Un oro inesperado y otras emociones

rio-marcus_cooper_carrera

Los comentaristas de televisión española son de dos tipos: entusiastas y extremadamente entusiasmas. En piragüismo de velocidad nos toco de estos últimos así que cuando proclamaban contundentemente que Teresa Portela se iba a llevar medalla no sabias si creértelo o poner cara de incredulidad. Sobre todo cuando veías que Teresa pasaba las series en tercera y segunda posición algo apuradilla, sin dar demasiada sensación de que iba a arrasar en la final. Y no lo hizo, quedó sexta y no dio muy buenas sensaciones. Así que cuando los comentaristas empezaron a decir que ojito con una tal Marcus Cooper Walz que tenía una pinta estupenda pues no se podía hacer otra cosa que desconfiar. Menos cuando había quedado tercero tanto en la primera como en semifinales. Vale a lo mejor rasca un bronce… a looooo mejoooooorrrr….

Marcus salió completamente disparado hacía el oro. Un arranque brutal que le estaba haciendo competir con sus rivales de tu a tu. Pero el ímpetu no le duro demasiado y a los 250 metros ya se estaba quedando atrás. Apañados vamos, que aún quedan 750. Poco a poco Marcus se iba hundiendo más y más, perdiendo posiciones y distanciándose de los puestos de cabeza a pasos agigantados. El típico fracasado español, promete mucho pero a la hora de la verdad fracasa miserablemente. Pero algo paso en el paso por el 750 metros, justo cuando se disputaba la parte decisiva de la carrera. Marcus pegó un acelerón, pero uno cualquiera, sino uno descomunal. Y de repente su embarcación empezó a avanzar de una manera sorprendente porque parecía que volaba. A cada palada iba ganado posiciones y de repente estaba en el primer puesto con una superioridad aplastante. Marcus cruzó la meta en primera posición dejándonos a todos con la boca abierta. ¡Qué carrera más alucinante!

rio-marcus_cooper_oro
Por supuesto nadie contaba en absoluto con este oro, ni siquiera el propio Marcus, que pensaba que quizá dentro de cuatros años sí, pero ahora… ¡ahora era imposible! Por si alguno se lo pregunta Marcus nació en Oxford, su padre es británico y su madre alemana. Así que sí, es nacionalizado, pero la verdad es que cuesta no considerarlo un español más. Sus padres le llevaron con tres meses a Mallorca y desde entonces ha vivido toda su vida en España. Es un tipo con pinta de ser bastante simpático y que habla español mejor que muchos de nosotros así que, ¿quien somos nosotros para llamarlo nacionalizado?

rio-orlando_ortega_vallas
Ah, que también hemos ganado otra medalla, una de plata. A ver, a ver… Orlando Ortega en 110 metros valla. En su biografía pone que en los anteriores juegos participó representado a Cuba y que desertó en el mundial de Rusia del 2013. Pues… bueno, la verdad es que estos casos de nacionalización, pues pichi, picha, me dejan un poco tibio. No porque te quieras ir de tu país, que me parece bien, sino por lo rápido que nuestro gobierno nacionaliza por vía exprés a toda esta gente y se olvida de muchísimos casos más importantes y urgentes que estos. Pero en fin, es lo que tiene poner cada año menos dinero en el plan Ado, que al final tienes que abrazar con mucha fuerza todo lo que te venga de fuera.
Orlando parece un buen tío y ha demostrado de sobra que quieres ser español muy español. Nosotros por supuesto nos vamos a apuntar su medalla en el casillero y a felicitarle por su carrera. Salió un poco lento pero al final hizo una gran remontada, así que enhorabuena Orlando.

rio-orlando_ortega_plata

También debutó nuestra otra sensación en el atletismo, Bruno Hortelano. Este nació en… Australia… en fin, que lo de nacer en España es de poco español. Aunque sus padres son españoles, así que casi pata negra. Pero vamos a lo que vamos, la aspiración de Bruno es llegar a la final de los 200m y allí hacer el mejor papel posible porque lo de medallas en una prueba así es algo vetadisimo a los blancos. Hortelano hizo una primera serie sensacional batiendo el récord de España, así que perfecto por ahora. Hizo mejor tiempo que los Bolt o los Blake porque para ellos esto no era una guerra, simplemente un tramite más en su paso a la final. Para Bruno cada carrera en los juegos es una oportunidad única que tiene que aprovechar al máximo, así que esperemos que vuelva a darlo todo en las semifinales.

