Se acabó el Mundial para España

joderchile

Bueno, realmente nos queda por jugar un partido de la fase de grupos pero tanto nosotros como nuestros rivales australianos estamos eliminados, así que más bien es el partido de la vergüenza que otra cosa. Aunque mejor utilizar esa palabra para describir el partido contra Chile, junto con humillación y bochorno. Un 0-2 totalmente merecido, ni un solo pero que poner a la victoria de Chile, han jugado mejor, han corrido mucho y se lo han merecido. Enhorabuena a los chilenos, ojala lleguen muy lejos, pero ya en el primer cruce lo van a tener muy complicado les toque con quien les toque.

España, ay España. La cosa tiene una explicación muy sencilla: no estábamos y no estábamos. No hay más. Ni teníamos piernas para correr, ni la cabeza estaba en su sitio, ni nos salían la mayoría de los pases, ni nada de nada de nada. Todos los jugadores (entrenador incluido) han estado horribles, todos, no se salva ni uno. Así es imposible ganar un partido, menos aún un Mundial. Así de simple, así de perro.

Claro, es que se veía venir… ¡mentira! Antes de jugar los partidos pensábamos (o al menos yo) que podíamos ganar los partidos e íbamos a ser otra vez campeones del mundo. Pero ha sido verlos jugar y se nos ha caído el alma a los pies. A posteriori es más fácil descubrir las posibles causas:

La falta de aclimatación. De toda la vida lo normal ha sido plantarse un mes antes o al menos quince día en el país donde se va a jugar el torneo. En esta ocasión la selección llego 4 días antes a Curitiba, que encima tenía un clima distinto a las sedes en donde íbamos a jugar. Vamos, que no nos hemos plantado allí el mismo día del partido porque la Fifa no nos deja, porque sino…

El cansancio. Los jugadores están fundidos. Pensábamos que Sergio Ramos estaba hecho un toro, pero no, que los jugadores del Atlético de Madrid estaban hechos unos portentos físicos, pero no, que los del Barcelona habían descansado y tampoco. Ha sido una temporada muy larga, pero sobre todo muy dura, en la cual tres equipos españoles se han disputado todos los títulos a muerte. Eso lo quieras o no, termina pasando factura. Pero no es solo eso, también son todos los amistosos de mierda que hemos jugado a miles de kilómetros de distancia, la confederaciones y en definitiva, el tute que se lleva pegando esta gente durante tantos años. Llevan jugando demasiados años demasiados partidos, así es imposible.

– La mentalidad ganadora. No la teníamos. Del Bosque ya lo avisó en la concentración cuando dijo que no veía el mismo brillo en los ojos de los jugadores. No creo que sea un asunto de falta de hambre, ya que aunque lo hemos ganado todo esta gente son competidores natos. Es más bien el cansancio mental de tener que ganarlo todo una y otra vez ante las circunstancias más adversas. El Mundial de Brasil era el más difícil todavía y los jugadores ya venían con la idea de que a lo mejor perdíamos. Y si empiezas a pensar que vas a perder, pues pierdes.

– La lista de 23. Ha sido un grave problema, pero no por dejar de traer a uno u a otro, no, al contrario. Creo que Del Bosque ha llevado lo mejor que teníamos. Que todos hubiéramos hecho un cambio o dos, que si Negredo, Navas o Llorente, de acuerdo, pero tengo la convicción de que no hubieran cambiado en absoluto los partidos. Cambiar dos o tres titulares no hubiera solucionado el juego lamentable de los otros ocho.
El problema es que no hay mucho más aparte de esos 23. Para mi el único que le podría haber dado un aire diferente a la selección es Thiago Alcántara, que por desgracia esta lesionado. El resto o están verdes o no llegan al nivel de los que hemos llevado.

Eso más o menos son los problemas principales. Todo desde el punto de vista de haber perdido dos partidos. Si me preguntáis antes, digo que todos están como motos, que vamos a llevarnos los partidos de calle y que somos la mejor selección del mundo. Pero es que desde dentro, desde el cariño no se pueden hacer análisis objetivos. Solo queda decir una cosa:

gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.