Clausurando los juegos

La ceremonia de clausura de los juegos de Londres iba a ser un espectáculo de luz, magia, musica y color. Y en la parte de la música lo clavaron, eh, todo musica, el resto… bueno, pues es el resto. La verdad es que los organizadores montaron esto más como un concierto que como una ceremonia de clausura de nada y les ha salido… pues eso, un concierto. Para los atletas allí presentes, todos los que no se habían largado aún a su casa, tuvo que ser una autentica gozada porque hubo buena musica y en buenas cantidades. Para el espectador, bueno, tuvo sus momentos, no vamos a decir que fue algo malo o aburrido, pero las expectativas creadas por la ceremonia de apertura fueron tal altas que cualquier cosa que hagan aquí nos sabe a poco. Ya paso en Pekin que hicieron una apertura más grande que la vida misma y la única manera de superarse era hacer desfilar a miles de vírgenes desnudas a lomos de unicornios. Pero no lo hicieron la clausura fue como… como… uuummm… ¿Te ha gustado? Pues uuummm, ¿vas a comerte esa última anchoa? uuummm. Vamos, que lo prefiero a que me metan astillas dentro de las uñas, pero tampoco creas que lo estoy disfrutando una barbaridad.

Lo peor, o no exactamente lo peor sino lo que dio más miedo fue la presentación de Rio 2016 que fue una cosa a medio camino entre la mística y el absurdo que nadie le quedo claro que narices era, y eso que estaban rodeados de cosas sin sentido por doquier. Además, a mi lo de que aparezca Pele me parece anticlimatico total, en el mundial de fútbol lo que quieran, pero en los juegos. Lo veo y una voz interior dentro de mi dice: lo hace por la pasta… ¡la pasta!

En fin, que este tipo de clausura fue un poco como la de Barcelona 92, que muchos vosotros no habréis visto, pero yo como ya empiezo a tener unos añitos en cada pata pues sí pude ver con mis ojitos a través de la tele. Resumiendo, un poco de folclore local, unos cuantos discursos, tres o cuatro cosas simbólicas y un concierto para que los atletas se lo pasen de lo lindo, antes de pasar su última noche loca en la villa. Sí, estoy reduciendo una barbaridad, pero es que es eso. Resumiendo, que las ceremonias de clausura no me terminan de dar ese punto agradable que me dan las ceremonias de apertura. Además, en Londres el apagado del pebetero fue un poco palla. Salen los Take That y lo apagan… ¿en serio?

Un pequeño resumen de los juegos

Las televisiones siempre hace montajes en plan melodramático para que la gente suelte la lagrimita y piense que bonito ha sido todo mientras se disponen a seguir con sus vidas. A mi esos montajes me sirven para ver si me he perdido algo realmente importante de los juegos y si es así me maldigo eternamente por haber dedicado las suficiente horas al asunto. Este año sin embargo creo que no se me ha escapado nada. Me hubiera gustado ver un poco más de todo, claro, gimnasia lo vi de pasada, esgrima muy poquito, voleibol dos o tres partidos nada más, etc, etc. Pero este año gracias a la cobertura online he podido tragármelo todo, todo y todo. Menos mal que la web tenía un montón de señales emitiendo a la vez para que trastornados  como yo pudiéramos tragarnos horas y más horas de todo. En Pekin fue mucho más complicado, debido a la diferencia horaria, había que revisar mucho material a posteriori y costaba bastante seguir la actualidad de los acontecimientos. Aquí era levantarse y enchufarse en vena, es lo que tiene estar en casi la misma zona horaria. Estoy muy contento en ese aspecto… sí, no me miréis así, es mi vida y la desperdicio como quiero.

En cuanto a los juegos en sí me han parecido unos grandísimos y maravillosos juegos. Tenía muchas reservas al principio porque Londres es una ciudad hiperpoblada y con una red de transporte bastante demencial, pero a la hora de la verdad la gente ha preferido escapar del caos dejando una ciudad casi vacía y sin más problemas de los que habitualmente tiene (trataremos este tema en un futuro post llamado Madrid 2020, ¿es posible?). Así que salvado ese escollo hay que decir que Londres es una ciudad maravillosa que se ha mostrado en todo su esplendor en todas las pruebas disputadas en sus calles. No solo hemos podido ver unas estampas preciosas sino que además hemos podido comprobar el apoyo popular que recibían todas y cada una de las pruebas. Todavía estoy alucinado de comprobar la cantidad de gente que estaba contemplado la prueba de triatlon o la maratón. Me cuesta imaginar esas multitudes en cualquier otro lugar del mundo
En el interior de los pabellones el espectáculo también era una maravilla. En la televisión casi no se ha podido ver porque pasaban directamente al inicio de las pruebas pero las presentaciones de cada competición han sido espectaculares. Musica a todo trapo, luces de neón, focos arrojando luz por todos lados, vamos, que muchas veces parecía más una fiesta rave que una prueba olímpica. Chapeau a la organización todo ese aspecto, se han volcado muchísimo en crear ambientes muy espectaculares y que invitaran tanto a la gente como a los deportistas a la diversión y el entretenimiento. Y de vez en cuando tenían detalles de mala leche, como poner el Under Pressure cuando se tiraba un siete metros en balonmano o poner el Born in the USA cuando estos ganaban una medalla (la letra de la canción no es para sentirse muy orgulloso de ser americano).

En cuanto a la parte deportiva ha habido un poco de todo pero en general todo ha respondido a las expectativas. Ha habido megaestrellas que han rendido a un nivel espectacular, como Michael Phelps o Usain Bolt, ha habido varios records del mundo en bastantes deportes, ha habido mucha emoción, un poquito de drama, grandes partidos, etc, etc. Vamos, lo que se espera de unos juegos olímpicos. Pero si quereis repasar lo que ha sido tenéis todos los post anteriores para ir echando un vistazo a lo que paso, ahora no, dentro de un tiempo, y así recordareis lo grande que fueron estos juegos.

En definitiva, han estado muy bien y yo he sido muy feliz. Ojala vosotros también lo hayáis sido.

¿Queda mucho de rollo olímpico en el blog? Pues quería escribir tres post mas: Españoles, ¿bien o mal?; Madrid 2020, ¿es posible? y tópicos sombre los juegos, este último con preguntas tan trascendentales como, ¿por qué pasamos de los juegos hasta dentro de cuatro años? Es decir, tres ladrillos más y luego volveremos a la rutina habitual del blog… la nada… no, hombre, algo escribiremos, seguro. Ah, y ya volvere a UTCON, tranquilos… ¡volvere!

Vamos echando el cierre que esto se acaba

Que relajado ha sido el día de hoy, ¿no? Es como si casi no hubiera habido pruebas, como si fuera el último de los juegos o algo así… un momento, ¡es qué lo es! Que se acaba, vamos rápido con lo que queda antes de que llegue la ceremonia de clausura.

El acontecimiento del día tanto para nosotros como para medio mundo era la final de baloncesto entre nuestro equipo y los estadounidenses. Pero antes quedaba aún otros deportes y alguna pequeña posibilidad de medalla.
Por la mañana maratón, donde aunque corrían tres españoles no teníamos ni esperanzas a diploma, como demuestras la posición número 24 de nuestro mejor corredor. La verdad es que no le he prestado mucha atención a esta prueba porque cada vez que ofrecían un plano me perdía en lo bonito que son ciertas partes de Londres… bueno, pues eso, que el maratón agua, y con ello agua en atletismo. Como de medallas no se puede hablar, hablaremos de diplomas, 4 en estos juegos frente a 11 en los anteriores. Fracaso con todas las letras.

La primera prueba en la que teniamos algo que decir era la de gimnasia rítmica donde competíamos en la final por equipos. Se aspiraba a una quinta posición como mucho porque es el techo de nuestras chicas. Sin embargo, una gran ejecución en la segunda prueba y un fallo garrafal por parte de uno de nuestros rivales abría las puertas de esperanzas al bronce. Necesitábamos otro fallo descomunal de alguno de los equipos que nos podía adelantar, algo muy complicado, pero no del todo imposible. Pero no hubo tu tía, una cosa es que fallen un poquito y otro que cometan un autentico desastre. Al final una gran cuarta plaza y a seguir trabajando para futuros campeonatos.

La oportunidad de medalla más clara del día venia en mountain bike, una extraña prueba que forma parte del programa olímpico y que consiste en eso, correr con una bici campo a través. Lo que pasa es que te ponen piedras muy gordas en medio del recorrido y si no te matas es de puro milagro. Nuestra más clara opción venia a través de José Hermida que dio la cara en todo momento en la prueba. Lucho durante muchos tramos de carrera y durante bastante tiempo estuvo en el grupo de cabeza con opciones a todo. Pero era imposible seguir el ritmo de los lideres que tiraban como mulas. El español tuvo un pequeño problema con la cadena, pero incluso sin él no creo que hubiera sido posible aspirar a mucho más de la cuarta posición lograda. Menuda vuelta final que se marcaron los dos primeros, un sprint infernal a campo a través.

Y llegamos al momento cumbre del día y casi de los deportes de equipo en los juegos: la final de baloncesto entre España y USA. Como ya he hablado largo y tendido del campeonato disputado hasta ahora por nuestra selección durante todos estos días no voy a volver más sobre el tema, quien quiera que se repase todos los posts de estos juegos. Hoy la selección española por fin ha sido la selección española que todos queremos y recordamos. Se han dejado la piel y el alma sobre la pista y han plantado cara muy dignamente a los estados unidos. He leído a gente que comenta que este ha sido mejor partido que el hace cuatro años pero yo no lo tengo nada claro, porque los dos me han parecido partidos estratosféricos. Hemos tenido a raya a los americanos en todo momento y en muchos instantes del partido se les veía con muy malas caras. Pero es que era imposible escaparse mínimamente en el marcador. Hacíamos una jugada brutal, con unos pases increíbles y una finalización fantástica y en la siguiente nos cascaban un triple como si nada. La ilusión nos ha durado tres cuartos, mientras aún teníamos opciones. En el último cuarto ya no teníamos absolutamente nada dentro, nos lo habíamos dejado todo y no teníamos energía en la reserva. Sin mucho esfuerzo se nos fueron en el marcador y ya fue imposibles alcanzarles.

Así sí. No importa que ganen o que pierdan, lo que importa es que se dejen la piel en el campo y demuestra de lo que son realmente capaces. Es para estar muy orgulloso de este último partido y muy triste por no haber sido capaz de rendir ni la mitad en todos los partidos anteriores. Esta selección es muy grande, pero hay que demostrarlo incluso cuando no tienes todas las cámaras del mundo mirándote a los ojitos.

Y se acabo. Solo queda la ceremonia de clausura, que promete ser la bomba aunque sea solo por la musica. También lo contaremos por aquí, no preocuparse. Mañana (espero) ya haré un resumen de los juegos, que veo que todo el mundo se esta lanzando a hacerlo ya y a mi me gusta al menos consultarlo con la almohada, que hoy estoy demasiado emocionado. Vamos a saborear lo poquito que nos queda, porque mañana nuestras vidas volverán a ser aburridas y monótomas.

