Fama segunda temporada the ecuador

Bueno, lo llamo ecuador
porque más o menos se supone que estamos a mitad de programa, porque
realmente cuando acaba esto no lo saben ni ellos. Por la audiencia
son capaces de alargarlo tres o cuatro meses más si hace falta. Pero
vamos, que se supone que tras casí dos meses de programas estamos
justo a la mitad.

– Nunca segundas partes fueron buenas.

– El otro día vi un partido de fútbol
y la segunda parte fue mejor que la primera. Le pegaron al árbitro y
todo.

Los concursantes del Fama de este año
no se parece en nada a los concursantes del año pasado. Tras esta
perogrullada solo me queda decir que no es lo mismo, que no trasmiten
el mismo feeling, que la cosa no carbura igual. Ya sé que muchas
veces la nostalgia nos juega malas pasadas, pero es que esto pasa con
todos los concursos tipo reality. El segundo año los participantes
ya están «bicheados» y se plantean las cosas de otra
manera. Se pierde sobre todo mucho de humildad y algunos piensan que
por ser elegidos para entrar ahí ya son los putos amos y pasa lo que
pasa.

El componente «gran hermano»
ha ganado muchos enteros este año. En los resúmenes, donde el año
pasado solo se veía a gente bailar y bailar y de vez en cuando algún
cotilleo ahora es justamente todo lo contrario, horas y horas de
gente criticándose a las espaldas y de vez en cuando algún
bailecillo. Esto en parte es culpa de que los concursantes de este
año no son muy buenos. Hay dos o tres que son autenticas maquinas,
la mayoría rozan la normalidad y tres o cuatro que directamente
prefieren no bailar, no vaya a ser que el sudor les haga oler mal. Y
es que es alucinante ver como tipos que no se han aprendido las
coreografías y que directamente se pierden en las grupales no son
nominados por diferentes inventos de la dirección del programa.
Porque esa es otra, si el año pasado había una gran sospecha de que
se estaban inventado las reglas este año no hay duda, a cada momento
una sorpresa nueva basada en la rotación de la luna o en el
horóscopo del concursante elegido. De este guisa ya tenemos varios
cambios de pareja, abandonos voluntarios, reentradas por toda la cara
y exceso de conexiones entre los concursantes. Algunos ya habían
trabajado con la directora del programa, otros son amigos de, aquella
es la ex-novia, etc, etc. Vamos, que esto ha llegado a unos niveles
culebrenescos insospechados y uno no sabe si esta bien un programa de
baile o el último capítulo de enredo.

Lo sigo viendo todos los días, pero la
verdad es que me tiene muy decepcionado el programa. A ver si llegan
las galas chuscas de los domingos y se me quita el mal trago.Os dejo con lo más potable del programa:

Un comentario en “Fama segunda temporada the ecuador

  1. Yo vi un poquito hace unas semanas porque estaba de okupa en el piso de unos colegas y lo tenían siempre puesto. Me tragué una monumental bronca de la directora a los alumnos porque no pillaban una coreografía grupal con bastones. Creo que la escena explica un poco el nivel de Fama esta temporada, se palpaba una dejadez y una vanidad alarmante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.