Tras rodar los dos primeros capítulos
de la cuarta temporada, McGoohan estaba cansado de la serie y no dudo
en abandonarla, pero el productor no quería perderle y le pregunto
si quería hacer lo que fuera para el. Entonces McGoohan le contó la
historia de un agente secreto que presenta su dimisión y que era
secuestrado y llevado a una misteriosa villa. Y así es como nació
la mejor serie de la historia de la televisión y como McGoohan que
ya formaba parte del imaginario colectivo de la época se gano un
hueco en el corazón de mucha gente y en la historia. No solo
interpretaba el papel del prisionero, sino que todo sobre lo que
giraba la serie era resultado directo de sus inquietudes, de sus
ideas. No es que fuera el mejor actor para el papel, es que era
simplemente su papel, su obra. La serie tuvo una sola temporada de 17
episodios y no tuvo mucho éxito en su época, pero ha sobrevivido a
la historia y es referenciada una y otra vez en diferentes medios.

Tras el fin de la serie McGoohan
apareció en diferentes películas con más o menos fortuna (para mi
la mejor fue Estación Polar Cebra) para poco a poco ir quedando
relegado a papeles anecdóticos como el padre de Billy Zane en The
Phantom o el rey Eduardo I en Braveheart. Por ello es lo que podemos
decir que fue más un actor televisivo que en el cine quedo relegado
a un segundo plano y que obtuvo un moderado éxito en su vida. Por lo
que se ha podido leer a lo largo de su vida en diversas entrevistas,
McGoohan fue un hombre más o menos feliz en su vida que siempre hizo
lo que quiso y lo que más le motivaba. No tiene el carrerón
impresionante de otros actores pero el éxito meteórico no es todo
en la vida.

La frase de despedida que utilizaban
los habitantes de la Villa era “Be seeing you”, que puede
traducirse de muchas maneras diferentes y que jugaba con el
significado del verbo see. Nos veremos y también te estamos
vigilando, todo en una una. Señor Patrick McGoohan, be seeing you y
gracias por haber creado una cosa tan maravillosa como su Prisionero.

Arrival

Siguiente episodio: The chimes of Big Beng

La mejor manera de introducirse en el mundo del Prisionero es a través de los primeros minutos de la serie, que prácticamente sin palabras te cuenta todo lo que necesitas saber… o realmente no te cuentan nada.

Patrick McGoohan era uno de los actores más famosos y mejor pagados de la televisión gracias a Danger Man, una serie sobre un agente secreto británico. Al finalizar el rodaje del segundo episodio de la cuarta temporada, McGoohan anunció que abandonaba la serie para concentrarse en la creación de un proyecto propio. Como si existiera cierto tipo de continuidad entre series, o como si la ficción imitara la realidad, el Prisionero comienza con un agente secreto que repentinamente presenta su renuncia y abandona sus labores de espía. No sabemos que planes tenía en mente o que destino le esperaba ya que mientras esta haciendo las maletas en su cuarto, un gas misterioso entra por debajo de su puerta y le deja aturdido. Lo siguiente que vemos es como nuestro hombre despierta en un lugar extraño y desconocido, la Villa.

lavilla.jpgSus primeros intentos por intentar ubicar donde se encuentra resultan infructuosos. Los pocos lugareños que va encontrando no parecen tener mucho interés por conocer lo que existe más allá de la Villa e incluso en el colmado del pueblo, el tendero no es capaz de proporcionarle mapas cuyas únicas indicaciones del mundo exterior son “Las montañas”.

mapavilla.gif
Pero pronto tendra algunas respuestas a donde se encuentra y que hace allí. Una persona misteriosa que responde al nombre de Número 2 y que dirige la Villa, le invita a su oficina para contarle que es lo que quieren de él: información. Como ex-agente secreto, nuestro hombre tiene información muy interesante en su cabeza por la que muchos estarían dispuestos a matar y necesitan toda su colaboración. Nuestro hombre se niega a cualquier tipo de ayuda y lo único que quiere es conocer las maneras de escapar de allí. Es imposible la huida, no podrá salir de allí hasta que no colabore y entregue toda la información. Es el momento de mostrar como logran atrapar a todo aquel que intenta la fuga.

Esta bola blanca gigante que se mueve botando se llama Rover y es uno de los elementos más inquietantes y reconocibles del Prisionero. Aunque en un principio nuestro hombre intentara luchar con los Rover, no tardara mucho en convencerse que no es posible reducirlos a través de la fuerza física por lo que a partir de su primer encuentro, actuaran como guardianes de la prisión cuya mera presencia hará desistir de cualquier acción a los individuos que se encuentren en las cercanias de estos entes.

Por culpa de los Rover o por medio de otros engaños, todos los intentos de nuestro hombre por escapar de la Villa resultaran infructuosos. Incluso utilizaran a un antiguo amigo suyo, al que le hacen creer su muerte para que termine confiando en una mujer que le proporcionara un medio de escape a través del aire. Sin embargo esto terminara siendo otro engaño más utilizado para quebrantar su moral y mostrarle al que haga lo que haga no podrá escapar jamás de su prisión. Y así es como termina este primer capítulo, con un primer plano al rostro de nuestro prisionero y unos barrotes abatiéndose sobre él. No hay huida posible.

¿El nombre de nuestro protagonista? Jamás se menciona, a pesar de que en la oficina del número 2, se muestra un dossier con todos sus datos y fotografías personales. Pero en la Villa todos son nombrados de una manera especial, a través de un número. 6 es el número elegido para nuestro protagonista y por el que sera nombrado en todo momento. Aunque el número 2 es el encargado de dirigir los asuntos cotidianos de la Villa, es el número 1 quien dirige realmente todas las operaciones. ¿Quién es el número 1? ¿Qué es lo quiere del número 6?

Así comienza una de las más grandes series de la historia de la televisión. El primer capítulo narra la llegada y solo hemos podido echar un vistazo muy por encima a los misterios que encierra la Villa, que son muchos, complejos y sobre extraños. Los iremos viendo a través de los restantes 16 capítulos de la misma.


Siguiente episodio: The chimes of Big Beng