España must die

Es el momento. La selección española de fútbol debe caer con estrépito, humillada, masacrada por el rival.  Cuantos más goles nos caigan, mejor, cuanto más jugadores nos lesionen, mejor, cuanto más penaltis tiremos por encima del larguero, mejor. Ha llegado la hora de que la selección española fracase de una vez por todas para que así todos respiremos aliviados…

Ya, ya, que realmente queréis que España gane. Y yo hasta ahora me lo  creía. Daba igual lo que pasara, como jugáramos, como venciéramos al rival de turno, todos remábamos en la misma dirección: hacia la victoria. Todo eso ha cambiado, ganar ya no sirve. Por un lado están lo que detestan que la selección no gane todos los partidos 8-0 haciendo chilenas, tiros con efecto y goles desde el medio campo. Repiten una y otra vez que España no juega bien y culpan a Vicente del Bosque de haberles arrancando el alma. ¿Acaso Xavi juega mal? No, ese no. ¿Iniesta? Tampoco. ¿Silva? No, de maravilla. ¿Sergio Ramos? Un lujo… Y así jugador a jugador. Entonces, ¿quién juega mal? Pues… pues… ¡juegan mal, no me enredes!

Esta claro que la selección no juega como la Brasil del 70, ni Messi logra desatascar los partidos cuando el resto no sabe como meterla. Pero si esto es jugar mal es que tenemos un problema. Bueno, el problema es haber ganado los títulos que ni en nuestros sueños más húmedos pensábamos que ganaríamos. Somos así, ganar cosas nos acomoda, nos quita el hambre, empezamos a criticarlo todo y a todos, no nos gusta nada. Si hace cinco años le cuentas a cualquiera que íbamos a estar en una final de la eurocopa hubiera alucinado en colores y se hubiera ido a celebrarlo a la Cibeles. Hoy llegar a una final nos parece lo de menos, casi una ofensa, como si nos fastidiara no haber caídos eliminados. Es brutal seguir un partido por las redes sociales y ver como no hay más que critica tras critica hasta que suena el pitido final y con la victoria desaparece todos los agoreros esperando que empiecen el próximo partido.

Son solo 6 partidos. Gracias a la maravillosa planificación de nuestra federación de fútbol los jugadores casi ni se han visto las caras en la concentración previa que ni ha sido concentración ni nada. Los jugadores juegan decenas de partidos al año porque aquí a nadie le da la gana quitar amistosos absurdos, supercopas inutiles o copas del rey obsoletas. Tenemos lo que tenemos, no hay más, juegan como pueden, no hay otra manera. ¿Y eso es tan malo? Lo malo sera dentro de seis u ocho años cuando el equipo que tengamos no la toque ni la décima parte que este. Pero como habremos caído varias veces eliminados, el pase a cuartos nos sabrá a gloria.

Tanto el gobierno actual como el anterior también tienen su parte de culpa. Han elegido la celebración de los partidos como el momento idóneo para anunciar medidas que hunden en la miseria a la población. En el partido de seminifinales contra Portugal, el gobierno se quedo con todo Bankia y el ministerio de sanidad comunico su medicamentazo. Durante el partido, con un par de huevos. Con estos antecedentes es normal que uno le coja asco a la selección española y sus triunfos. Hubiera sido preferible que nos hubieran eliminado, o mejor aún, no haberse clasificado para el mundial. Pero eso es casi imposible, porque la UEFA y la FIFA ya se procuraran que las selecciones grandes pasen para su propio beneficio.

España debe perder por el bien general de todos. Lo contrario sera la pesadilla de una noche de verano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.