Acelerón final a ritmo de medalla

Lo de los jamaicanos es de traca. En la pista de calentamiento se ve a Bolt haciendo el payaso con todo el que pasa por allí mientras que Blake no para de hacer eso que el llama la bestia y yo llamo el gato. El resto de corredores están extremadamente concentrados pensando en el desarrollo de la prueba y muchos ponen cara de perplejidad cuando se cruzan con estos dos. Es como si pensaran: tiene narices la cosa, yo aquí todo tenso y agobiado y estos dos de cachondeo y encima van y nos ganaran. Efectivamente, entonces van, corren la final de los 400×100 y baten el récord del mundo. Y continua su show, dan la vuelta de honor al estadio, se abrazan con la gente, hacen sus payasadas, vamos, montan un show en toda regla.
Un juez viene a pedirle a Bolt el testigo que han utilizado en la prueba y este no se lo quiere dar. Lo guardara como recuerdo, como tesoro nacional, como lo que sea, pero el juez lo quiere, lo quiere y lo quiere. Así que al final cede y se lo entrega, el reglamento establece que para homologar el récord del mundo hay que pesar el testigo (¿para qué? ¿por qué? Quien sabe). Minutos más tarde se lo devuelven, Bolt agradece y se disculpa por el mal rato que le ha hecho pasar al juez, no pasa nada.

Molan o no molan los condenados. Claro que molan.

Izaskun, la reportera de tve, entrevista al equipo jamaicano en pleno, Bolt en vez de hacer caso a las preguntas esta jugando con el radio control del cochecito encargado de llevar las pértigas, discos y pesos.
Entrega de medallas, hace una hora que se han acabado todas las competiciones del estadio pero muy pocos se han ido de vuelta a sus casas, están esperando a la ceremonia. Bolt aparece y se dirige al publico para que haga la ola. Como si fuera un director de orquesta, va girándose con todo el estadio y termina haciendo la ola. Se ríe. Es feliz.

Usain Bolt es uno de los más grandes corredores que ha dado la historia. También es todo un espectáculo. El mundo del deporte necesita un poco de ambos. También necesitamos más equipos como los jamaicanos. Como se lo pasan los tios.

Temprano empezaba el día para nuestros deportistas con las pruebas de piragüismos. Teníamos participación en tres de las finales y alguna de las medallas tenía que caer de nuestro lado porque teníamos posibilidades en todas. El primero en abrir el fuego era Saul Craviotto, medallista de oro hace 4 años en dúo. En esta ocasión era en 200 metros, una prueba muy rápida y explosiva que es una especie de 100 metros lisos de atletismo pero en piraguas. Saul ha salido muy rápido pero había un británico que era una autentica bestia imposible de batir. Por suerte, solo ese pudo acaba delante de Saul, por lo que conseguíamos otra medalla de plata más, la tercera de este deporte en estos juegos.
El siguiente en competir era Sete Benavides, también en la misma distancia pero en otra modalidad. Aquí ha sido imposible acercarse a los tres primeros de ninguna de las maneras y Sete ha acabado cuarto. La misma suerte ha corrido Teresa Portela, solo que aquí corría contra las mejores del mundo y no se esperaba ni que hiciera quinta, por lo que la cuarta plaza ha sido un gran puesto.
Resumiendo en cifras el piragüismo en los juegos: 3 medallas, 5 diplomas. 8 deportistas, 100% de botín olímpico, otro federación que parece saber lo que hace.

La siguiente emoción del día venia en la vela. El equipo formado por Tamara Echegoyen, Angela Pumariega, y Sofia Toro competían contra una embarcación de Australia por el oro en su categoría, la clase Elliot de 6 metros. Es una competición donde se navega uno contra uno, en barcos tripulados por tres mujeres que miden 6 metros de largo (¿se entiende? creo que esa fase necesita mejores signos de puntuación, pero lo voy a dejar así). Es al mejor de 5 regatas por lo que ganar 3 basta.
La primera y segunda regatas transcurrieron sin ningún acontecimiento digno de mención, en la primera España tomo la cabeza muy pronto y gano y en la segunda lo mismo pero al revés, así que 1-1 en el marcador. En la tercera regata sucedió un hecho dramático, las españolas iban primeras en la empopada (cuando reciben el viento de cola y se hinchan las velas al máximo)  a muy buen ritmo y de repente las australianas cogieron una velocidad endiablada que no solo las hizo adelantar a la española sino hacer peligrar su embarcación. Al intentar realizar un giro, las velas se enredan, pierden el control de la embarcación y de repente una de las tripulantes del barco ha desaparecido, la capitana. A los pocos segundos se la ve desesperada nadando para regresar al barco pero todo es un desastre. Logran controlar el barco y suben a la capitana a trancas y barrancas ante la atenta mirada de los jueces que ni se inmutan (supongo que no pueden intervenir si no existe un gran peligro). La regata esta totalmente perdida y el 2-1 sube al marcador. En la cuarta regata las australianas salen furiosas desde el principio y se hacen con una gran ventaja imposible de recortar, 2-2. En la quinta y definitiva, las embarcaciones se marcan de cerca y ninguna es capaz de distanciarse la una de la otra. En la primera boya pasan las españolas primeras pero en la empopada las australianas se acercan peligrosamente. Entonces empieza un juego estratégico entre embarcaciones que intentan cortarse el paso las unas a las otras y provocar una sanción del equipo contrario. Tras unas maniobras arriesgadisimas, las españolas logran hacer caer en la trampa a sus rivales y les meten una sanción (esto lo deciden los jueces, pero la tienes que reclamar tu agitando una banderita dentro del barco a la vez que manejas decenas de cabos), que implica tener que realizar un giro de 360 grados. Es ventaja suficiente para que nuestro equipo navegue con placidez el resto de la prueba y se haga con la victoria y la medalla de oro.
Como era una final por fin tve se digno en ofrecer la prueba completa y es una lastima, porque ojala hubiera emitido alguna más, ya que son carreras extremadamente emocionantes. Las españolas han realizado unos juegos excepcionales ya que han estado disputado regata tras regata casi todos los días. Es un oro, es lo máximo, pero se lo han merecido sin dudas, han sido las mejores de las mejores.
Un pequeño jarro de agua fría: al igual que con el windsurf, esta categoría no se disputara en los juegos de Rio. No podremos intentar revalidad dos de nuestras medallas de oro.

La siguiente disputa de metal del día era en balonmano femenino. Jugábamos por el bronce contra Corea, el equipo que nos había ganado fácilmente en el estreno y sobre la que queríamos clamar venganza. El partido estuvo muy disputado en todo momento, aunque un inquietante 6-10 a favor de las coreanas en el minuto 21 de la primera parte nos hacia temer lo peor. Una reacción extraordinaria de nuestras chicas con un parcial de 6 a 0 decantaba las cosas a nuestra favor, pero las coreanas lograban llegar al final del primer tiempo con empate a 13 en el marcador.  La segunda parte también estuvo muy igualada, concluyendo con un 24-24 en el marcador que nos llevaba a la primera prorroga. Nuevamente termina igualada, a 28 tantos. Le debemos seguir vivos a la portero suplente, Mihaela Ciobanu, que le para un 7 metros (penalty) a las coreanas. Pero también se lo debemos a la titular Silvia Navarro, que para mi es como la Casillas del balonmano. En la segunda parte, la suplente vuelve a salir en dos siete metros consecutivos que también detiene. Esta vez si lo aprovechamos, esta vez nos ponemos por delante y no dejamos que nos cojan en el marcador. Ganamos el partido y nos hacemos con el bronce… ¡nos hacemos con el bronce!
Que gran resultado para nuestras guerreras olímpicas que no se sabía exactamente que esperar de ellas. Se tenían grandes esperanzas depositadas pero la lucha por las medallas eran palabras mayores. Y ahí están, un bronce que casi sabe a oro. Y merecidisimo, que manera de disputar los partidos, de correr, de no dar un solo balón por perdido. Es de lejos el equipo que más me ha gustado de todos los nuestros y he disfrutado una barbaridad con sus partidos. Este balonmano si que resulta tremendamente entretenido, parece más ágil y dinámico que el masculino aunque sea con menos fuerza. Quizá sea por eso. Da igual, lo que importa es que han hechos unos juegos espectaculares , se han dejado el alma en el campo y han llegado mucho más lejos de lo que el más optimistas pensaba. ¡Adoro a nuestro selección de balonmano femenino!

La ultima opción de medalla del día y la gran esperanza del atletismo venía a través de Ruth Beitia. Venia de ganar el europeo y las marcas de todas las competidoras dejaban un hueco para la esperanza. Ruth es la capitana del equipo de atletismo al ser la más veterana y yo casi no recuerdo cuando empezó a competir sin mirar la wikipedia. Llevo viéndola saltar hace tantos años que para mi es una constante de cualquier campeonato y aunque le faltaba unos pocos centímetros para estar con las más grandes, siempre daba lo máximo en todas las competiciones. Solo le faltaba una medalla olímpica y hoy podía ser el día, tenía que serlo porque no parece probable que acuda a los próximos juegos.
En la pista a Ruth se la veía bien, incluso esbozaba una pequeña sonrisa antes de cada salto, ¡se la veía tan confiada! Saltaba 1,89 y 1,93 a la primera, bien. El 1,97 se le atragantaba y solo lograba superarlo en el segundo intento, surgían dudas. Pero en 2,00, Ruth hizo un salto extraordinario y lo paso a la primera. Era el salto que todos los expertos calculaban que servia para medalla. En ese momento solo quedaban 3 atletas más aparte de Ruth y era tercera.  Si la que ocupaba la cuarta posición no superaba 2,03 conseguiría la medalla. Pero por desgracia lo hizo y dejo a Ruth ante un imposible: batir su propia marca y el récord de España. Lo intento, con toda la fe del mundo, pero no fue capaz. Tampoco hubiera servido como mucho, ya que hubiera tenido que saltar 2,05 para superar a cualquiera de sus rivales, más que un imposible.
Cuarta posición, el mejor puesto de todos los atletas en estos juegos olímpicos. Se merecía medalla, por todo su esfuerzo durante todos esos años, por su entrega, por su fe, por compromiso. Pero no ha podido ser y con ella perderemos una de nuestras atletas más honestas. Una pena. Pero Ruth siempre ha sido grande y siempre lo sera, aunque no haya logrado la gloria olímpica.

Y esto se acaba gente. Yo estoy extremadamente cansado ya y tengo ganas de ver la que se supone va a ser una espectacular ceremonia de clausura. Mañana tenemos el maratón, una carrera de mountain bike donde tenemos opciones y la final de baloncesto entre España y USA, que no nos pase nada. Se acaban, no me digáis que no os lo advertí que luego lloráis… yo lo haré. 

