¿Se acabó el Mundial?

Amigo, ¿eres de esos que solo sigue a nuestros deportistas pero no a sus deportes? Pues si es así el Mundial se ha acabado para ti. Disfruta del verano y nos veremos dentro de dos años, en la Eurocopa del 2016. De la Formula 1 ni hablamos, ¿verdad?
marcaadios
¿Sigues ahí? ¿Qué me dices? ¿Qué te interesa esto del fútbol y quieres seguir viendo el Mundial? Pues enhorabuena ya somos dos. Ahora bien, le quita algo de gracia no tener a tu selección en la competición, no se vive de la misma manera, ¿no? Ha llegado el momento de buscarte a tu segunda/s selección/es. La selección postiza. ¿Por qué? Pues para vivir un poco esa emoción de seguir a otro equipo y alegrarte con sus victorias y sufrir con sus derrotas. No es que sea necesario, yo disfruto de la mayoría de los partidos sin decantarme por ninguno de los dos contendientes (mientras escribo esto estoy viendo un Uruguay – Inglaterra y lo estoy gozando), pero añadir un poco de picante al plato de vez en cuando le aporta sabor a la vida.

En mi caso mis selecciones postizas son:

Francia. Esto viene del primer mundial del que tengo recuerdos reales, México 86. Su pase por los cruces fue apasionante, fulmino a Italia 2-0, elimino a Brasil en un apasionante ronda de penaltis y cayo con Alemania en semifinales. Parecían tan favoritos como nosotros y encima pasaba las rondas de penaltis, que nosotros con Zubi como que imposible. De ese Mundial me quede con que Francia era una de las selecciones más potentes del mundo.
Pero en los años siguientes se hundió en la mierda y no fue hasta el Mundial del 98, jugado en su mismo país donde Francia me volvió a enamorar con ese Zidane que era pura magia. No solo tenían a un genio del balón sino que el resto de compañeros le echaban una casta de tres pares. Ganaron ese Mundial y ganaron la siguiente Eurocopa porque era todo un equipazo.

Y la otra selección es… ¡Italia! ¡No Pedro, no lo hagas…! ¡Italia nooooooo! Dejarme que me explique, dejarme. A ver, yo crecí con la misma Italia del catenaccio que vosotros, la que empataba todos los partidos como una perra, pero al final iba pasando rondas hasta llegar a las finales e incluso ganarlas. Me daba tanto asco como a vosotros pero me admiraba su mentalidad ganadora en contra de la nuestra, perdedora. Nunca me termino de gustar del todo, pero en la última Eurocopa, con Pirlo al frente y los díscolos Cassano y Balloteli me termino pareciendo una de las selecciones más interesantes de todo el campeonato. Esa Italia sabe jugar al fútbol y no entiende de catenaccios, se dedica a jugar la pelota y lo hace muy bien. A mi me gusta y ya esta.

Así que ya sabéis, buscaos una selección postiza o simplemente disfrutad del juego, pero que sepáis que el mundial es una cosa maravillosa llena de grandes momentos. Yo voy a seguir con ello, merece la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.