Vamos a los deportes de equipo, empezando por la natación sincronizada. Como ya imaginábamos que iba a pasar, ya que escalar posiciones en esta prueba es tarea casi imposible, Gemma Mengual y Ona Carbonell terminaron quintas en dúo. En esta ocasión al salir de la piscina su discursos fue muy diferente y decidieron que no merecía la pena arremeter contra los árbitros. Supongo que se habrán dado cuenta de que rajar contra quien te tiene que juzgar en competiciones venideras no es gran idea. En fin. Estuve escuchando en la radio a una experta de verdad en esta disciplina y me hizo mucha gracia todo. Lo primero fue repetir que era injusta nuestra posición y que lo habíamos todo. Luego ya aclaró que las dos primeras posiciones era algo imposible porque eran demasiado buenas. Y que la tercera plaza, la de Japón se la habían ganado porque habían hecho un ejercicio sorprendente. Así que en realidad lo injusto era no haber quedado por delante de las ucranianas que son las que entrena Ana Tarres, la enemiga jurada. Acabáramos…

La emoción por la tarde la tuvimos en balonmano y baloncesto femenino. Los dos afrontaban los temidos cuartos y luchaban por ser la primera de nuestras selecciones que superaran tan fatídica fase.
rio-espana_francia_balonmanoPrimero fueron las guerreras del balonmano contra Francia. Rápidamente empezamos a marcar distancias en el marcador gracias a una pletórica Silvia Navarro que se convirtió una vez más en el muro que lo detenía todo. Llegamos a la primera parte con un esperanzador 12-5 que fuimos dilapidando en la segunda parte hasta llegar al empate final a 23 goles. Una cosa es que Silvia lo pare todo y otra que dejemos a las francesas tirar una infinidad de veces a puerta. 14 paradas son muchas paradas, pero 38 tiros son demasiados. Así que nos fuimos a la prorroga donde las francesas aprovecharon la primera que tuvieron para ponerse por delante y hacernos ir a remolque todo el rato. A falta de 35 segundos metíamos un penalti y nos quedábamos a un solo gol. Una perdida de las francesas nos dio la ultima oportunidad de gol. A falta de 6 segundos Nerea Pena se plantó delante de la portera, estiró el brazo con una fuerza endiablada y… ¡palo! ¡Cuanta crueldad para nuestras chicas! ¡Cómo se no escapa un partido así!

rio-espana_turquia_baloncestoEn el momento que se producía el tiro al palo de Nerea, las chicas del baloncesto iban perdiendo contra Turquía. 8 puntos de diferencia a 6 minutos del final, una diferencia bastante grande y que nos hacia temer que la maldición de cuartos se iba a cumplir en todas nuestras escuadras. Pero las nuestras no se pusieron nerviosas en ningún momento, aún queda tiempo, aún queda tiempo. Así que se pusieron el mono de trabajo y poco a poco fueron recortando puntos. A falta de 1:10 llegó el empate y a falta de 36 segundos nos poníamos dos puntos por delante, ¡ya era nuestro! Pero una inoportuna perdida de balón hizo que las turcas nos volvieran a empatar a falta de tan solo 4 segundos. La siguiente jugada es mágica: Anna Cruz recibe el saque, se recorre toda la pista y cuando ve que el tiempo llega a 0 se levanta y encesta. Todo el equipo salta a celebrarlo pero ella intenta mantener la calma ya que los árbitros quieren revisar si la bola entró en tiempo. No tardan mucho en tomar la decisión: la canasta es valida. Y con ese gran momento final, la selección femenina de baloncesto se convierte en el primero de nuestros combinados en llegar a una semifinal. Esperemos que mañana los chicos no nos fallen.

rio-carolina_cuartosEn Badminton Carolina jugaba los cuartos contra una coreana y ella no podía caer en cuartos, ¡ella no! Pero Carolina tiene entre ceja y ceja la medalla de oro y se toma todos los partidos como si fuera la final más importante de su vida. Salta a la pista con una concentración y una mirada capaz de fulminar a sus contrincantes. No es por eso de extrañar que durante todo el partido la coreana tuviera una cara de miedo que no hacía mas que expresar pura desesperación ante la imposibilidad de ganarle el partido a Carolina. Nuestra campeona no la dio ninguna opción de hacerse con el título. No hubo partido tal era la superioridad de nuestra Carolina. Victoria aplastante y a las semis, que pase la siguiente que se la tiene que merendar con patatas. Nuestra Carolina es impresionante, es una de esas deportistas destinadas a marcar una época.

Así que dos medallitas más, lo que hace un total de 7. Bueno, a ver si poco a poco vamos haciendo unos números decentes y acercándonos a unos dobles dígitos. Que mínimo que 10, ¿no?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.