Disparados hacía la gloria olímpica

Madre mía que día más intenso en emociones, en triunfos, en medallas y en todo. De los que te hacen sentir con el corazón desbocado en cada momento… desde el sofá de tu casa, claro. Es decir, ellos se esfuerzan físicamente y tu les complementas psíquicamente, es buen trato, ¿no?

El día empezaba muy temprano con el piragüismo, aunque bueno, no se si lo he dicho anteriormente aún pero las 9 de la mañana (10 hora española) como que temprano no es. Es de buena mañana y es un horario algo extraño para los británicos que a esa hora ya están más que desayunados… Que me desvío, que piragüismo, que teníamos tres españoles en diferentes pruebas (David Cal no, que han eliminado una de sus dos distancias): Saul Craviotto, medallista hace cuatro años aunque en otro modalidad, Sete Benavides y Teresa Portela. En sus respectivas series de calificación quedaron los tres primeros que fue como, vaya, con que fuerza empezamos la mañana. Pero en las series de semifinales volvieron a confirmar su buen estado de forma quedando en segundo posición… ¡los tres! Vamos, que calcaron su comportamiento. No sé que posibilidades exacta de medallas tenemos, pero no es descabellado pensar que algún tiene que caer. Sera mañana, tempranito y sera otra fenomenal manera de empezar el día. Sobre todo porque vamos a correr tres finales que es como algo insólito para nosotros. Que barbaridad lo que esta haciendo nuestro piragüismo en estos juegos.

Entre medias el taekwondo volvía a escena. Si ya habíamos conseguidos dos medallas como dos soles, ¿quién nos iba a decir que no podíamos con una tercera? Nicolás Garcia, en la categoría de 80 kilos comenzaba su desafío olímpico y su primer rival iba a ser un iraní doble campeón del mundo, ahí es nada. El combate comenzó inquietándonos con un un primer asalto con un 0-1 a su favor. No tardo mucho Nico en cambiar las tornas, con una buena patada a la cara. El tercer asalto también fue fácilmente dominado por nuestro representante y el pase a cuartos de final asegurado. Derrotar a todo un campeón del mundo, ¿qué nos esperaría en siguiente ronda?

Las chicas de la vela de la clase Elliot disputaban hoy la semifinal contra Rusia, un duro rival que ya las había vencido en la ronda preliminar. En la primera regata las chicas no podían hacer otra cosa que ir a rebufo de las rusas y conformarse con ir detrás boya tras boya. 0-1 para ellos. En la segunda regata (era al mejor de 5) se invirtieron totalmente las tortas y fueron ellas las que fueron chupando nuestra popa (pido perdón por estas descripciones tan burdas de algo terriblemente complejo y tan bonito como la vela) y pusimos el empate en el marcador. Y entonces los elementos decidieron abandonar a nuestra embarcación a su suerte y en el campo de regatas dejo de soplar el viento. Como el calendario olímpico va tan apretado la final se tiene que disputar mañana sí o sí y quedaban todavía por disputar tres regatas. Se daba un tiempo de margen para que volviera Eolo, pero sino la clasificación para la final era de Rusia, que había cosechado mejores resultados en la ronda de clasificación. Una decisión un tanto injusta, clasificarte sin disputar. El tiempo corría y parecía que todo estaba decidido pero la organización decidió cambiar la prueba a otro campo de regatas donde si había viento. Así que la tercera regata se disputo, pasando en cabeza Rusia por la primera boya, con 13 segundos de ventaja. Todo cambio en la segunda boya donde las españolas les distanciaban por tan solo 5 segundos. La misma distancia que en la tercera boya que aumentaron tres segundos más al pasar por la línea de llegada… ¡habíamos ganado la tercera regata! Al llegar a puerto las chicas estaban contentas pero concentradas en las dos regatas que les restaban por discutir. No, no, les dijeron, ya estáis clasificadas para la final. ¿Cómo? Sí, sí, no se van a disputar más regatas, habéis vencido y pasado a la final. Las chicas no se lo creían pero la verdad es que mañana sábado disputaremos la medalla de oro contra
Australia que también nos venció en la ronda previa como Rusia. Pero, ¿acaso no podemos ganarla?
Las regatas de esta clase son emocionantísimas, puro uno contra uno con una llegada de foto finish en la otra semifinal. Merece mucho la pena verlo.

El segundo rival de Nico en taekwondo era británico y por lo tanto contaba con todo el apoyo local. Su palmares tampoco era manco, campeón de Europa ese mismo año, por lo tanto otro duro rival. Los dos primeros asaltos estuvieron igualadisimos, 0-0 y 1-1, ninguno se imponía claramente sobre el otro. Pero nada más empezar el asalto Nico le arrea un patada en la cara a su rival que le otorgaba una gran ventaja. A partir de ahí poco fue capaz de hacer su rival que solo pudo propinar un golpe de 1 punto y que no encontró manera de atacar a nuestro representante. Paso a semifinales, que pase el siguiente.

En natación sincronizada hoy era la segunda y última rutina de la final por equipos. Partíamos en tercera posición con una clara desventaja frente a las Chinas y la medalla de plata era posible pero muy complicada. Nuestras chicas hicieron un extraño sacrificio: se cortaron sus largas caballeras (lo hizo un peluquero, no es nada dramático) para que sus cabezas pudieran llevar unos gorros especiales que formaban una única pieza con el bañador. Un gesto que demuestra que a la hora de ganar son capaces de casi cualquier cosa pero que tampoco terminamos de entender mucho aquí mi señora y yo. Por más que ella me preguntaba si no era posible nadar con los pelos de otra manera, yo no era capaz de dar una respuesta, pero que la cosa quedaba muy efectista, y en este deporte donde los jueces deciden, cualquier elemento puede suponer una centésima más o menos. Pero a lo que íbamos, la rutina les salia a las nuestras bastante bien, estupenda, maravillosa. A mi me gusto y ese es todo el juicio que puedo emitir. Lo de las chinas no me gusto demasiado, me pareció algo soso, pero tengo cero conocimientos para juzgar nada realmente (eso sí, lo de las rusas espectacular, es una gozada verlo). No sirvió de nada el esfuerzo, el corte de pelo ni el bañador de escamas, las chinas se impusieron por casi un punto de diferencia, una ventaja bastante grande. Bueno, un bronce es un estupendo resultado y un magnifico premio a todo el trabajo realizado. Que todos queríamos más por supuesto, pero lo que no puede ser, no puede ser. Dos medallas de la sincronizada supone un 100% de resultados, así que no se les puede pedir nada más. ¡Fantásticas!

El tercer rival de Nico era un italiano campeón olímpico en los juegos Pekín… parece broma, pero es en serio, rival campeón tras rival campeón. 0 – 0 en el primer asalto, ni un solo error entre ambos contendientes. Segundo asalto, Nico impacta un golpe en el cuerpo del rival a los 13 segundos del asalto, llevamos ventaja. El resto del asalto sigue la misma tónica, están muy igualados y ninguno es capaz de alcanzar a su rival. Ventaja mínima. Tercer asalto, parece que la tónica no va a cambiar y por más que lo intente el italiano la defensa española es perfecta. Pero el italiano logra hacer contacto a falta de 19 minutos para el final. Esto va a acabar en empate, pero Nico contraataca y logra un punto a falta de tres segundos. ¡Victoria y medalla segura! A la final.

Lo del baloncesto. Primero lo positivo: el resultado, hemos ganado. Perfecto. Hemos pasado a la final, medalla asegurada. Más perfecto. Objetivo conseguido.
Y ahora vamos con todo lo demás. La competición que esta realizando España en estos juegos no me ha dejado con un buen sabor de boca. En la primera mitad del partido de hoy han vuelto a realizar ese juego mediocre al que por desgracia ya nos tiene acostumbrado. Una parte culpa de los jugadores, con una puntería más allá de lo infame (7 canastas de juego en 2 cuartos, ¡7!) y otra por parte de Scariolo que muchas veces no entiendes cual es su labor en el equipo ya que ni sabe realizar cambios ni pedir tiempos muertos ni nada. Todo cambio en el segundo tiempo, donde se movió el banquillo en serio y donde jugadores condenados al ostracismo como Felipe Reyes nos sacaron las castañas del fuego. Vamos, que la victoria ha sido merecida, porque Rusia jugo de pena, pero de autentica pena. Pero eso no quiere decir que este muy contento de lo que ha pasado ni en este ni en anteriores partidos. Esta España esta de capa caída, pidiendo a gritos un cambio de ciclo. No sé si a jugadores como Navarro o Pau le quedan muchos kilómetros en el cuerpo, pero a Scariolo le quedan muchos menos, los partidos los ganan los jugadores por su cuenta y su intervención cada vez es más anecdótica. En el último europeo que ganamos paso más o menos algo parecido, España jugo mal, fatal, pero Navarro se encontró en el mejor momento de forma de su vida y decidió que el solo podía ganar el europeo, y lo gano. Pasara mucho tiempo hasta que veamos un partido tan espectacular de un solo jugador como el de semifinales de aquella competición. Así que si solo miramos el resultado, ni una pega, si miramos como se desarrollan los partidos, cuesta mucho estar contento.

Por otro lado la derrota con Brasil me sigue pareciendo algo horrible. Hoy he leído a muchos periodistas metiéndose con otros en plan “¿quién es el listo ahora? ¿veis como teníamos que haber perdido para llegar a la final?” Pues no, había otra opción, ganar a Brasil y ganar a los USA en semifinales. Pero si ya tenemos asumido que nos van a ganar sí o sí y que competimos para ser el primero de los perdedores, ¿qué más da ganar la plata o el bronce? Si vas con mentalidad perdedora lo que eres un perdedor. Además, no se puede alabar el comportamiento ejemplar de todos nuestros deportistas cuando ganan (“no solo son grandes deportistas, también son grandes personas”) y luego entrar en un juego de trampas y componendas. En la anterior Eurocopa de fútbol todo el mundo alabo que no jugáramos sucio contra Croacia para eliminar a Italia. Pero claro, porque ahí los favoritos eramos nosotros y entonces podíamos permitirnos esos lujos. Vamos a ver como ha tratado un periódico deportivo los dos temas:

Mientras que la estrella de fútbol no se mancha, la estrella de baloncesto (que también tenemos) elude a los americanos. Si es que somos de un listos. Al final mucho hincharse la boca de espíritu olímpico y a la primera que podemos nos lo pasamos por el forro. No me ha gustado nada y es la medalla que menos alegrías me va a dar. Sobre todo porque estos jugadores nos han dado unas tardes de gloria maravillosa y les debemos mucho. Pero así no, así no.

