Tron Legacy

tron.jpgtronlegacy.jpg


Las diferencias entre los dos carteles resumen perfectamente lo que es esta nueva película. Pero es necesario hablar de ella más allá de dos imágenes en concreto. 

 
La primera Tron data de 1982 y es una película revolucionaria por sus efectos visuales. Tanto los efectos especiales como la estética de la cinta fue algo totalmente adelantado a su época y era la película que todo el mundo quería ver. Por desgracia todo lo que rodeaba estos fuegos de artificio estaba totalmente vacío por culpa de la simpleza de su guión. La novedad y la sorpresa de la primera mitad del metraje se convierte en tedio y aburrimiento según van transcurriendo los minutos. Una vez visto el interior del ordenador, las naves alienígenas, los duelos de disco y las carreras de motos se acabo lo que se daba, no hay más. El resto es una torpe historia de esclavos contra captores, un pequeño conato de amorío y un lento arrastrarse hasta las escenas finales en el mundo real. Todo lo que tiene esta película de innovador lo tiene de aburrido y el con el paso del tiempo la nostalgia ha hecho que nos olvidemos de las partes malas y nos acordemos solo de las buenas. Todo el mundo recuerda la escena de los motos, prácticamente nadie sabe contarte de que iba la película.

tronlegacymotos.jpg 
No tengo muy claro el espíritu con el que nació esta Tron Legacy aparte de aprovecharse de la ola de nostalgia que ha provocado multitud de secuelas y revivals durante estos últimos años. Una vez vista la cinta ni siquiera hay nada especialmente novedoso en el terreno de los efectos especiales como cabría esperar. Todo ha sido limpiado y remozado para que parezca más bonito y brillante, pero nada más, como si solo hubieran pasado dos o tres años en vez de casi 30. Están los mismos elementos que triunfaron en su día, los discos, las motos y como gran novedad se han inventado unas aviones, que son lo mismo que las motos pero en tres dimensiones y que tampoco despierta mayor entusiasmo. Vamos, que es todo más o menos lo mismo pero con increíbles mejoras: las motos son capaz de tomar curvas.

De todas formas sí que hay un elemento visual que pretende ser innovador y que da unos resultados bastante grimosos; el joven Jeff Bridges. Por motivos argumentales, existe una copia del personaje dentro del sistema que como es un programa no ha envejecido ni un solo segundo y para recrearlo se tira de metraje antiguo y de ordenador y el resultado no es para nada agradable. ¿En serio no había más presupuesto para este efecto? De lo peor de la cinta.

 
tronlegacywilde.jpgEl guión sufre el mismo problema de la primera cinta y es algo que le achaco directamente a la productora de la cinta: la Disney. Es simple, demasiado simple. La mayoría de las cosas ocurren porque sí e incluso hay cosas que argumentalmente da cierta vergüenza. ¿El malo supremo protegiendo el disco más importante de su mundo con solo un par de guardias? ¿En serio? Y todavía se extrañara que se lo roben. Pero es así todo el rato, estamos aquí, hay que ir allá, luego para el otro lado, todo sin mucho orden ni concierto. Pasan cosas de una manera, pero darían exactamente igual que pasaran de otra, es como esos videojuegos malos donde tienes que ir a tal mazmorra y en medio del camino tienes que ir matando bichos sin sentido. Mi momento favorito es cuando se dan cuenta que la cosa se les ha quedado tan anticuada que incluso el wifi parece algo ultramoderno y futurista en un mundo tan cerrado como es la Parrilla y que no conoce internet en los tiempos que vivimos.

 
Por lo demás, lo más destacable es en su aspecto visual, que es impecable y de una gran factura. Eso junto con su grandilocuente banda sonora da como resultado una película bastante fría y aburrida, de las que pasara al limbo de las secuelas sin pena ni gloria. Para nostálgicos y aún así con reticencias.

2 comentarios en “Tron Legacy

  1. Mala a reventar. Aguantarla entera sin dormirse fue todo un desafío. Inexplicablemente hay quien la defendió en mi blog. ¡Ten lectores para esto!

  2. Como había gente defendiendo Superman Returns o la cuarta de Indiana Jones.
    El primer Tron es entretenido de principio a fin porque no deja de sacarse de la manga conejos digitales a pesra de su guión para crios de seis años.
    El nuevo no peca de guión simple sino de argumento absurdo. Y se nota que no tiene a Syd Mead y a Moebius haciendo los diseños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.