Wii Fit

wiifit.jpg

Me he reído un monton leyendo este análisis de Games Ajare. Por una parte, porque tiene más razón
que un santo en algunas de las cosas que dice y por otra porque esto
es lo que pasa cuando le das este tipo de videojuegos a un jugador
habitual. A mi casa ha terminado llegando una de estas tablas (no
porque yo la quisiera precisamente), así que he podido ver de
primera mano de que va el tema y la verdad es que no me ha gustado
demasiado, más que nada porque esta destinado a otro tipo de
público, al casual.

Veamos en que consiste la tontería. Lo
primero de todo es preguntarte tus datos personajes, como edad y
altura para a continuación pesarte y humillarte. Dependiendo de lo
que peses te dibuja más gordo o más delgado, y por lo natural suele
ser más lo primero que lo segundo. Luego te pide que te marques un
objetivo, sí, sí, que te lo marques tu, y a partir de ahí pues
apañatelas como puedas. El juego no te traza ningún plan personal,
ni te propone hacer mejoras o acelerar el ritmo de ejercicio. No,
simplemente te va diciendo si vas cumpliendo o no tu objetivo, pero
para eso no necesito una maquina “inteligente” Y te deja con una
serie de ejercicios para que los vayas haciendo a tu propia
conveniencia. ¡Yo necesito un entrenador que me grite y me de
ordenes!

De la parte de los ejercicios pase
bastante, el yoga no me va y para hacer flexiones no necesito una
maquina, así que me centre en los minijuegos, que es lo único que
me despierta un cierto interés. Eso sí, como en cualquier título
de Nintendo, ahí que desbloquearlos para conseguir más juegos y más
mejoras. La verdad es que en dos días se pueden desbloquear todos
(en uno solo cansa, más que nada por la parte donde tienes que
correr) y a partir de ahí se acabo todo el interés para mí.

El otro clavo en el ataúd del juego es
cuando ví que mi pareja lograba correr un kilometro en cuatro
minutos. No sé si tendréis constancia de como de rápido es eso,
pero para un aficionado es una marca fantástica. Para batir el
record del mundo de maratón se corrió a 3 minutos el kilometro
(bueno, un poco menos), así que hacer 4 minutos sin moverte del
salón y sin marcar el paso tiene su merito. Sobre todo por ese trote
cochinero que no se parece en nada a una carrera real. Pero bueno,
así es Wii fit, en algunos puntos un pequeño engaño puede
contribuir a subirte el animo.

¿Merece la pena? Pues un ratito. Por
la novedad y para echarte una partida a los minijuegos, pero luego se
hace aburrido de cojones. Esta claro que si juegas todos los días y
te esfuerzas conseguirás bajar de peso. Pero también si haces el
ejercicio normal de toda la vida, y dieta y esas cosas. Lo único que
logra el wii fit es que hagas un poco de ejercicio, que te muevas un
poco, vamos, como ya hacía el wii sports. Si os sirve de referencia
yo disfruto muchísimo más corriendo por la calle que dando cuatro
pasitos en el salón viendo como unos falsos muñecos pasan a mi
alrededor. Pero eso ya es cuestión de gustos.

Al final, lo de siempre. El típico
juego de Nintendo innovador de la leche que va a acabar en el
trastero dentro de una semana. Como si lo viera.

Un comentario en “Wii Fit

  1. La cosa está en que, con lo de que es un juego, te animes a hacerlo a diario. A mí me aburre pasear solo, pero con el Dance Dance Revolution perdí 17 kilos.
    A ver si lo puedo ver.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.