En la final de taekwondo a Nico le toco un argentino y solo era campeón de los juegos panamericanos, no parecía tanto al lado de los anteriores. Pero el argentino seguro que echo un vistazo a quién había ganado nuestro chico y dijo, ojo, que este arrea y adopto una técnica ultradefensiva a lo largo de todos los asaltos. 0-0 en el primero, 0-0 en el segundo y cuando parecía que el tercero iba a acabar de la misma manera, el argentino soltó la pierna y fue capaz de alcanzar a Nico a falta de 24 segundos del final. Era imposible remontar, la defensa argentina era perfecta. Medalla de plata… un momento, ¿para eso has estado construyendo toda esta tensión narrativa a lo largo del post? Pues sí, primero porque cuando empecé este a escribirlo todavía no había transcurrido el combate final y segundo porque una plata, al igual que un bronce, me parece tan meritorio como un oro. No podemos estar tristes por un oro arrebatado por un detalle puntual en un momento concreto, sobre todo porque no ha sido un detalle puntual. Han sido años de lucha y entrenamiento y varios combates ganados hoy. Se merece todos los honores. Al igual que los representantes de este deporte, los tres que han acudido han conseguido medalla, ¡un espectacular resultado! La federación debe estar orgullosa por las elecciones realizadas. Menudos taekwondistas que tenemos.

Y hemos llegado al final. Hoy han caído dos medallas más y hemos asegurado otras dos, haciendo un total de 15. Aquí el menda pronostico al principio de los juegos no más de 10 medallas y nuestros deportistas se están encargando de cerrarme la boca a golpe de metal. Pido disculpas por tan erróneo pronostico y me alegro un montón de haber fallado tan miserablemente. Ojala mañana sigan demostrando más y más mi equivocación. Porque tenemos piragüismo y balonmano y Ruth Beitia y la marcha y vela y digo yo que algo más tendrá que caer. Va a ser otro día de infarto. La felicidad es esto.

Chicas guerreras, velocistas celestiales

Vivir hace cuatro años la gesta de Usain Bolt en las pruebas de 100 y 200 metros lisos fue algo que parecía único e irrepetible. Un momento de esos que se te quedan grabado para toda la vida. Cuatro años después, de una manera aplastante, Usain a vuelto a hacerse con el oro en ambas categorías La superioridad con la que se ha hecho con la victoria en la carrera de hoy le sirvió para llegar bastante parado a meta y provocar una de las fotos finish más insólitas de la historia: Bolt con un dedo en la boca mandado silencio o mandado besos, lo que más le guste a cada uno. Faltan los calificativos para describir lo majestuoso que es la carrera de este hombre. Ha sido alucinante poder vivir en directo (a través de la televisión) las carreras de este hombre. Sin palabras.

Como espectacular ha sido el récord del mundo de los 800 metros, donde David Lekuta Rudisha ha hecho una gesta semejante a las de Bolt. Nada más arrancar la prueba ha decidido tirar para adelante en solitario y no podía seguirle absolutamente nadie. Con un correr limpio, sin crispación, marcando cada zancada a la perfección, ha corrido a una velocidad endiablada haciendo unos parciales espectaculares. Sin rivales, sin oposición, solo su sombra podía seguirle. El tiempo en meta 1:40.91, batiendo en una décima la marca que él mismo poseía Tan espectacular como lo realizado por Bolt, una de las mejores carreras del año.

Vamos a terreno más patrio, vuelve a ser un día prodigo en medallas. Maider Unda se ha hecho con la medalla de bronce en la categoría de 72 kilos en lucha. Y me gustaría narrar una gesta heroica, pero ya me empiezan a fallar seriamente los conocimientos. Los juegos olímpicos los componen mucha pruebas de las que como mucho dos o tres conocemos a fondo, cinco o seis más o menos de oída y una gran mayoría solo las vemos cada cuatro años. Pero existe dos o tres deportes que no hay manera de entenderlos por más que lo intente y la lucha es uno de ellos. He visto los combates de nuestra representante, he intentado entender como se adjudicaban los puntos pero no he sido capaz. Los comentaristas ayudaban a entender un poco el tema, pero había que estar todo el rato mirando fijamente el marcador para saber si ganábamos o no. Esta medalla nos ha pillado a contrapié a todos, o al menos a mi. Yo he visto a Maider luchar con todas sus fuerzas y dejárselo todo y creo que la medalla es algo merecido solo por el esfuerzo que ha realizado. Es una medallista y merece todos nuestros honores… y me da cierta vergüenza no poder hablar de este tema. Bravo Maider, eres una luchadora nata. Ha sido precioso cuando ha celebrado la victoria con los suyos, los que la apoyan realmente y la siguen durante todo el año.

La segunda medalla del día ya la teníamos agarrada desde el martes pasado porque era una final, en este caso la del waterpolo femenino contra USA. Aquí tampoco hay mucho que contar, no porque no entienda el waterpolo (para dentro y gol) sino porque la final ha durado poquísimo El primer cuarto acabo con empate 1, pero en el segundo las americanas se despegaron con un 5-2 y ya fue absolutamente imposible plantarles cara. Muy superiores en la final, ni un solo pero al 8-5 definitivo. Es una pena que no hubiera prácticamente emoción, pero no debería ser una pena la posición conseguida ya que estas chicas debutaban en unos juegos olímpicos y han dado guerra a todos sus rivales. Una plata maravillosa, ganada con mucho esfuerzo y con mucha guerra, porque nuestras chicas son guerreras…

¿Y qué le ha pasado a la otra mitad de las guerreras, las del balonmano? Pues que por desgracia han perdido su semifinal contra Montenegro y tendrán que luchar por la medalla de bronce. Aquí el partido ha estado muchísimo más igualado, siempre con nuestro equipo a remolque pero igualando una y otra vez el marcador. Se intuía un final de infarto pero las montenegrinas supieron aprovechas hasta 3 palos consecutivos por nuestra parte para marcharse en el marcador y estableces una distancia cómodo que fueron administrando en los últimos minutos del partido. Nuestras chicas han corrido una barbaridad, han defendido todo lo que han podido pero las rivales eran demasiado rivales, no había maneras de pararlas se hiciera lo que se hiciera. Quizá si hubiéramos estado un poco más acertadas en defensa el resultado hubiera sido otro, pero no ha podido ser y no ha podido ser. Ahora toca luchar por el bronce contra Corea, el equipo que nos venció en nuestro debut y al que las chicas tienen muchas ganas. Se puede conseguir, se puede subir otra medalla más a nuestro casillero.

El equipo de natación sincronizada ha realizado hoy la primera parte de la prueba por equipos y han quedado en tercera posición por detrás de las chinas. A diferencia de la prueba de dúo, en esta caso la distancia es demasiado acusada, 8 décimas, todo un mundo en esta clase de pruebas, y parece casi imposible poder auparse hasta la medalla de plata. La verdad es que la diferencia entre ambos equipos parece mínima a ojos de un inexperto, así que los jueces sabrán lo que puntúan, aunque en esta ocasión no ha habido demasiada queja por las puntuaciones. Eso sí, cuando ves a Rusia si que notas una diferencia abismal con todas las competidoras y parece imposible acercarse a ellas en muchísimos años. Mañana es la rutina libre y parece casi seguro que el bronce es nuestro. Se luchara por la plata por supuesto, pero esta lejos.
Por cierto, las chicas van a realizar una cosa alucinante para la prueba, hoy se han cortado todas sus largas melenas para poder utilizar los cascos-gorros de baño que irán como integrados con el bañador. Si eso no es sacrificarse por un deporte no sé lo que es… bueno sí, la cantidad de horas que entrenan día tras día. Mucho respeto.

Y hoy ha sido un día muy flojo en cuanto al número de participantes españoles. Erika Villaecija participaba en la prueba de 10 km maratón en natación y ha acabado en una magnifica octava posición en una prueba que me parece terrorífica Una prueba en la que se tarda casi dos horas en completarla nadando rodeadas de rivales y quedar finalista es algo de mucho merito. Grande Erika.
Y en salto de altura, nuestra esperanza en atletismo, Ruth Beitia, ha superado la calificación sin problemas. El sábado veremos si esta a la altura de lo que todos esperamos… flojo juego de palabras.

Mañana nuestras chicas de sincronizada remataran la faena Las tres chicas de velas lucharan por una plaza en la final y lo del baloncesto va ser duro, muy duro y sobre todo traumático pase lo que pase. No hay sido un campeonato como en otras ocasiones y ha terminado pesando lo suyo. No tengo ni idea como vamos a poder ganar a Rusia pero tendremos que hacerlo para llegar a ese objetivo de la plata. Va a costar todo un mundo. Ah, y tenemos otro taekwondista, que si también se hace metal, redondearían su participación en los juegos.

Recuento a día de hoy: 2 oros, 7 platas y 2 bronces. Ya hemos pasado el aprobado y a ver si nos da tiempo a sacar nota. Las 14 seria una cifra bastante buena, podemos pero costara.

Sumando medallas de tres en tres

En David Cal siempre se puede confiar. Con sus cuatro medallas a las espaldas era una de nuestras opciones más claras a quedar entre los tres primeros puestos. Era complicado, muchísimo, el mismo David advertía que sus rivales eran muy duros y no iba a ser en absoluto pan comido. Quizá se estaba tapando o quizá no, quien sabe, pero nosotros seguíamos teniendo fe ciega en él. Su prueba, los 1000 metros c1, en la que había sido oro en atenas y plata en pekin, ¡tenía que conseguirlo! Y empezó la prueba y se nos vino el mundo encima. David iba atrás, muy atrás, y los lideres se le escapaban. Los pasos por los parciales eran demoledores en su contra, cada vez se hundía más y más, cada vez la distancia era más insalvable. Estaba claro que no iba a ser, que la medalla se había escapado, gracias David por todos estos años tan maravi… un momento, qué es eso que esta apareciendo en la pantalla como un rayo, ¡es David! Pero no queda casi distancia, pero como palea, con que rabia, con que fuerza. Esta adelantado a sus rivales, cuarto, tercero… ¡segundo! No da tiempo a mas, la línea de llegada aparece y faltan unos pocos metros para poder alcanzar al primero… ¡pero nuestro David es plata! Madre mía, menudo sprint final, que barbaridad de lo que es capaz este gallego en los metros finales y menuda sangre fría para aguantar en las posiciones finales y no desesperar. Que grande es, ¡qué grande!
Con esta medalla, David Cal se convierte en el deportista español con más medallas de toda la historia. Un oro y cuatro platas conforman su palmares y es el más claro ejemplo de espíritu olímpico que tenemos en nuestra selección. Gran competidor, muy humilde, muy simpático y sobre todo una gran persona. Que orgullo da tener deportistas así, que se dejan la piel en cada segundo. Maravilloso, inolvidable, único. El mejor.

