Decostructing Fama: Final

logofamaabailer.jpgEn Cuatro se jactan de haber tenido un
31% de share en el momento que se anunciaba el ganador del
programa… ¡no te jode! Como que eran las dos de la mañana
y solo estaban despiertos los cuatro pringados que querían ver
el final de aquella pesadilla. Yo no pude aguantar, deje el vídeo
grabando y me fui a la cama. Mira que llevaba meses esperando este
final, pero no se pueden dejar estas cosas para un lunes a las dos de
la mañana, por dios.

Recapitulemos como fue aquello.
Quedaban ocho concursantes, cerraban las líneas telefónicas
y comunicaban quien era el primer eliminado. Pues… tu misma, que
más da una que otra. Venga, a llorar un poquito, unos cuantos
abrazos y a otra cosa mariposa, concretamente a volver a abrir los
teléfonos. ¿Cómo? Sí, sí, como van
a dejar cinco minutillos sin sacar unos cuartos a través de
los Sms. Pues eso, a recaudar y mientras tanto unos cuantos vídeos
recordatorios del programa, que si sois seguidores habituales ya
habréis visto como unas quince veces. Siguiente expulsión.
Cerramos teléfonos. Tú, a la calle, sin chistar, y tu
también, ya que estamos. ¡Volvemos a abrir teléfonos!
Y más vídeos claros y así hasta que quede solo
uno. Pero por si acaso aquello no era lo suficientemente soporífero
empezaron a repetir vídeos que ya habían emitido en la
misma gala… ¡su puta madre! Podrían haber puesto la
carta de ajuste y hubiera causado el mismo efecto en el espectador.

No fue ese el único momento
lamentable de la noche. Hubo otro de esos que te hacen abrazar como
nunca la fe de este programa: la cola del Inem en vivo y en directo.
Ya el día anterior habían «premiado «a una pareja
con un viaje de una semana a Londres con todos los gastos pagados
para cuatro personas… ¡cómo hacían en el 1,2,3!
Pero esto fue aún mucho mejor, ya que, ¿qué va a
ser de de vosotros cuando se acabe el programa piltrafillas? Pues que
no tendréis donde caeros muertos, así que vamos a
ofreceros trabajo como si fuéramos una de esas lamentables
ETTs. A vosotros, una gira con unos tipos que bailan a lo Bollywood,
a ti, cantante y coreógrafa de un grupillo de medio pelo,
vosotros dos a dar una clase a mi academia (una solo, ojo). Y los
chicos se alegraban y tal, pero por hacer el paripe más que
nada, porque digo yo, ¿estas cosas habrá que hablarlas
y negociar un sueldo y cosas así? Esto de ofrecer cualquier
trabajillo de tres al curto aprovechándose de la fama de los
demás es echarle un poco de morro al asunto, ¿no? Pero
no hemos acabado, a ti te va a tocar participar en una obra con más
de 350 personas, y ni siquiera vas a ir de protagonistas, claro, vas
a ser uno de esos que esta entre la multitud. Un momento, ¿no
te alegras? Dice Paula que es que la pobre no se ha enterado del
premio que ha ganado… ¡y una mierda! Claro que se había
enterado, pero para ser una más entre 350 no necesitaba ir a
un programa de televisión a que la putearan. Al final a alguno
le cayó un premio majo, pero por lo general, chungo, chungo.

concursantesfamaburridos.jpg

Menuda mierda de galas finales que se
han montado esta gente. Cutres desde el primer día, cutres
hasta la tumba. Ese ha sido el encanto del programa, hay que
reconocerlo. Es el programa perfecto para los que nos gusta quejarnos
de todo. Decorados tristes, lamentable escuela, realización
digna de becarios, continuos cambios en las reglas, extrañas
decisiones de los profesores, desconocimiento absoluto de la fecha de
finalización, canal 24 horas censurado, galas irregulares,
etc., etc. Y es que Fama no ha sido un programa de televisión,
ha sido toda una experiencia interactiva. Verlo a palo seco tenía
su gracia, pero conjugarlo con su foro era la experiencia definitiva:
denuncias de tongo a cada expulsión, amenazas de muerte al
criticar a un bailarín, filtraciones de la gente de dentro del
programa, bandos lorenistas y marquitas y sobre todo mensajes de
«abandono Fama» a todos días y todas horas.

Decía la «directora» de la
academía que no iba a haber ningún fama igual que este
primero. Efectivamente, es imposible hacer otra cosa igual de
lamentable a proposito. Con que el realizador sea capaz de esquivar
la maldita columna que estaba en medio de la pista de baile ya
habremos hecho todo un avance. Y a partir de ahí, cientos de
cosillas más, como un poco de organización y sentido
común.

¡Viva Fama! Era un monton de
mierda, pero era mi monton de mierda y era adorable.

Un comentario en “Decostructing Fama: Final

  1. Ese programa ha sido un sacacuartos y un buscador de lagrimilla facil.
    Porque, macho, por un lado estaba eso de votar doscientas veces para lo mismo «Ahora echamos de aqui al menos votado, y ahora votad de nuevo para que echemos esta vez al que voteis menos» que me parecio una manera vil y rastrera de desplumar a incautos.
    Me recordaba a los programas estos que tanto se estilan en el horario cultural de las tantas de la mañana.
    Y por otro lado lo de «Toma, una carta de tu papa, para que llores un poco. Ahora te traigo a tu hamster, despues a tu primo segundo y a la abuela octogenaria» a parte de una manera facil (y cutre) de alargar la gala, se me hizo falso a mas no poder (no por parte de los concursantes, sino por parte de la organizacion)
    Venga, vamos a darnoslas de gente sensibles y buenas gentes, a ver si ahora que este ha soltado unas (otras) lagrimillas mas, algun alma candida nos da algunos centimos mas votando por el.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.