Gominolas

gominolas.jpgTengo que reconocer que soy el típico españolito de a pie que eche pestes sobre todo lo que huele a su país. Es mencionarme cualquier serie de televisión española y lo único que saldrá de mi boca serán exhabruptos y barbaridades. Odió las series españolas con toda mi alma y lo que más me repugna de ella es la cutrez que desprenden. No sé si tendrá que ver la fotografía, los decorados, los actores o que, pero la mayoría de series producidas aquí parecen rodadas en el trastero de tu casa con la cámara que te regalaron para la comunión. Sí, estoy exagerando, pero es algo que se aprecia rápidamente al ver una serie americana. Leñes, hasta con las mas malas parece que estés viendo una película. Y eso sin hablar del argumento que ralla la demencialidad en la mayoría de casos… mejor no sigo, que me enciendo.

Bueno, a lo que iba, ayer vi esta serie española de nuevo cuño y leches, puede que también sea mala como otras, pero por una vez no me parecía estar viendo una autentica payasada, sino algo más cercano a nuestra cultura. Porque de lo que trata esta serie es de la historia de Parchis, de su auge, triunfo y tragedia, o de su madurez, como lo queráis ver. Evidentemente, esta solo basado por encima en ellos (y también un poco en Regaliz) y no se parece en nada a los años posteriores del grupo, ya que ninguno de los integrantes esta muerto ni en tan malas condiciones como las que aparecen en esta serie (si queréis saber más de la suerte del grupo en sus años posteriores podeis empezar a leer por aquí). Sin embargo estoy seguro que algún que otro intento de volver a juntar al grupo (cuestiones monetarias lo han impedido) ha inspirado muchisimo a los guionistas de esta serie a la hora de escribirla. Y me ha gustado, sobre todo porque me ha traído buenos recuerdos de aquellos años a la vez que me ha entristecido por ver lo que la fama puede hacer con las personas.   Ser un niño prodigio es una de las peores cosas que se le puede desear a nadie, ya que en muchos casos no han sido capaces de llevar una vida adulta normal. Es una serie de televisión, y esta todo exagerado, claro, pero es duro ver como aquellos que nos dieron momentos mágicos de niños pueden sufrir las penurias del destino como cualquiera.

El primer capitulo de la serie lo podéis ver online aquí , a mi me ha gustado bastante, aunque habra que ver por donde tira la serie, si por el rollo nostalgico o por la típica comedia española cutre. A ver si aciertan y hacen una serie buena, por una vez no estaría mal.

Por cierto, la canciones que han creado para este grupo de ficción son tremendas. Por un lado la canción “Qué te den” que es la típica ingenuedad de aquellos años que ahora suena a guarrería pura y dura (ay, que inocentes eramos) y la canción que da nombre al grupo, que parece realmente nacida en esos años, con esa musiquilla de casiotone y esas rimas tontas y pegadizas (y anacronicas, ya que entonces nadie decía mola).

P.S. Por cierto, este video da peso a una teoría que tengo sobre la fecha de caducidad de los grupos formados por niños: cuando las chicas empiezan a desarrollar los pechos. Tengo la impresión que en ese momento, la cosa ya no parece tan inocente y virginal, y que las hormonas de los seguidores se empiezan a disparar de mala manera, por lo que hay que dar fin a tales cosas. Fijaros en la Kira Miró niña, que esta graciosa y supermona y luego en la adulta, ¿a qué se os empiezan a disparar las hormonas?

6 comentarios en “Gominolas

  1. Estoy contigo. Ya veremos cómo evoluciona la serie, pero el primer episodio da esperanzas de que se va a mover en terrenos diferentes de aquellos por el que se mueven el resto de teleseries basura de este país. Al menos a mí este episodio no me ha provocado arcadas y sí alguna sonrisa. Que vaya a mejor es cuestión de pulir más los gags y que los actores se lo acaben de creer. Las canciones, fantabulosas.
    Además, aunque la cosa no siguiera, el episodio funcionaría perfectamente como un mediometraje. No sé, es algo que me llama la atención.
    Por cierto, ¿te has dado cuenta de que la estructura de personajes es la misma que la de los 4F? El cerebro que reúne a la banda: Reed/Benja; la chica rubia: Sue/Susana; el ligón: Johnny/Bruno; y el violento que se ha criado en la calle: Ben/Tinín. Y los uniformes, claro.
    Ahora, a esperar las siguientes semanas.

  2. Se te ha olvidado comentar la duración de las series: todas, hasta las comedias, duran hora y cuarto u hora y media. TE cagas.
    Las canciones son de Guille Milkiway, el de La casa azul.

  3. ¡Qué grande la comparación con los cuatro fantásticos! Sino fuera porque se estaría produciendo incesto todo sería perfecto 😉
    Pero sí, la verdad es que cierto aire se da.

  4. Buenas noches.
    Muy interesantes tus apreciaciones sobre la serie. Reconozco que me pone muy nostálgico recordar a los grupos infantiles de principios de los 80, mis ídolos para qué negarlo.
    Es por ello que me interesé por la serie tan pronto supe que se rodaría.
    Y no me defraudó. Estoy absolutamente convencido de que no merecía ser cancelada, pero la guerra de audiencias no conoce la piedad.
    El caso es que se promocionó, o se dejó insinuar, que sería sobre Parchís y no era eso. De hecho es una serie bastante amarga, pero tratada de un modo muy ameno. Y muy honesta. Nadie parece irreal en ella. Las situaciones descritas son factibles. Personalmente habría agradecido un mayor protagonismo de los cantantes infantiles.
    Pero quería añadir un comentario.
    Estoy de acuerdo en que se ha exagerado en la trama la posterior desgracia de los excomponentes para enganchar a la audiencia.
    No hay más que ver hoy en día a los Parchís. En las entrevistas aparecen siempre relajados, coherentes y felices (o eso me parece). Sonrientes, contentos de revivir viejos momentos, hasta se han atrevido a alguna canción que a los nostálgicos nos ha humedecido los ojos. Y todos nos alegramos al verles así, porque para muchos forman parte de nuestra vida.
    Sin embargo, el efecto devastador que puede representar una experiencia como niño prodigio no es una leyenda urbana. El caso de Tinín fue el de Pancho de «Verano Azul» que acabó en la cárcel y la droga (se ha afirmado otro caso en la red, pero prefiero no decirlo ya que no está confirmado). Y aunque no fuera una niña cuando triunfó, la muerte de Ingrid retrotrae de inmediato a Sonia Martínez.
    Con todo falta información sobre el resto de aquellos inocentes que nos alegraron al resto. Por lo que sabemos Ana Anguita se niega en redondo a aparecer en público, aunque su vida está encarrilada. Su aparición en una entrevista respetuosa le saltaría las lágrimas a muchos y no significaría un cambio radical en su vida. Cabe pensar que la experiencia dejó huella y para mal.
    En fin. Me encantaría que las entrevistas a Parchís se repitieran proximamente con Astrid, Eva, Jaime y Eduardo, es decir Regaliz, con Ana Anguita, con los Nins, Macarena Camacho «Chispita» y tantos otros. Y así darle todos a la nostalgia.
    Un abrazo.

  5. Esta serie era genial y van los de Cuatro y la cancelan por supuesta poca audiencia, cuando tenía más espectadores que «Cuestión de sexo», que según ellos es la serie que está arrasando en la cadena.
    Saludos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.