Pero Cal no iba a ser nuestra única medalla de hoy. Hace unos días, en el recuento de medallas, Findol, uno de los escasos comentaristas de este blog comentaba con mucho acierto que teníamos dos muy buenas opciones en taekwondo. A mi se me escaparon completamente, cuesta estar a todo, pero por suerte hay entendidos que los tenían perfectamente localizados. Joel Gonzalez y Brigitte Yagüe han realizado una competición tremenda hasta llegar a  las finales de sus categorías. Brigitte fue dominando todos y cada uno de sus combates hasta llegar a semifinales, donde tailandesa parecía ser la horma de su zapato. A falta de un minuto para terminar el tercer y definitivo asalto, Brigitte iba perdiendo por 9 a 3 y parecía todo perdido. Pero en una remontada espectacular, nuestra campeona encadeno una serie de golpes fantásticos culminados por una patada circular espectacular. Grandiosa victoria por 10 a 9 y medalla segura. En la final sin embargo fue imposible meterle mano a la China cuya defensa rozo la perfección. No había nada que hacer, plata merecidisima y gran competición.

Joel empezó la competición un poco más apretado, llegando al último segundo del último asalto empatado a puntos con su contrincante. Momento en el que Joel soltó la pierna y dio el golpe definitivo. A partir de ahí paso a paso hacia la gloria, sin muchas dificultades. La final, espectacular con un Joel dominador de principio a fin dando una buena tunda al coreano. La espectacular patada final da cuenta de lo que el combate. Menudo pedazo de oro que se ha sacado el menda, parecía invencible… ¡es que lo es!

Otro alegría del día en realidad ha sido bastante agridulce. La selección de baloncesto se ha impuesto a Francia en su enfrentamiento de cuartos y se mete en semifinales, en las que se enfrentara a Rusia por un puesto en la final. Lo de agridulce viene por la manera de ganar el partido y por el juego desplegado por España. Nuestros jugadores están mal, están fatal. Navarro y Marc Gasol no parece que estén totalmente recuperados para jugar y el banquillo no termina de aportar todo lo que se espera de ellos. Vamos a tirones, defendemos con poca intensidad y no marcamos demasiados puntos. Scariolo es un total incógnita, solo él entiende lo que esta haciendo. Rotaciones extrañas, tiempos muertos a destiempo, estrategias que no conducen a nada… Pero entonces, ¿cómo hemos podido ganar? Porque si nosotros estábamos mal, Francia estaba mucho peor. Al principio parecía que nos iba a barrer cuando nos ganaba 22-17 en el primer cuarto. No es que estuvieron haciendo un gran partido, pero nosotros parecíamos que ni estábamos. Poco a poco la cosa se fue estabilizando hasta llegar a un apretado 53-51 en el tercer cuarto. Podía ganar cualquiera ya que los desaciertos se sucedían en ambas canastas. Pero un vistazo a las estadísticas finales lo dice todo: Francia solo anoto 6 puntos en el último cuarto. Y no porque no le dejaran tirar, que le dejaban, sino porque no eran capaces de meter uno. Y nosotros aunque juguemos mal, pues cierta calidad tenemos y hay que ser demasiado malo para no aprovechar un parcial así.
Lo peor de todo fueron los minutos finales, cuando Francia totalmente desquiciada y perdida en el marcador decide liarse a mamporros con los nuestros haciendo unas faltas que eran más intento de homicidio que otra cosa. Un mal de perder de libro… como el de nuestra selección de fútbol hace unos días… pero no vamos a remover. Lo importante es que estamos a semifinales, hemos llegado casi arrastrándonos pero hemos llegado. Ahora nos tocan los rusos, que en la fase de grupos ya nos dieron pero vieron y que nos dan miedo. Al menos si perdemos lucharemos por el bronce… contra Argentina… pavor.

No quiero olvidarme de las tres chicas que están navegando la clase Elliot en formato match race (esto es 1 contra 1, quien sea más rápido gana) y que le han endosado un 3-0 a sus rivales francesas para meterse en semifinales de su prueba donde nos espera Rusia, uno de los pocos rivales que nos arrebato la victoria en la ronda clasificatoria. Va a ser difícil, pero estas tres chicas están muy enchufadas y con buenas posibilidades de colarse en la final. La semifinal el viernes y tenemos que ir a por todas. Tiene pinta de medalla y debe ser medalla.

Vamos con lo negativo. Derrotas en waterpolo, balonmano y hockey (esta fue ayer, pero la meto hoy que era un poco raro que jugaran los días de las chicas), eliminados las tres de estos juegos. Las tres se han esforzado una barbaridad, se lo han dejado todo pero no ha sido suficiente. Puede que porque no seamos los suficientemente buenos o porque nuestros rivales tienen una gran calidad. Sea como sea, han llegado más o menos donde se esperaban, han estado vivas hasta el último minuto de sus correspondientes partidos y los resultados finales se han decidido en cuestión de pequeños detalles. Una lastima, pero este parecía ser su techo natural.

Y un apartado final para el atletismo que ayer no quiso comentar porque no quería estropear lo bonito de la jornada. Lo que están haciendo los españoles en pista parece algo dantesco. Ya ni se aspira realmente a medallas sino a llegar a una final, con eso basta. A cada momento que pasa se oye más el nombre de Ruth Beitia como la única que puede salvar este desastre de proporciones titánicas. Pero lo peor son los pasos por la zona de entrevista: no me encontré bien, vengo de una lesión, no he corrido casi pruebas, etc, etc. Vamos, llega un momento que piensas que habrá alguno que sera capaz de decir que no ha entrenado, que no estaba preparado para los juegos, que ha ido por ir… ¡y se hace realidad! “No es una decepción, no había preparado en serio estos Juegos” Tócate los… los… los esos. Son la vergüenza del deporte español, siendo suave.

Tres más tres de ayer, son seis, más de tres que llevábamos son 9, más una que llegara mañana en el waterpolo son 10. Parece complicado sacar alguna más, ¿podremos? Mañana es el día de las guerreras olímpicas.

Tres más una, el día de la gloria

Menudo décimo día de los juegos que hemos vividos. De los de no apartar ni un momento de la pantalla mientras el corazón palpita desbocado de emoción. Hoy ha sido el día más grande para la selección olímpica española, el día en que por fin hemos roto el cascarón y lo hemos dado todo. Ha sido un día único e inolvidable, un día maravilloso. Vamos allá, que hay mucho que contar.

La mañana empezaba con la prueba de triatlon. Los favoritos, los hermanos Brownlee, británicos y dos malas bestias cuyo estilo de competición consiste en atacar continuamente como si no hubiera un mañana. Por nuestra parte, Javier Gomez Noya, nuestra gran baza en los últimos años junto con Ivan Raña, ganador de infinidad de títulos y cuarto en los pasados juegos de Pekin. Esto último quizá fue lo más decepcionante de su carrera, porque a pesar de que es una posición estupenda, en aquella ocasión se esperaba un oro cantado y no fue así. Se temía que a Noya le hubiera entrado el típico miedo olímpico que atenaza a muchos atletas, que a la hora de la verdad no son capaces de dar lo mejor de si mismo. Pero hoy iba a ser otra historia. En la primera parte de la prueba, la de natación, Noya salia segundo del agua y rápidamente se cambiaba para salir primero a recorrer Hyde Park en bicicleta. Poco a poco se iban uniendo más competidores hasta formar un grupo de favoritos que tiraban fuertisimo para evitar que más componentes se unieran a la lucha de las medallas. Esa parte transcurrió a buen ritmo y que sin que nadie parecía querer arriesgarse ante lo que estaba por venir, los 10 kilómetros finales a pie. Y ese fue el momento que eligieron los hermanos para destrozar la carrera. El mayor, Alistair, se puso en cabeza, el menor seguía su estela y el resto de participantes empezaban a quedarse clavados. Todos excepto Javier, que aguantaba como un campeón su ritmo. Viendo que tenían un molesto compañero de aventuras Alistair siguió aumentado el ritmo, empezando a alcanzar una velocidad demencial para este tipo de pruebas. Tan demencial que su hermano no pudo aguantar demasiado tiempo y se queda descolgado. Solo quedaban Alistair y Javier, corriendo como si el diablo les persiguiera. Parecía que el británico podía aumentar de velocidad indefinidamente y así lo hizo, llegando un momento en que Noya no pudo más y tuvo que contentarse con seguirle a cierta distancia. No había nada que hacer, era imposible alcanzar la primera posición y la segunda era algo maravilloso para el nivel que había tenido la prueba. Alistair cruzo la linea de meta, con un tiempo de 29:07 en los últimos diez kilómetros… ¡brutal! Gomez Noya llegaba segundo y ambos caían derrumbados tras la línea de meta. El menor de los hermanos llegaba a poca distancia y los tres conformaban un podio espectacular.
Tremendamente emocionante y espectacular este triatlon, sobre todo en su parte final, con los ataques demoledores de Alistair. Una autentica gozada, una preciosidad de prueba, unos participantes de altura. Que gran medalla ha conseguido Gomez Noya, no terminaba de estar en todas las quinielas pero se ha dejado la piel como un jabato. Grandioso, muy grande. Ya lo era, pero nunca esta de más demostrarlo en un escenario olímpico.

La segunda del día era la crónica de una medalla anunciada. A Marina Alabau le bastaba con ser séptima en la medal race, disputada solo por diez participantes. Y la prueba se desarrollo con una tremenda placidez. Las rivales de la sevillana decidieron marcarse entre ellas y olvidarse de alcanzar el oro, lo que Marina aprovecho para ir escalando puestos y colocarse en cabeza de pruebas. Se la vio tan bien y tan confiada, que en la última parte se lanzó hacia la victoria y vaya que si la consiguió. Una victoria que no pareció demasiada complicada pero que hay que recordar que se fraguo en las diez regata anteriores, ya que los puntos se acumulaban para esta última. Marina ha dominado su especialidad en todo momento y nunca nadie pareció inquietarla seriamente. Desde la segunda regata ocupa la primera posición y la llevo hasta el final, hasta el oro. No es que fuera fácil, es que ella lo hizo fácil.
Esta es la primera vez que se pudo contemplar por televisión una regata entera de esta categoría ya que hasta el momento solo se habían podido ver minutos aislados. No ha sido hasta el momento en que prácticamente tenía la medalla colgada del cuello que los medios han hecho caso de esta regatista y es un poco triste ya que desde la segunda jornada de pruebas, ya se veía claro que era una aspirante a medalla. Hemos visto a Marina lo justo y todo porque su sede esta un poco lejos de la capitán inglesa. Supongo que lo mismo pasara con las tres participantes en la clase Elliot, que ahora mismo están casi clasificadas para semifinales de su prueba y no parece que vayamos a saber nada de ellas hasta el día de las medallas. En fin, un poco triste.
Por cierto, esta medalla no la podremos revalidar en los próximos juegos. La federación española de vela voto en contra de su inclusión en el programa olímpico aunque luego pidieron unas extrañas disculpas. Dicen que no es 100% seguro, pero tiene narices meter el kitesurfen unos juegos. Ya, que el windsurf es también de aquella manera, pero es que lo del kite ya es demasiado.
Merecida medalla de oro, ganada con un gran maestría demostrada de principio a fin. Lo que se llama un oro de libro.

La siguiente medalla del día vino en natación sincronizada, como estaba cantado, solo que no se sabía el color del metal. El bronce estaba más o menos asegurado y había que recortar alguna décima a las chinas para hacernos con la plata. Aunque la verdad es que por lo que se transmitía desde el mismo equipo de sincronizada la plata era imposible porque los jueces nos habían “tongado” unas décimas. Incluso la misma entrenadora de las chicas daba declaraciones a diestro y siniestro mostrando su decepción por el comportamiento de los jueces. ¿Cómo no podían ver que nosotros lo habíamos hecho mejor? ¿Cómo? La verdad es que esta situación no es nueva, hace cuatro años se repitió el mismo mantra pero esta vez contra las rusas. Nuestro ejercicio era el mejor, el más original, el más vistoso, el más trabajado, el más más y el más de los mases. ¿Cómo los jueces eran tan ciegos? Menos mal que una vez rajado todo lo que se pudo, se pusieron a trabajar seriamente en arañar esas décimas. Se trabajo mucho, se vieron vídeos, se encontraron errores, se incidió en los puntos a corregir y se noto una barbaridad en la exhibición de hoy. Por un lado las chinas no estaban tan explosivas como ayer y por el otro nosotras realizamos la rutina con una gran perfección. Andrea Fuentes y Ona Carbonell se salieron. Así sí, así sí que podemos decir de verdad que nos merecemos quedar por delante de las chinas, como así fue, medalla de plata a un trabajo excepcional.
Quizá nos vino bien el tortazo que nos dieron las chinas en la cara. Ya teníamos asumido desde antes de la competición que nos llevábamos la plata ante la distancia sideral que nos separa de las rusas. Y nos dormimos y se noto. Menos mal que nos ha dado el tiempo justo para espabilarnos y llevarnos la medalla. Lo que nos queda en esta categoría es mucho más duro, pero ya nos han mostrado el camino, ojala pueda llegar alguna más.

La medalla más uno del día es de un color desconocido. Se trata de un oro o de una plata porque estamos hablando de una final por equipos. En este caso las chicas de waterpolo femenino que en su primera participación en unos juegos están dejándonos a todos con la boca abierta. Aún no han perdido ni un partido y solo un equipo ha sido capaz de empatarnos: nuestro rival en la final, los Estados Unidos.
El partido de hoy no ha sido plácido en ningún momento pero si lo hemos dominado en todo momento. Por delante en el marcador desde el primer minuto de juego, las húngaras no han sido capaces de poder neutralizarnos en ninguna fase del partido. Aunque el resultado final es un poco apretado, 10-9, ha sido una victoria incontestable de principio a fin. Tenemos un equipo fuertisimo capaz de vencer a cualquier y lo están demostrando. La final sera el próximo jueves y aspiramos claramente a la gloria. Otra cosa sera lo que pase, pero podemos hacernos con la victoria sin ningún genero de duda. Toda nuestra confianza en este equipo que es una autentica maravilla.

Y hablando de maravillas, no nos olvidemos de las otras guerreras olímpicas, las del balonmano. Estas no han ganado medalla aún, porque estaban en cuartos, pero también han logrado una victoria magnifica ante las croatas a la que han destrozado de principio a fin. Es absolutamente alucinante ver jugar a nuestro equipo, con esa manera de correr durante todo el partido, sin parar un solo momento. No sé si tenemos el mejor equipo de las participantes o no, pero es el que más lucha sin ningún genero de duda. Aunque el balonmano no te llame mucho la atención, no te puedes perder un partido de estas chicas, son tremendamente vibrantes y llenos de acción a raudales. Jamás había visto un balonmano tan vivo como en estos juegos y me quedo con la boca abierta tras cada partido. El jueves las semifinales, y aspiran a todo. Tienen que llegar a lo más alto, porque son de lo más grande que estamos dando en estos juegos.

Han pasado otras cosas a lo largo del día, pero no quiero estropear esa sensación que tenemos ahora tan deliciosa, con el sabor del metal en nuestros paladares. Hoy España ha sido muy grande, grandisima, y nos han demostrado que si se pone lo que hay que poner se puede. Mañana hablaremos de otros aspectos más negativos de los juegos, pero hoy solo quiero fijarme en nuestros campeones. ¡Grande Javier, grande Marina, grande Andrea, grande Ona, grande equipo de waterpolo! Hoy ha sido el día más emocionante de los juegos, el día más feliz. Estos son los juegos, esto es la gloria.  

Lunes negro para el olimpismo español

En días como hoy es complicado saber por donde empezar porque mires a donde mires solo ves la nada. Todo negro, muy negro y vergonzoso, muy vergonzoso, casi para borrarse de eso de ser español. Primero la infamia del día: baloncesto.

“Si ganamos bien, si perdemos también” o frases similares se han estado oyendo durante estas últimas horas no solo por medios. Desde la federación de baloncesto o el mismo equipo se aseguraba que no, que había que ganar, que no cabía otra opción. En juego un hipotético cruce en semifinales con los USA. Ya, seguro. Pero comenzó el partido y parecía que Brasil tampoco estaba por la labor de ganarnos, así que sin demasiado esfuerzo nos pusimos por delante en el marcador. Más que un partido en serio parecía una pachanga entre amiguetes, en la que unos y otros iban metiendo canastas sin mirar demasiado al marcador. El problema es que incluso jugando así dábamos mucha pena. Defensa lamentable, ataque muy fallón, menos mal que nuestro rival tampoco se lo tomaba en serio. Pero entonces llego el último cuarto. Ganábamos de 9, teníamos el partido encarrilado y no parecía que se pudiera escapar. No por méritos nuestros, que estábamos jugando de autentica pena, sino porque nadie parecía querer ganar. Pero por imposible que pareciera podíamos jugar aún peor y el último cuarto acabo con un parcial de 16-31 a favor de los brasileños. No se si calificarlo como el cuarto más penoso de toda la historia del baloncesto español… no, porque viví en su día el angolazo y peor que aquello no existe nada. Pero es penoso, mucho más que penoso, mucho más que patético.
Supongo que estarán contentísimos, que van evitar a los USA hasta la final. El problema viene ahora en ganar los cuartos contra Francia, que ahora mismo parece como imposible, y mejor no hablemos de las semis. La palabra pena no termina de describir esta situación Vergüenza es la más adecuada. No sé como vamos a remontar esto y tampoco sé si quiero. A la mier…

Imagen insolita, una atleta española en primera posición

Atletismo. Que Marta Dominguez haya quedado duodécima en su final no es una sorpresa… espera, sí lo es, porque se le daba posibilidades de oro. No es una sorpresa para los que realmente sabían lo poco que ha entrenado este año y que viene de una lesión. Porque alguien lo tendría que saber. Pero no es un caso aislado ya que español tras español que iba pasando por los micrófonos contaba lo poco que había entrenado, como se había roto esto o aquello y que año de penurias había pasado. Son unos cuantos atletas los que han llegado a estos juegos en un estado de forma más que bajo o directamente lesionados. Es alucinante, de verdad, es imposible que ganemos absolutamente nada si hemos mandado a Londres cualquier cosa. Es un poco feo para los pocos atletas que se están esforzando de verdad, pero es que la tónica general es absolutamente vergonzosa. Pero la culpa no es de ellos, la culpa es de los que mandan y parece que les da igual que nos representen atletas cuyas declaraciones hacen pensar que estamos en los paraolimpicos.
Marta perdió dando una sensación lamentable y volvió a pasar olímpicamente de hacer ningún tipo de declaración, que en eso sí que podemos decir que es la campeona. Que pena de persona, que fue una de las más grandes de nuestro país y que cada vez nos esta decepcionando más. Eras grande, Marta, muy grande.

Natación sincronizada. Cuando Ona y Andrea aparecían por la piscina nos la prometíamos muy felices. Iban a demostrar lo buenas que eran, iban a dejar con la boca abierta a los jueces y recortarían la distancia con las chinas sin ningún genero de duda. Pero aunque hicieron un buen ejercicio no fue perfecto del todo. Faltaba algo de fuerza, algo de energía, eran las chicas de siempre pero no lo eran. Pero podíamos hacernos con esa segunda posición podíamos. Y entonces las chinas se lanzaron al agua y se acabo todo. Su ejercicio tenía la fuerza y la pasión que le faltaba al nuestro. Nos han vuelto a aventajar y con razón, su ejercicio era mejor que el nuestro. Por supuesto, muy opinable que esto es demasiado subjetivo, pero a mi me gustado más el ejercicio de las chinas.
Luego ya he visto que mucha gente se ha puesto a rajar, que que vergüenza, que esto esta amañado de antemano, que es como eurovisión que se puntúa por países… etc, etc. ¿Sería cierto? ¿Votaran siempre a los mismos países? He mirado por curiosidad como quedo cierto país en anteriores juegos olímpicos y he comprobado que fue octavo en los juegos del 2000, cuarto en 2004, segundo en 2008 y… ¿bronce en 2012? Sí, ese equipo es España y no parece que le haya afectado esa votación “amañada” en su ascensión a los primeros puestos. Eso sí, cuando llegamos arriba del todo y vimos que a las rusas ya no los ganábamos ni en cien años, empezaron las acusaciones y los lamentos. Es un deporte injusto porque no ganamos, porque cuando íbamos para arriba nos parecía lo mas justo del mundo.
Por cierto, me empieza a dar bastante pena la pobre Mengual, porque si es capaz de criticar a las participantes de esa manera en televisión, no quiero ni imaginarme como se hablarían de puertas para adentro en el equipo. A saber que clase de criticas puede haberle lanzado su entrenadora que parece bastante dura. Crueldad máxima.

Tiro al plato, sí, otra vez, en este caso masculino. JesusSerrano ha hecho una magnifica actuación y nos ha mantenido expectante. En esta ocasión, ha pasado a la final con solo 2 platos de diferencia con el primero y en posición de medalla de bronce. Pero si en mujeres ya se demostró que esto era muy difícil, en hombres es mucho peor aún ya que el índice de fallos es mucho menor. Hemos estado oscilando entre la plata y la quinta posición y al final hemos quedado quintos, lo mismo que hizo Fatima Galvez hace dos días. Bueno, ha estado muy cerca pero nos hemos quedado a las puertas. Otros juegos sera.

Por cierto, también hemos perdido en waterpolo y balonmano, era aún fase de grupos, pero la derrota del waterpolo también ha sido un poco rara… En fin, veremos que pasa en el primer cruce, a ver si vamos a estar lamentándonos por hacer la gracia.

A ver en que más hemos perdido hoy… ah sí, ciclismo en pista. Ayer hablaba de una posibilidad remota de que Leire Olabarria hiciera algo cercano a una medalla y… no, ni de lejos, no. Una actuación bastante discreta que la lleva a ocupar uno de las últimas posiciones de su prueba. Lastima.

Piragüismo. Francisco Cubelos y David Cal han pasado a las finales de sus respectivas categorías. A Francisco no le conocíamos, así que le deseamos la mejor de las suertes, pero a David si le conocemos de sobra ya que es uno de nuestros más grandes. Parece que no esta al nivel de otros años porque le ha costado bastante clasificarse para la final, pero menudo sprint que ha pegado, que emocionante ha sido verle palear con esa rabia. No sé que fuerzas tendrá ni si le darán para hacerse con medalla, pero que manera de luchar tiene el tío. Que orgulloso se siente uno al verle. Lo dicho, uno de nuestros grandes.

Bueno y mañana por fin llegan las medallas… ¡en plural! En femenino y en agua, que son las únicas medallas que estamos consiguiendo, pero llegaran. Incluso se pueden cocer unas cuantas más como la del waterpolo femenino así que… ¡mañana o nunca! O me tiro por la ventana. Y si Gómez Noya nos da la sopresa en triatlon me hace padre.

P.S. Alguno me esta preguntado como es posible seguir tantos deportes a la vez. Aquí tenéis una captura de mi pantalla en uno de los momentos más complejos del día. La página web de tve te permite hacer estas cosas, al menos en ese aspecto sí que son de diez.

El mayor espectáculo del mundo: 100 metros Bolt

Los 100 metros lisos es uno de los momentos más espectaculares de todos los juegos y posiblemente de todo el año. Ocho atletas descomunales, todos por debajo de los 10 segundos en la clasificación, reunidos en uno de los momentos más explosivos y emocionantes del año. En las primeras rondas, disputadas el sábado, todos los grandes favoritos se habían tapado, haciendo unos tiempos muy discretos y frenándose demasiado en los últimos metros. En las semifinales, disputadas esta misma tarde, las marcas ya empezaban a ser impresionantes, con tiempos por debajo del 9,90 y aún así atletas entrando andando en los metros finales. La final iba a ser espectacular y lo fue, sobre todo por una bestia llamada Usain Bolt que haciendo una salida bastante discreta ha puesto su velocidad crucero habitual y ha dejado clavado a todos sus rivales. Majestuoso, con una facilidad pasmosa, atravesó la meta con un crono de 9,65, el segundo mejor de todos los tiempos. Segundo eran Yohan Blake con una marca de 9,75 y tercero Justin Gatlin con 9,79. Unos tiempos de otro mundo, que no se esperaban hasta pasadas unas cuantas décadas. Fue un momento mágico hace cuatro años y lo ha vuelto a ser hoy. Que absoluta maravilla, que grandes son los juegos olímpicos, que grande es Usain Bolt.

Volviendo a asuntos más terrenales, toca el momento de hablar de los nuestros y de empezar a preocuparse seriamente con lo que esta pasando. 9 días de juegos y seguimos con las 3 medallas y no parece que esa cifra vaya a aumentar espectacularmente. Es posible que nos acerquemos a las 10 medallas, pero hay que hacer mucho hincapié en la palabra posible. Vamos a ir viendo donde pueden ir viniendo y que posibilidades tenemos.

– Windsurf femenino. Esta es la más clara. Marina Alabau ha realizado unas dos últimas regatas extraordinarias y ha aventajado un poco más a sus rivales. El martes se disputa la “Medal race”, que es la última carrera con las diez primeras clasificados y donde se puntúa doble: la primera 2 puntos, la segunda 4, etc, etc, hasta la ultima 20 puntos. Evidentemente, se llevan las medallas quien acumulen menos puntos en el total de todas las regatas. Marina aventaja en 14 puntos a la segunda y tercera clasificada, 15 a la cuarta. Si acaba en séptimo lugar o mejor es medalla de oro, da igual lo que hagan sus rivales. Si acaba octava, novena o décima, habría que ver que es lo que hacen los rivales y echar cuentas, muchas cuentas. Existe incluso una rocambolesca combinación que la deja sin medalla (ella última, sus tres rivales primera, segunda y tercera pero en orden inverso… una locura). No necesita arriesgar, no necesita arriesgar, simplemente quedar entre las siete primeras. Tiene que ser oro sí o sí, ha realizado unos juegos extraordinarios y seria muy injusto perderlo todo en la última regata.
También existe una modalidad de vela a la que nadie le esta haciendo ningún caso y en la que estamos en cuartos de final, la clase Elliot 6 metros, donde los enfrentamientos son directos uno contra uno. Nuestras rivales son las francesas y ya las ganamos en la fase previa, así que es posible meterse en semifinales. Tenemos opciones y podemos rascar otra medalla, aunque seguramente nos enteraremos cuando las veamos subir al podio, ya que poco caso televisivo se las esta haciendo.

– Waterpolo femenino. Hoy nos enfrentábamos en cuartos de final a las anfitrionas, la cenicienta de todas las participantes. Nos habíamos ganado tan fantástico cruce quedando primeras en nuestro grupo y hoy las chicas no han defraudado absolutamente, han jugado un partido muy serio y se han impuesto en todo momento a las británicas Al final ha sido un poco tenso, ya que llegábamos con un cómodo 5-8 al último cuarto. A falta de 2 minutos se han puesto a un solo gol y los nervios empezaban a aflorar por todos lados. Pero un gol nuestro a falta de 30 segundos ha puesto las cosas en su sitio. Estamos en semifinales y en lucha por las medallas. Nos espera un partido contra Hungria muy duro, durísimo, pero se puede ganar, no es nada imposible. Sea como sea, tienen los metales a su alcance, así que se puede. ¡Se puede!

– Balonmano femenino. Comparten con las anteriores el apodo de las guerreras olímpicas y cualquiera que vea sus partidos comprenderá inmediatamente porque. Luchan, corren y lo dan todo en los 60 minutos del partido. Imprimen un ritmo demencial en todo el partido y tienen pinta de comerse a quien les pongan por delante. Hoy han ganado a Noruega, las actuales campeonas olímpicas por 5 goles de diferencia siendo superiores en todo momento del partido. Su próximo partido ya es el de cuartos de final contra Croacia, una rival muy, muy, pero que muy chungo. Chungisimo. El próximo martes, el partido decisivo que decidirá nuestro destino. Es muy difícil, pero viéndolas jugar parece que son capaces de todo.

– Natación sincronizada. Hoy ha debutado la competición y tras la primera prueba en dúo vamos en tercera posición de la clasificación a sola una décima de las segundas, las chinas. Las rusas son inalcanzables, como siempre, pero la medalla de plata parece estar asequible, y a las malas la de bronce. Seria muy raro que aquí no cayera más de una medalla y seguramente sea el deporte que nos sirva un poco para disimular nuestros pésimos resultados. Por ahora, un buen ejercicio para empezar la competición y favoritas a las medallas. A ver si nada falla.
Inciso: en TVE han tirado de comentarista de lujo, Gemma Mengual. No le ha costado mucho ganarse bastantes menciones negativas en twitter ya que en vez de realizar una narración sencilla para que lo entendiera el espectador de lo que estaba pasando, seguía con el chip de deportista puesta. No solo ella era la única que sabia de lo que hablaba en multitud de ocasiones, sino que no se ha cortado un pelo en rajar de bastante de los ejercicios. No todas valen para la tele, por muy majas que nos parezcan y mucho que las debamos.

– Balonmano, baloncesto y waterpolo masculinos. Hoy no han jugado pero hay que mencionarlos en este repaso a posibles medallas. Son una total incógnita las dos. La primera porque no es la favorita a nada y sin embargo esta dejándose la piel en cada partido, superando rival tras rival. No se sabe como de lejos podrán llegar pero no sera por falta de esfuerzo. Pueden darnos una gran sorpresa o una triste decepción, pero lo están intentado con toda su alma y se nota. Lo mismo se puede aplicar al waterpolo, que lo están dando todo y más. Pero muy complicado lo que nos espera camino a la final.
La selección de baloncesto es aún más incógnita Era favorita a estar en la final y a intentar pintarle la cara a los Estados Unidos, pero aún no ha demostrado tener el nivel necesario para ello. En clara línea descendente desde el primer partido, no se sabe si podrán recuperar el juego que tantos títulos nos ha dado otros años. Incógnita total y absoluta, pueden llegar lejos o no, es imposible apostar sobre ellos.

– Marta Dominguez y Ruth Beitia. Marta esta en la final de los 3000 obstáculos y en circunstancias normales seria una de las favoritas. El problema es que no viene de una circunstancias nada normales y ha podido competir muy poco este año. En la prueba de clasificación se la veía dar demasiados pasitos antes de cada obstáculo y despierta muchas dudas, no parece estar tan fuerte como sus rivales. Veremos, pero chungo. Ruth Beitia por otro lado, lleva un año dando una sensación de forma estupenda y haciendo unas marcas estupendas. Viene de ganar el primer puesto en el europeo de atletismo celebrado hace un mes y la máxima favorita a la victoria no ha podido acudir a los juegos. Es el momento de Ruth, solo falta que no le traicionen los nervios.

– David Cal. No hace falta más que decir. Uno de nuestros más laureados deportistas. Contamos con él. Siempre.

– Leire Olabarria nos dio un bronce hace cuatro años en ciclismo en pista y podría pegar la campanada, aunque se antoja difícil Es una de las especialistas en su prueba, el problema es que este año su prueba no es su prueba sino una cosa llamada el Omnium que consiste en la disputa de seis pruebas diferentes. Algo así como un heptalon pero en ciclismo. A saber que puede salir de toda esto, pero seguro que al menos luchara.

Y ya no me salen más. Espero que sea simplemente por mi ignorancia y que realmente haya por dos o tres medallas más escondidas, porque como habréis leído hay muchos “es posible”, “es difícil” y “esperemos que”, por lo que llegar a esas diez medallas se antoja complicado. Pero ojala lleguemos de corazón.

Del resto del día comentar poca cosa. Tenemos dos españoles clasificados para la siguiente fase del tiro al plato, uno de ellos a solo dos platos de la primera posición, aunque en esta prueba, un plato es una distancia abismal. El lunes la siguiente fase y la final. En el maratón femenino ni bien, ni mal ni regular ni nada, porque hemos hecho unas posiciones más allá de lo discreto. En vela, quitadas las dos opciones de las que hablo más arriba, decepciones en grandes cantidades, aspirábamos a mucho más. Y en hockey, una victoria agónica en los últimos cinco minutos remontado un 1-0 adverso, que nos deja aún con posibilidades de pasar a la siguiente ronda. Pocas, pero tenemos.

Y poco más, mañana es un día extremadamente clave para saber que va a ser de nosotros. O nos vamos con buenas sensaciones y afrontamos la recta final con expectativas o empezamos a hundirnos irremediablemente El martes sera día clave, pero como salgamos mal, nos vamos directos al hoyo.

Mitad de juegos, mitad de desastre

Medios juegos, medio desastre

Hoy ha sido un día nefasto para los intereses de la delegación española. Hemos ido desastre tras desastre en un momento en que deberíamos haber adquirido una velocidad de crucero suficiente para ganar una medalla al día. No solo no hemos incrementado el medallero sino que hemos dado una imagen bastante mala en bastantes deportes. La cosa no va nada bien.

Lo del baloncesto quizá ha sido lo más frustrante de todo el día. Jugábamos contra Rusia y empezábamos muy enchufados, endosando a nuestro rival un parcial de 20-2 y dando muy buena imagen, como si hubiéramos aprendido la lección de lo ocurrido en en el anterior partido contra los británicos. Sin embargo, ese tanteo solo fue un espejismo, ya que los rusos se dieron cuenta de la táctica de España (balones interiores a Pau) y empezaron a anularlos y recortarnos la diferencia. Los rusos no hicieron nada especial, simplemente aplicarse un poco más en defensa, nosotros no tuvimos ninguna clase de respuesta a lo que estaba pasando. Cada minuto que pasaba la cosa pintaba cada vez peor, hasta que llegamos al último minuto empatados. Ahí es cuando la táctica de Scariolo no dio pie con bola, no soy capaz de describir exactamente que queríamos hacer porque fue todo rarísimo, baste decir que perdimos de manera totalmente merecida.
Durante estos días anteriores he comentado que quizá los problemas de nuestro baloncesto se debían a un problema de actitud, a que nos veíamos demasiado superiores. Hoy me he dado cuenta que el problema va más allá de la actitud, que nos falta algo de calidad en el equipo, o más concretamente que nos falta tiro exterior. También se nota una gran diferencia entre el quinteto jugador y los jugadores de banquillo, demasiada. No sé si sera fin de ciclo o no, pero esta claro que ese momento se esta acercando, Pau y Navarro no son eternos.
El problema es que ahora nos hemos metido en un lío gordo. Siendo primero evitamos el cruce con Estados Unidos en semifinales, pero siendo segundos vamos de cabeza hacía ellos. Perdiendo contra Brasil seriamos terceros y volveríamos a evitar a los USA, a riesgo de tener un rival mucho más potente en cuartos. Sin olvidarnos de lo de “perder”, que evidentemente es bastante feo, sobre todo porque llevamos unos días llenándonos la boca de espíritu olímpico. Personalmente opino que deberíamos ganar a Brasil y que sea lo que dios quiera. Si en semifinales nos crujen y tenemos que luchar por el bronce es que no nos merecíamos más. No podemos amañar un resultado por culpa de nuestra inferioridad contra los rusos, ya que en este problema nos hemos metido nosotros solos.
Pinta mal la cosa, a ver lo que ocurre el lunes, pero ya queda poco tiempo para rectificar. No hay buenas sensaciones.

Cambiamos de decepción. El dobles masculino de tenis no ha logrado hacerse con la medalla de bronce y se han quedado con un honroso cuarto puesto. Realmente Ferrer y Feliciano perdieron en el día de ayer la medalla, en ese partido tan interminable contra Tsonga y Llodra. Salieron muy tocados psicológicamente del partido y se les notaba en las declaraciones a los medios. Les preguntaban si estaban casados en lo físico y decían que no, pero que de cabeza no estaban nada bien. Seguramente el ser incapaces de hacer breaks a sus rivales tiene gran parte de culpa de toda la situación, aunque hay que recordar que estos dos tenistas no son doblistas, ni siquiera pareja habitual de dobles. La verdad es que demasiado han hecho llegado hasta donde han podido y no creo que se les pueda exigir mucho más.
Aunque en lineas generales el nivel de la “armada” tenistica no ha sido lo esperado, se corresponde mucho a la situación real del ranking ATP. Más allá de Nadal es lo que tenemos, buenos jugadores pero no lo suficiente para estar más arriba del podio. Una medalla era posible, pero necesitábamos estar en nuestro mejor momento y no ha sido así. Aprobado justito para los chicos, decepción mayúscula para las chicas, lamentable nuestra federación (por haber dejado fuera a nuestro equipo mixto).

Más decepciones, la eliminación del equipo femenino de voley playa en octavos formado por Liliana Fernandez y Elsa Baquerizo. Lo mismo que el masculino, buen juego, buenas intenciones, mucho esfuerzo, pero no parece que demos para mucho más. En un muy buen día para las nuestras podríamos haber ganado, pero demasiado bueno, porque en ningún momento hemos tenido opción de no hacer nada. Bueno, ha sido entretenido, divertido y sobre todo muy vistoso. En las tertulias radiofónicas llevan días de encendido debate sobre si esto es deporte o un espectáculo… ¿y por qué no las dos cosas a la vez? A ver si porque un deporte distinto al fútbol empiece a atraer a las masas nos vamos a rasgar las vestiduras. ¿Qué los cuerpos de las chicas influyen? Por supuesto, como en todos los ámbitos de la vida, pero que sea un deporte muy ágil, entretenido y con un alto componente festivo hace mucho también.
Como tampoco esperábamos medalla no nos vamos a rasgar las vestiduras, pero en fin, bien y poco más.

Hablando de decepciones, ¿qué tal el atletismo? No puedo decir que haya sido decepcionante porque las expectativas ya están cercanas a cero. Hemos tenido un quinto puesto en 20 km marcha masculino y un séptimo en triatlon femenino… aunque esto último no es exactamente atletismo. Tengo la impresión que este año sí va a ser necesario contar los diplomas de esta delegación y compararlos con las de la pasada para poder analizar su rendimiento. En concreto se consiguieron 11 diplomas en Pekin y aquí llevamos 2. A ver si nos acercamos, aunque va a estar complicado, porque tres de ellos fueron en el 1500.
Ah sí, Marta Dominguez ha pasado a la final de la prueba, aunque no me da buenas sensaciones. Espero equivocarme rotundamente, pero lo que ha atravesado esta chica en los últimos tiempos es algo muy complicado de superar, embarazo unido con las acusaciones de implicación en un trama de dopaje. No ha querido hacer declaraciones al terminar la prueba, cosa que me parece horrible. Debería tener un poco de consideración para quien le esta pagando su beca ADO, ya que no parece tener problemas para conceder entrevistas a medios que le han echado mierda encima (entrevista en Veo 7 -> Unidad Editorial -> Marca -> “Marta también era mentira”). Si va a culpar a los medios, allá ella, pero que lo haga con los adecuados, no con los que la apoyan, luego que no espere cariños después de ciertas cosas que no han quedado nada claras.

Para terminar con el atletismo, no me quiero imaginar la presión que estarán sufriendo los atletas. Uno de los eliminados en el 1500 tuiteto lo siguiente:

A medio camino entre el tono festivo y la decepción sufrida. El propio atleta explica lo que quería decir en su página personal, unas explicaciones bastante sinceras de lo ocurrido durante la carrera. Aunque Alvaro Rodriguez lo comenta de pasada, creo que acierta de pleno en el tema de falta apoyo económico. Lo que esta ocurriendo va más allá de dejarse la piel y tiene muy mala solución.

Por supuesto, siempre hay excepciones. Nuestro Atleta nacionalizado Ayad Lamdassem, que ha ocupado la posición 23 en los 10.000 metros ha declarado que el ha hecho mala prueba porque hace dos semanas hizo el Ramadán. Respeto totalmente sus opciones religiosas, pero debería plantearse muy seriamente si puede acudir a una prueba de alto nivel es compatible con una mala preparación física. Sobre todo cuando solo había corrido otro 10.000 en todo el año, por muy buena posición que consiguiera. Otro atleta podría haber ocupado su plaza y hacerlo mejor o simplemente dejar la plaza libre. Si esto no es turismo por Londres no se como llamarlo.

Dejamos ya atrás las malas noticias para hablar de vela… que esta siendo una decepción continua porque prometían un saco de medallas y en realidad solo tenemos dos opciones, una de ellas bastante clara. Marina Alabau sigue primera en windsurf, aunque su rival por el oro sigue recortándola distancias. El domingo puede ser matemáticamente medallista, y el color del metal no lo sabremos hasta el martes, que es cuando se disputa la carrera por las medallas entre las diez mejores. Están las cosas muy apretadas pero seguimos luchando por el oro y es posible. A ver si Marina logra dar un golpe de mano antes de la carrera definitiva.

Otra buena actuación la ha tenido Fatima Galvez en tiro al plato. En la ronda clasificatoria ha quedado sexta, empatada con otras dos rivales, por lo que ha tenido que participar en un desempate en el que ha tenido que romper hasta 12 platos seguidos en el desempate para lograr llegar a la final. Allí poco tenía que hacer ante las excepcionales tiradoras que había (la primera ha batido el record del mundo), aunque ha terminado ocupando una magnifica quinta posición. Con 25 años promete dar guerra en las próximas olimpiadas y así esperamos que sea, ha sido una gran competición muy emocionante.


Terminamos con los equipos masculinos de waterpolo y balonmano que han realizado muy buenos partidos que han acabado con victorias. Los dos van segundos de su grupo con 6 puntos tras Croacia con 8 puntos. Sí, también se da esa curiosidad en ambos grupos. Si terminamos rematando el partido que nos queda nos puede quedar un cruce fenomenal para meternos en semifinales. A ver si es posible porque están luchando de lo lindo.

Trofeo al mejor atleta olímpico de todos los tiempos

Hoy ha sido el último día de la carrera profesional de Phelps, o al menos eso dice él. Esta claro que a los siguientes juegos olímpicos no acudirá ni falta que hace, ya que ha terminado con un total de 22 medallas a lo largo de cuatro juegos. Se supone que estas eran las de su decadencia y se ha llevado 4 oros y 2 bronces… ¡bendita decadencia! Tengo que reconocer que aunque es el mejor nadador que he visto jamás su superioridad a veces me ha parecido especialmente exasperante. Releo las crónicas de hace cuatro años y comprueba que la mayoría de sus oros me parecieron bastante aburridos. Queda para la historia como uno de los más grandes de todos los tiempos, pero que grande hubiera sido un rival digno de su genio. Ahora solo le queda disfrutar de la vida, que seguro que lo hará.

Y esto más o menos ha sido todo. Mañana empezamos la natación sincronizada donde tienen que ir cayendo medallas. O mañana hay buenas noticias o esto se antoja como un gran desastre.
Por supuesto, la final de 100 metros. A las 22:50 hora española. Pecado perdérsela.

P.S. ¿Os acordáis del lío con la coreana en esgrima? Pues resulta que la Federación internacional de Esgrima ha reconocido que pudo haber algún error y le han ofrecido una medalla de “consolación”. Educamente ella les ha mandado a tomar por donde amargan los pepinos ya que estamos hablando de equiparar un medalla de chocolate a una final olímpica. Tiene mucha tela el tema, pero mucha. En fin, aquí podéis leer la noticia completa.